links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Through the Veil [cambio de botón] - Afil. élite
por Invitado Vie Sep 01, 2017 2:05 pm

» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Dom Ago 20, 2017 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

¿Más allá de Negocios? [Privado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por Eve el Mar Nov 08, 2016 5:58 am

Recuerdo del primer mensaje :

Sensación de ahogo, nerviosismo, sospecha, resentimiento, miedo, determinación. No podía ver nada mientras una ráfaga de emociones, ninguna más débil que la otra, dominaban y aparecían sobre su cuerpo. Lentamente un color apareció ante sus ojos: el azul. La sensación de ahogo aumentaba, escuchaba voces en la distancia, voces monótonas, casi mecánicas que fallaban en comunicar emociones y no era capaz de entender ni una sola de sus palabras, se sentía simplemente ajena. Sentía su cuerpo pesado, difícil de moverse y tras el infinito color logró ver unas caras que al principio se mostraban claras y reconocibles pero tras unos segundos fueron volviéndose borrosas, perdiendo significado,  su cuerpo se tensó y se sentó de golpe, miró a su alrededor.

Una cama metálica era su confidente, había estado sudando, no era la primera vez que veía cosas así pero si era la primera vez que era tan fuerte. No estaba sola, estaba en una nave. No necesito mucho tiempo para hacer memoria: había aceptado otro trabajo, esta vez era de protección y mera vigilancia. Miró alrededor, los cuerpos de los demás reposaban sobre camas parecidas a la suya y en algunos casos incluso en el suelo.

Narcóticos, estupefacientes, drogas, dependiendo de cómo se quiera llamarlo es innegable que no solo gran parte del mundo criminal sino que también las fuerzas policiales se han estado enfocando en aquel negocio, en aquellas nuevas organizaciones que a base del dinero de dichas sustancia se habían lucrado. Sin embargo, en el mundo criminal hay más cosas que eso, armas, especies exóticas, todas, de una u otra manera servían para apoyar aquel negocio creciente, un negocio no mucho menos lucrativo, especialmente seguro por la falta de competencia que se había formado.

El lugar era Caronte, el ambiente indicado, por proximidad, de meter y sacar tecnología de Eden, en ese caso se trataban de armas y, especialmente, instrucciones de ensamblado y fabricación que alguien había decidido filtrar a cambio del precio justo. Por supuesto, a Eve no le importaba eso, solo le importaba que la parte más importante de la mercancía siguiera con ellos, cosa que a la larga no fue del todo complicada de conseguir, hacía bastantes horas que estaban en órbita, por eso pudieron dormir y la mayoría, a excepción del piloto, el cual estaba encerrado en la sala de mando, aún no había despertado. Casi todos eran criminales o mercenarios de poca monta, no muy diferentes a la chiquilla, sin embargo el alcohol y otras sustancias les impedían despertar.

La chica se acercó a la ventana de la nave en cuestión y miró el planeta, verde, fructífero, dueños de interminables campos fértiles. A los mayores les recordaría a la tierra en algún momento de su historia sin embargo le significaba poco. Suspiró, no estaba acostumbrada a sentir emociones, mucho menos tan fuertes, no las comprendía y era ajena a ellas, sin embargo aquellas visiones oníricas no dejaban de molestarla “Están empeorando” Pensó reconociéndolo hasta ella misma.

Aterrizaron a las pocas horas, estaban en un descampado rodeado por arboles donde se daría el intercambio monetario, donde, por supuesto, se repartirían el dinero. Era bastate entrada la tarde, la luz del sol era baja mientras que se podía ver como se asomaba una de las lunas por el horizonte. Habían descargado una única caja para mostrar de ejemplo de la mercancía, estaban preparados para alguna maniobra sorpresa del ejercito de Eden aunque tal parecía que tenían las manos llenas hasta aquel momento. Por supuesto, se trataba de una granja privada y les tomaría tiempo pasar por los arboles (a menos que fuera una emboscada).La menor, por su parte, deambuló alrededor del perímetro como una guardia más, manos en los bolsillos, acariciando con su pulgar enguantado  su navaja. A excepción de ella la mayoría tenía los ojos rojos, no sus pupilas, sino sus ojos, señal de mal dormir o lo que habían introducido en sus cuerpos.

―Ice Queen― la llamó el capitán y jefe de la expedición haciendo que ella se volteara, era uno de los apodos que usaban para ella, particularmente aquel que usaban cuando querían pedirle algo que normalmente no haría o cuando simplemente no querían molestarla. Aunque el nombre de Eve fuera imposible de rastrear más que aquél apodo era ya prácticamente una costumbre. ―El contacto llegará en pocos minutos. No lo ataques. Es un gordo viejo con una cicatriz en la mejilla― La muchacha se limitó a asentir ―¿Por dónde?― y tras una señalización lo esperó, se llegó a adentrar un par de metros entre los árboles para luego volver en lo que esperaba al individuo. No sabía nada de él pero según sus compañeros “estaba forrado” y si podía pagar una expedición de ese tipo con más de 20 personas no debía ser mentira.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: ¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por Eve el Dom Mar 12, 2017 8:43 pm

Era difícil argumentar lo contrario, la mercenaria se había descuidado en demasía, había algo en la albina que atraía la totalidad de su atención, llegando incluso a intentar comprender todas las palabras que esta le decía. No obstante al escuchar su respuesta sobre lo que pensaba, pese a que parecía la respuesta correcta de alguna manera no se sentía satisfecha. Se pasaba mucho tiempo abrazando su cola ¿Intentaba alejarse de ella? “Se siente… raro…” pensó sin saber muy bien qué clase de nombre darle a lo que sentía.

En su mente la mercenaria intentó recrearse a alguien de la raza que su nueva propiedad le había descrito, para ella era imposible que algo le resultara desagradable, no después de lo que ya había visto, sin embargo entre la imagen que ella le regalaba y aquella quien tenía frente a sí no podía negar que prefería por mucho a la forma más humana. Se acercó a esta y, como intentando hacerla sentir mejor contestó —Me perteneces a mí—

Al verla acercarse a otro de los trabajadores debía admitir que sintió un mal presentimiento, tal vez solo era que quería que únicamente estuviera con ella o era que de alguna manera había predicho lo que estaba por suceder, siendo que ella le había quitado una especie de grabadora al mismo y este subsecuentemente murió cayendo al suelo. La mercenaria tomó la grabadora que cayó a su lado, acercándose a la otra mercenaria.

Los otros presentesmiraban atónitos a ambas. —¡¿Así que esa era tu idea?! ¿Mandar a tu demonio a matarnos a todos y te llevaras todo el pago?— dijo el jefe de la expedición notoriamente enojado, con el rostro rojo de ira. Eve no sabía cómo explicarse ya que solamente tenía una grabadora en sus manos, no sabía lo que significaba, solo sabía que la había apagado al tomarla del suelo.

El odio se masificó entre los presentes, rompiéndose botellas para ser usadas como armas y unos pocos del grupo sacando sus pistolas apuntando a ambas féminas. Eve estaba en problemas, intentó correr a un lado para despistarlos y que les fuera más difícil apuntarle pero los sujetos armados abrieron fuego sobre ambas. Por suerte Eve estaba de lado y ninguna bala dio en su cabeza, no obstante, la mayoría que iban contra su dorso impactaron contra su brazo o pierna izquierdas, los cuales habían sufrido múltiples impactos de proyectil, haciendo que su sangre azul salpicara contra el suelo, haciendo que esta cayera.

Eve desconocía si la serphen había logrado esquivarlos, solo escuchó como los disparos cesaron y, con su cabeza en el suelo, veía a los que tenían botellas acechársele lentamente. Su cuerpo tembló, no por miedo, sino que acababa de ser prácticamente acribillada y sus intentos por levantarse comenzaban a parecer fútiles. La sangre en el suelo se cristalizó, acercándose lentamente hacia ella, cubriendo su pierna lastimada.

De sus heridas brotantes de sangre comenzaron a brotar los proyectiles, cayendo al suelo y posteriormente “congelándose”. El primero de los hombres llegó hasta ella y fue recibido por el sable de sangre de esta atravesando su cuello. Con ayuda de la sangre que cubría su pierna logró levantarse, mirando con fríos ojos asesinos a sus atacantes. Se abalanzó hacia delante, formando un segundo sable en su zurda y cortando desde abajo y de forma diagonal parte de la cabeza del siguiente en su camino, un tercero se acercó pero las piernas de esta fueron más veloces, pateándolo y usándolo como plataforma para alejarse un poco.

El jefe de expedición observaba con una mezcla entre ira, satisfacción y miedo ver a la mercenaria defenderse con garras y dientes del ataque que se orquestaba contra ella. Por su parte, los armados con pistolas a su alrededor intentaban apuntarle a la mercenaria, a veces incluso disparaban pero ella, prácticamente, entre los golpes que brindaba y esquivaba era muy difícil darle. La misma tenía movimientos muy erráticos y difíciles de predecir, generalmente flanqueando a sus enemigos para asesinarlos de un corte o atacando a un área expuesta.

No obstante eran demasiados y estaban a su alrededor para que no sucediera lo que tarde o temprano debía suceder: apuñaló a un sujeto a la altura del vientre, no obstante este no murió en el acto, de hecho, tuvo la determinación suficiente para tomar a la mercenaria del antebrazo y permitir a otro de sus compañeros poder golpear la cabeza de esta con una botella y hacerla caer al suelo nuevamente. Una vez allí lograron asestarle un par de patadas antes de que está girando, bastante agotada y, para que negarlo, furiosa, se levantara cortando los intestinos de aquellos a su alrededor. Quedando levantada y respirando agitadamente, recuperando el aire pero abierta al tiro de los pistoleros.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por S'Lipher el Lun Mar 13, 2017 11:33 pm

La verdad que, aquellas palabras la habían hecho sentir algo bastante extraño. Era positivo, pero no sabía que era ni que significaba, así que salir una pequeña e inocente sonrisa, pero cuando todos empezaron a mirarla extrañada, como enojados, el ambiente se volvió oscuro y peligroso. Los sonidos de botellas rompiéndose, los tiros, gritos, todo había llamado la atención de los humanoides. Miró el horizonte tratando de calcular el tiempo que le quedaba y sintió su cuerpo un poco pesado. Se miró donde le molestaba, donde parecía como si le hubiese pinchado con algo, y ciertamente había varios tipos a su alrededor, no solo atacándola de forma casi inútil, sino que también mirándola completamente enojados. La sangre blanca comenzó a hacerse presente en su cuerpo, cayendo lentamente por sus brazos y estómago. Tomó la muñeca de uno, apretando lo suficiente para que suelte la botella mientras lo miraba de forma neutral - ¿Así es como responde la gente de mi amo? – y por esas cosas extrañas de la vida, la extraterrestre habló envolviéndose y drogándose con su propio enojo – Son tan ingenuos… Un espía acaba de grabar todos sus movimientos, y cuando lo descubrí, murió de forma automática… - apretó aún más la muñeca del hombre, empezando a romperla - ¡¿Y TODO LO QUE HACEN ES ATACARLA SIN RAZÓN?! – terminó por partir la muñeca ajena, de tal forma que le arrancó la mano y luego la siguió triturando en su mano como si fuese carne picada.

Bajó la cabeza, mirando el tipo gritando y tratando de parar el sangrado, pero todo fue para peor. El olor la invadió, el cuerpo, la mente, el enojo ya era excesivo. Gruñó desde el pecho, pareciendo un dragón de gran escala, aunque aún mantenía su forma humana. Notó los tipos de su alrededor alejarse unos pasos con cierto miedo, y ese fue el último momento que pudo contenerse. Su rostro se tensó hacia arriba, mientras su cola se desenvolvía como un látigo hacia un costado, para luego caer de rodillas al suelo. Apoyó las manos como ayuda y mientras mostraba los dientes y los apretaba, su cuerpo sangrante fue deformándose al sonido de los huesos propios rompiéndose y volviéndose a formar dentro de sí misma en un inmenso monstruo blanco y rojo. Su cuerpo completo era algo indescriptible. Garras afiladas y grandes, al igual que sus dientes en forma de triángulo. Un hocico chato del cual salía líquido blanco espeso, patas largas, listas para correr y saltar. Su cola se había alargado al menos tres metros más, ya que ahora tenía una dimensión de cuatro metros de largo de cuerpo, y tres de alto. A su vez, esta era una cuchilla gigante y se mostraba completamente enojada, al igual que su afilada lengua, una especie de navaja de doble filo.

Gruñó y lo primero que hizo fue saltar a matar con sus dientes a los que restaban como primeros atacantes hacia su amo, partiéndolos a la mitad, y luego descuartizándolos en el suelo con una mordida más. Mostró los dientes, cegada completamente por el enojo y vio a algunos sentados sin hacer nada, solo se quedaron observando atónitos sin entender porque habían atacado a Eve. Otros seguían apuntándole, por lo que corrió hacia estos y los empujó con su cuerpo contra los árboles próximos, partiéndolos a la mitad a ambos. ¿Cómo podían levantarse contra alguien porque si? Alguien que había estado con ellos hacia vaya a saber cuánto tiempo, alguien que inspiraba ser de palabra, de cumplir. Como podían… Se levantó del choque y fue contra un grupo el cual le disparaba, y sin importar mucho el daño que le estaban haciendo, terminó por destrozar los cuerpos por completo con sus dientes y garras. Su cola azotó un costado, cortando a la mitad dos más que tenían malas intenciones, y cuando presintió calma, bufó de la nariz. La alien podía ver los sesos, intestinos, sangre, mutilaciones repartidas por casi cualquier lado. Había sido su primera vez en asesinar a alguien, y la verdad que hasta que no volviese a la "normalidad", no se daría cuenta de nada, aunque también existía la posibilidad que esto no lo recuerde, quien sabe.

No podía calmarse, así que, se acercó como un perro guardián a su amo, corrió con el hocico a los cadáveres y con cuidado, le lamió las heridas como queriendo sanarla. Observó de reojo a uno de los hombres acercarse, con miedo y la extraña bicheja gruñó. Este se quedó quieto en su lugar y miró a Eve – I-ce Queen… - tragó saliva y se agachó en forma de disculpas – Por favor discúlpenos… N-nosotros no somos espías, no nos mate… - se arrodillo y muchos más repitieron su acción detrás de él. La albina gruñó amenazando y se paró entre ellos y su amo, agazapándose levemente por si las dudas. Su cola se posaba de forma defensiva alrededor de Eve - ¡P-por favor créanos! Desconocemos la razón del fin de estos espías, pero, nosotros no lo somos… – insistió el tipo, pero la bestia parecía no agradarle, y de alguna manera u otra, se los hizo entender con otro gruñido fuerte – No diremos nada sobre lo que paso, investigaremos los espías y su propósito, pero no nos haga nada, ya los rebeldes se ve que se mostraron todos en su totalidad… Haremos lo que sea, no nos mate… - era como escuchar un niño mearse en sus pantalones. Era algo que probablemente no se imaginaba que iba a pasar, pero… Tampoco ella iba a bajar la guardia, no hasta que su amo se lo ordene, o hasta que su cuerpo se desplome ante las heridas y agotamiento.
avatar
S'Lipher

Edad : Desconocida
Ocupación : Mercenaria
Raza : Serphen
Origen : Dra'Khamar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por Eve el Mar Mar 14, 2017 2:11 am

La mercenaria cogió aire, comenzaba a sentir la cabeza ligera, tal vez fuese su anemia, tal vez fuese que había peleado durante mucho tiempo o el fuerte golpe que había recibido en su cabeza pero por un momento no encontró lugar al que moverse para esquivar los disparos. Podía ver que le estaban apuntando pero ni su mente o su cuerpo respondían sobre la decisión mas acertada, de hecho, estuvo a punto de cubrirse con sus brazos cuando observó como una versión cambiada de Khalty cargaba contra ellos, brindándoles muerte al instante.

Lo cierto era que  se quedó embobada observándola por un momento ¿Podía ser realmente ella? ¿Cómo era que tenía la capacidad de convertirse en una bestia así? Se asemejaba mucho más con la primera descripción de su raza que le había dicho minutos atrás. No obstante su mirada cambió al jefe de la expedición, quien había caído al suelo pero miraba furiosa a la albina que estaba masacrando a sus hombres. Tanto que reveló su pequeño secreto.

Alzó su zurda y su brazo pareció expandirse, tanto que el brazal que rodeaba su muñeca se soltó cayendo al suelo, revelando un brazo robótico que se abría para revelar un cañón que apuntaba a la serphen. Tal vez muestra del puro instinto de supervivencia o para tomar represarías Eve se acercó mientras este cargaba su disparo, pero no atacándolo de lado, sino poniéndose frente a él y corriendo en su dirección.

El hombre pudo observarla, ni siquiera se estaba apuntando así que la fijó a ella como blanco de su ataque y finalmente disparó liberando una gran esfera de energía que iba hacia ella a toda velocidad. Eve, por su parte, combinó los dos sables de sus manos y, ejerciendo un corte vertical de arriba hacia abajo, por la habilidad reflectiva de su sangre, cortó en dos el ataque, haciendo que dos partes de este fueran a los cadáveres quienes fueron prácticamente vaporizados por el ataque junto con la grabadora tirada en el suelo.

Eso no fue todo, el hombre comenzó a cargar otro ataque pero la mercenaria corrió hacia él, aún con el enorme sable controlado por sus dos manos e hizo un corte hacia arriba, comenzando en la entrepierna de este, cortando su cuerpo casi enteramente biológico en dos, no de forma limpia, ya que su cabeza no quedó cortada por la mitad, desviándose el corte en el cuello.

Posteriormente sintió algo en su costado, era la enorme bestia que la había ayudado, no obstante aún estaba enojada ya que la habían atacado por su culpa. Generalmente hubiera cortado su cabeza pero, no solo la había ayudado, sino que algo la hacía no querer matarla aunque eso no evitó  que, ahora sujetando el sable con una mano, le diera un fuerte puñetazo en la cabeza con su brazo sano.

Los hombres arrepentidos parecieron acercarse, los últimos supervivientes de la masacre que habían orquestado. Estaban intentando apelar a la piedad de Eve, muy poco debían conocerla ya que ella lo consideraba como que todos la habían atacado, solo que no lo había visto. —Los créditos, llévenlos a la nave— ordenó enojada. Los mismos saquearon los cadáveres y prácticamente todo el dinero que había quedado de la venta de armas fue a parar al carguero mercenario.

No obstante, sin mediar palabra, con el enorme sable en mano Eve de dos cortes acabó con la vida de los trabajadores arrepentidos de manera totalmente inmisericorde, se podía ver que no le había importado en lo mas mínimo, no obstante, antes de subir a la nave, pudo observar el brazalete a sus pies. Estaba en buen estado así que lo tomó, era un brazalete holográfico y al menos eso Eve lo sabía. —Acércate— dijo aún molesta a S’Lipher mientras movía los factores aleatorios de la memoria del brazalete hasta encontrar un aspecto que la serphen pudiera adoptar.

Una vez se acercara a ella le dejaría el brazal en la mano, en su estado actual no podría ponérselo.—Sube y cuando puedas póntelo— le dijo hacia cierto punto paciente, arrastrando con el pie los fajos de billetes hasta el fondo de la nave y pasando al frente, comenzando con los procedimientos de rutina para encender el carguero. Las luces en el cielo acababan de apagarse por lo que debía haber pasado poco tiempo de que el conflicto espacial con los Terran terminara, solo quedaba que la otra subiera. Su peso no era importante ya que solo irían ellas dos.

Bases Físicas:
Apariencia Elegida por Eve en el Brazal:
Apariencia del Brazal:


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por S'Lipher el Vie Mar 24, 2017 5:40 am

La bestia estaba enojada, confundida porque no sabía el porque es que su amo se había enojado con ella. Bajó la cola, en señal de que el regaño había sido suficiente para “calmarla” y hacerla entrar en razón. Bufó quejándose un poco y poco a poco, caminó hacia ella, volviendo a su forma naturalmente casi humana, y la miró. Se miró el cuerpo, estaba llena de cortes, le dolían un poco, pero nada como aquellas duras palabras. Si bien había sido maltratada antes, por alguna razón, esto le dolía más. Probablemente era porque ella estaba empezando a sentir algo más allá del enojo, u odio. Negó con la cabeza, enojándose consigo misma de no poder entenderlo del todo, sumado al resto, y se paró en el límite para entrar a la nave. Se lamió las heridas, bastante rápido pero cautelosamente, y al terminar, sintió como estas comenzaban a arder ante la desintoxicación de su propia saliva. Le dolía, pero su rostro y expresión, no cambiaban de un ceño fruncido y enojado.

¿Acaso me había equivocado? ¿Cómo era posible? La había defendido, ante esos inhumanos seres inservibles. Ni siquiera habían podido defenderse de algo tan simple como un mordisco. ¿Quién entrenó tan mal a esta gente?… Respiré hondo, tratando de calmarme un poco y agaché la mirada al suelo. Había sido mi primera vez… Jamás había asesinado a alguien, no sabía cómo reaccionar, ni siquiera sabía cómo sentirme porque no conocía nada de aquel mundo. Apreté los labios mientras negaba, y luego miré el brazalete. ¿Para qué quería que me lo ponga? ¿Acaso iba a venderme a alguien más? No quería eso… Realmente no quería, no lo necesitaba… Yo… Yo quería quedarme con ella.

Había vuelto a pensar, aunque no lo hacía muy seguido, simplemente había actuado por mero instinto animal. Tenía que replantear lo sucedido. Me adentré a la nave sin no antes colocarme el brazalete, y sentí algo un poco extraño recorrerme el cuerpo. Era como una fina capa que recubría mi todo. Me miré por el reflejo de uno de los vidrios, y si, definitivamente algo me había pasado. Ahora era una humana, de un cabello mucho más arreglado y uniforme que el de mi apariencia original. También llevaba ropa, como si fuese una chica adolescente común y corriente. Era demasiado extraño, no lo entendía. Extendí mi mano hasta el vidrio, tocando mi reflejo y luego estiré la otra, tratando de agarrarme. Confundida, me toqué la mejilla y si, era yo… ¿Qué era? ¿Estaba soñando? No era posible… El dolor había sido real… Me giré para ver a mi ama y allí estaba, parada, mirándome aún enojada. Todo olía a sangre… Yo, ella, el ambiente mismo… Era… Era completamente delicioso. Relamí mis labios, bajando la mirada de a poco para luego sentir aún mi cuerpo cambiar un poco.

Tragué saliva, me acerqué a ella y comencé a lamerle las heridas, aún con esta forma tan incómoda, y humana. Moví la cola… ¿La cola? Si… ¡Sí! Aún la tenía, entonces no estaba soñando. Me agaché mientras la sujetaba de la cintura, sonriendo por no perder la totalidad de mi cuerpo original, y continué lamiendo sus heridas. Cerré los ojos, lamiendo lentamente, por cada rincón que encontraba goteando de azul, hasta que me levanté y la abracé – No se enoje… Yo estoy para usted… Soy suya, como dijo… Por favor no me deje… - exclamé apoyando la frente en su hombro y haciendo un poco de presión sobre ella, como queriéndome fundir.

A los pocos segundos, casi llegando al minuto, me despegué para no seguir acumulando enojo, solo por las dudas y agarré mi cola para abrazarla y caminar para el otro lado. Me agaché para ordenar un poco lo que ella había llamado “créditos” en una caja, y luego me hice una bolita al lado, como cuidando la misma. Por alguna razón que desconocía, a ella le importaba, así que, si era algo de su preocupación, también era la mía. Relamí un poco mis labios, aún sentía su sangre entre mis labios y boca. No es que me volvería adicta a ella, pero si… Si me había sentido demasiado extraña, algo que no sé porque me generó cierto calor corporal. Era muy extraño. Cerré los ojos y traté de dormirme. La verdad es que mi cuerpo empezaba a reaccionar ante el stress de la pelea, y de mis nuevas sensaciones incompresibles. Lo que menos quería era despertar y que Eve no estuviese allí… Entonces no tenía que dormir, ¿No? Pensé un poco y entonces lo recordé. Usé una táctica bastante extraña que me habían enseñado. Dormitar. Estar entre la realidad y el sueño. Dormir, pero escucharlo, sentirlo, olerlo todo. Si algo salía mal, podía levantarme y reaccionar – Estaré despierta si me necesitas… - comenté y me acomodé un poco mejor al lado de la caja.
avatar
S'Lipher

Edad : Desconocida
Ocupación : Mercenaria
Raza : Serphen
Origen : Dra'Khamar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por Eve el Dom Mar 26, 2017 5:26 pm

Lo cierto era que encendía los motores del carguero sin mucho apuro, no tenía mucho que hacer, en efecto había cosas que no consideraba, entre ellas culpa de sus acciones o cosas como la piedad o la consideración, o al menos con la mayoría de las personas debido a que ya no había sido solo una vez sino varias en que la mercenaria había perdonado a la albina, cosa que en muchos casos se hubiera llevado una respuesta fuerte o un intento de asesinato se resolvieron con un puñetazo.

Bajó la mirada notando la cálida lengua de la otra sobre su cuerpo, lamiendo sus heridas, especialmente la de su brazo, la cual estaba cubierta por una capa de la sangre que impedía que lamiera la herida directamente aunque no podía negar que comenzaban a dolerle. Ahora sin la adrenalina recorriendo su cuerpo podía sentir todo lo que no había sentido antes: dolor cansancio y como la mirada en sus ojos quería oscurecerse, dándole un descanso o una muerte injusta e inevitable. Tal vez por esto olvidó su enojo y acarició los cabellos de esta.

—No te dejaré… Nos vamos a casa— cuando se separó de ella se levantó y sacó el cadáver del interior, dejándolo en tierra. Tragó saliva mientras cerraba y sellaba las puertas del transporte espacial y ese mismo se elevaba del suelo. La otra podría ver como se alejaban de a poco del suelo hasta finalmente ascender a la atmosfera con la fuerza de sus propulsores. Tenían combustible como para volver a Kosmov sin problemas ya que los antiguos dueños de la nave tenían esa intención con muchos más miembros a bordo, multiplicando varias veces el peso de las mercenarias.

Mientras se movían Eve pudo ver bastante chatarra espacial, partes destruidas de naves por todas partes y, a lo lejos, un enorme traje mecánico, el más grande que había visto en toda su vida, en muchos sentidos derrochaba poder solo con su presencia. Por suerte otros cargueros legales se unieron para pasar por la estación espacial por lo que la chica de cabellos negros se unió a ellos, en parte por eso y en parte porque iban por un camino que evitaba que impactaran contra las naves atacantes destruidas.

El ambiente era silencioso, la mercenaria respiraba por los labios y se los mordía, no por nerviosismo o ansiedad, los cuales no sentía sino porque estaba lastimada, le ardía el cuerpo como si se tratara de fuego. Aunque su resistencia al dolor fuera bastante grande había que tener en cuenta que no había salido para nada impune del tiroteo, no solo con los disparos en su brazo sino con el golpe en su cabeza y las patadas en su anatomía.

Fue en aquel periodo de tiempo que pensó en lo que había pasado. Todo eso fue a causa de que la pequeña sabandija había asesinado a uno de sus compañeros pero ¿Realmente lo había hecho? Era la primera vez que veía a alguien soltar espuma por la boca con una caída así. Entonces recordó “Cuando le quitaron la grabadora murió… La grabadora lo mató” razonó. Evidentemente los grababa pero ¿Para quién? Eden no podía ser, había muerto de forma muy gratuita, eso parecía más el trabajo de una organización criminal, lo suficientemente débil como para hacer tan mal el trabajo de instalarle la grabadora pero ¿Por qué? Probablemente por las armas que transportaban.

Kosmov estaba cerca y en medio de la fila envió una sutil señal de que vendía la nave a la misma fila, siendo aceptada y comprada por otro sujeto a los pocos minutos, cargó los datos de los créditos en un disco y miró a Khalty, de alguna manera Eve parecía mas pálida de lo normal. Por mucho que la miraba no podía evitar pensar que le gustaba más verla como la había conocido. Ni como aquel enorme monstruo ni con aquella forma del todo humana. Tomó una mochila con un agujero en la parte interior y se la lanzó. —Esconde allí tu cola y los créditos. Ya casi llegamos— dijo casi gruñendo, no por enojo sino que necesitaba limpiarse las heridas rápido pero a su vez quería obtener los papeles con el código de los créditos consigo.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Más allá de Negocios? [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.