links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Ayer a las 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Ayer a las 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Ayer a las 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

» Magic World War [Afiliación élite. Cambio de botón]
por Invitado Jue Jun 29, 2017 5:36 pm

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados

S'Lipher

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Eve el Mar Mar 15, 2016 7:39 pm

En los bajos era bien sabido que había tres tipos de “trabajadores” sin incluir a los esclavos o a los robots. Unos eran los principiantes, niños o adultos que habían terminado rápido en esos lugares de Eden en busca de llevarse algo a la boca, eran los más inexpertos y los que peor la pasaban. Luego estaban los habituales, aquellos que ya eran prácticamente profesionales pero que en su momento habían liberado tanta información que pese a que de cierta manera sus empleadores los respetaban, seguían estando en desventaja… Y luego estaban los peligrosos, aquellos que solían ser profesionales o hacer de maravilla su trabajo pero si los jodían ya sea por su poder criminal o por simple inercia acabarían contigo sin siquiera pensárselo.

Eve, de alguna manera, pertenecía a aquel tercer grupo. Sin embargo se había tomado las cosas con calma. Había seguido haciendo trabajos locales para otra gente por algún corto tiempo hasta que finalmente algo pareció decirle “Es el momento” ya que caminó en línea recta a la dirección del transportista que le había dado el trabajo. Se la notaba tranquila y sus pasos eran normales. Un guardia en la puerta se puso en su camino con los brazos cruzados. Evidentemente no la conocía.

—Niña, aquí no se juega. Si no tienes nada que hacer aquí vete— La pequeña no se movió ni un centímetro. ¿Qué debería hacerle? El hombre le insistió repetidas veces de que se retirara. Por su apariencia la había subestimado demasiado. “No vales la pena” Pensó antes de dar un rápido paso hacia el frente, el hombre era fornido, sí, pero ni el musculo más fuerte podría resistir la penetración de un cuchillo en su vientre.

Esquivó un golpe en dirección a su cabeza mientras el sujeto se encorvaba. Hacía un movimiento torpe intentando volver tras la puerta pero Eve hizo un movimiento portando el cuchillo al revés, en la posición típica para apuñalar y en un movimiento “apuñaló” la sien del sujeto, dejándolo postrado en el suelo. ¿Por qué no había usado su poder? Porque ese era demasiado fácil. ¿Qué le esperaba una vez dentro del edificio? Subió las escaleras. Varios la miraron, incluso le apuntaron con sus armas pero ella los ignoró así como sus disparos de advertencia. Simplemente les pasó por el lado sin siquiera mirarlos. Esto hizo que la vigilaran pero que dejaran de sentir miedo, al menos en su mayoría. Una vez ya había pasado por su lado tranquilos volvían a su hogar u oficina (ya que usaban aquel edificio para ambos propósitos).

Sus manos estaban salpicadas de sangre roja, especialmente su diestra pero apenas le dio importancia. Era el séptimo piso y finalmente la chica se detuvo frente a una puerta. Tenía una cerradura clásica pero aparentemente bastante pesada. La navaja ensangrentada de la chica pasó a su zurda y abrió una herida en su pulgar. De allí salió sangre y presionó su pulgar contra la cerradura. La sangre se cristalizaba en torno a la misma generando una copia de la llave antes de que la chica moviera su mano abriendo la puerta y dejando aquel pedazo de cristal dentro de la cerradura.

Dio un par de pasos hacia dentro. Si, en definitiva era una oficina, una bastante bien cuidada para estar dentro de los barrios bajos. Puede que no lo pareciera pero Eve estaba en guardia, su diestra levemente lastimada estaba extendida a 300 grados, preparada para sacar algún sable en caso de que alguien se le resistiera. Dio un par de pasos más, había dos puertas, una que conducía a un baño y otra hacia la oficina principal. Las dos estaban cerradas, probablemente ni se esperaban la presencia de la pequeña, algo probable debido a lo errática e impredecible que era. ¿Cuál era la mejor parte? Se estaba conteniendo. —Abre la puerta— soltó en un tono seco pero a la vez extrañamente tranquilo. ¿Aún había una posibilidad de salir de eso sin violencia o muerte? Tal vez


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Escipión el Dom Mar 20, 2016 1:04 pm

No estaba siendo lo que se dice un día entretenido. Bill había salido hacía tres horas y 28 minutos, y Escipión había aprovechado para poner orden en aquel asqueroso y desordenado piso -según su criterio- que el señor Smoke se empeñaba en llamar "base de operaciones". La "base", en todo caso, sería la nave, un lugar mucho más agradable, acogedor y, sobre todo, ordenado. Miró con desagrado las tres bolsas de basura que había acumulado, que yacían lánguidas en una esquina de la oficina principal, el lugar donde recibían a los clientes. No estaba cansado -era imposible que lo estuviera, de todos modos, su batería estaba casi al completo-, pero no le gustaba la sensación de no tener nada que hacer. De hecho, Bill había salido porque no esperaban ninguna visita hoy. "Ni hoy ni mañana. A ver cuándo nos hacen un encargo y salimos de este agujero infecto".
Aunque el apartamento no estuviera en tan malas condiciones, no le gustaban las miradas de superioridad que le dirigían los vecinos. Todos allí sabían qué era, y muchos se empeñaban en llamarlo el "juguete" de Bill, como si fuera un simple capricho o algo similar.

Estrujó un cenicero de latón entre las manos casi como si fuera de plastilina, para luego mirarlo con pena. No debería haber hecho eso, el pequeño recipiente circular no tenía la culpa de que los habitantes fueran unos ignorantes y unos zoquetes. Se obligó a concentrarse en ordenar la multitud de cachivaches que había sobre la mesa, entre los que se encontraban desde memorias externas hasta mecheros. ¿Por qué Bill guardaría tantas mierdecillas? Escipión estaba seguro de que nunca llegaría a entender del todo a los seres vivos.

Un sonido llamó la atención del androide, e hizo que dejase de inmediato lo que estaba haciendo para centrarse únicamente en el acto de escuchar. La cerradura giró, la puerta se abrió, pero los pasos ligeros no eran los de su dueño. Arrugó ligeramente la nariz: no tenía constancia de que alguien tuviera una copia de la llave de aquel apartamento, a menos que Bill hubiera decicido regalarle una a vete-tú-a-saber-quién sin habérselo comentado. Si ese era el caso, pensaba montarle una bronca del quince por tomar tales decisiones sin comunicárselas.

La voz de una chica lo confundió aún más por tres motivos: el timbre, que no reconoció; el tono, y la frase en si misma. Si hubiera estado vivo, hubiera tomado aire, para llenarse los pulmones de decisión y aplomo. Pero esas cosas no le hacían falta. En el espacio de tiempo que le llevó acercarse a la puerta y abrirla, Escipión repasó mentalmente toda la lista de conocidos, tanto amistosos como no, de Bill. Y en cuanto vio el aspecto de la... chiquilla que había ahí plantada, portando un arma blanca con las manos llenas de sangre, se afanó aún más en repasar a los contactos desagradables. Pero la cara de la niña no le sonaba de nada.

- Vale, ya he abierto la puerta -el androide se plantó delante de ella, a una distancia prudencial de un metro y medio, con los brazos en jarras-. ¿Qué quieres? Si buscas alguna mierda con la que colocarte sube a la planta 10, aquí no vendemos droga, sólo la llevamos de un sitio a otro-. Le lanzó una mirada inexpresiva, examinando de arriba a abajo a la chiquilla. Sabía que Bill tenía malos rollos con unos narcos, y que había venido hasta aquí para solucionarlos. Pero de una amenaza a un sicario plantado en tu puerta había una gran diferencia, y a Escipión aquello ya le parecía que se salía de los límites de la lógica. Torció el gesto y se cruzó de brazos-. Si lo que buscas son armas, plantas 5 y 6. Órganos planta 4, y todo tipo de piezas para robots, cyborgos o naves en la 8. ¿O buscas a alguien? -el androide sonrió levemente a la vez que le mandaba un mensaje a Bill. "¿Le diste la copia de la llave de la oficina a una niña siniestra sin que yo me enterara? Espero que no. No vuelvas hasta que te avise. Creo que estás de mierda un poco hasta el cuello. "
avatar
Escipión

Edad : 4 años
Ocupación : Transportista
Raza : Androide
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Eve el Dom Mar 20, 2016 5:13 pm

Para ser honesta lo que se esperaba la mercenaria era un disparo desde el otro lado de la puerta, de alguna de ellas, sin embargo no se encontró ni a la persona que buscaba ni una respuesta violenta. Sino a un hombre notoriamente mayor que su propia apariencia quien comenzó a darle instrucciones sobre todo lo que podía encontrar en el edificio. No era como que le interesara pero anotó mentalmente “Piezas para robots en la planta 8…” Parpadeó un par de veces. No respetó las distancias.

Ese metro y medio constituía cinco pasos de Eve, se acercó dos quedando más o menos a un metro y medio alzó su cabeza mirando tras del hombre para ver si podía notar la silueta de su antiguo empleador. ¿Atacaría al muchacho? No podía saberse a simple vista. ¿Aun si no la provoca? Misma respuesta. —Vengo por Bill Smoke— soltó sin más. No sabía que el ser frente a ella era un androide, un ser artificial y tampoco había considerado dicha posibilidad. A final de cuentas había seres biológicos pero por accidentes o placer se veían más cibernéticos que Escipión.

Dio un paso más hacia adelante, si el androide no había retrocedido ahora la chica, en teoría, podía llegar a rosarlo con las puntas de sus dedos si estiraba el brazo. Era extraño: no daba la apariencia de ser profesional. Parecía más que nada una vagabunda o una narcodependiente, que parecía haber sido la primera idea de su interlocutor pero no se la notaba nerviosa, tampoco decidida ni furiosa… Solo… ¿Acostumbrada? Si siquiera los sicarios tenían ese tipo de mentalidad ya que en su experiencia debían estar atentos a todo lo que estaba rodeándolos.

“¿Me habré equivocado de habitación?” Miró hacia la derecha, observó un cuadro perfectamente alineado en la pared con la foto de la nave de Bill desde un lateral con una gran leyenda en las partes superior e inferior de la imagen “Bill Smoke. De ti hasta donde quieras”. Volvió a mirar al androide. —¿Lo estás escondiendo?— Nuevamente, no parecía enojada, como si solo fuera a entregarle un mensaje o algo, una antítesis total de la diestra sangrienta que mostraba.

Los ojos grises de la peliazul se clavaron sobre los ámbares del androide. ¿Se vería atemorizado? No sería muy raro, sus ojos rasgados eran penetrantes, “inhumanos” les llaman alguno, como dos piezas de metal. Rozaba en algún punto del valle inquietante cuando ponía esa cara. ¿Avanzar o no avanzar? He allí el dilema ¿Asesinar al sujeto o no hacerlo? Eso no era un dilema. Si le mentía lo haría sin dudarlo ni por un segundo.

El resto del edificio parecía tranquilo pero las habitaciones del séptimo piso estaban curiosas sobre la chica que había irrumpido en la habitación del extraño transportista. “Debió ser él quien limpió todo el lugar”. La mano que tenía la navaja se movió, presionó el  botón lateral de la misma y sus pequeños dedos se movieron hacia la parte trasera de la hoja empujándola hacia el mango. La estaba guardando en su bolsillo. No la necesitaría ya que a final de cuentas nunca estaba “desarmada”. El frío aire acondicionado de la habitación salía por la puerta abierta que estaba detrás de la intrusa permitiendo que se sintiera un leve calor viniendo de su dirección pero aquello no parecía importarle en lo más mínimo. Solo esperaba para ver que hacía su contraparte. “Esto parece conocido…” Meditó


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Escipión el Miér Mar 23, 2016 12:35 pm

Al androide no le gustó que la cría fuera tan inexpresiva como una piedra, ni el pequeño acercamiento que hizo. Si bien con aquella pequeña arma blanca no podría dañarlo mucho, no le hacía especial gracia la idea de tener que ir a un taller.

Las cuatro palabras que articuló hicieron que alzara una ceja y que se cruzara de brazos. Así que sí, los narcos habían decidido quitárselo de en medio. Grandioso. ¿Por qué cuando le aconsejaba que no hiciera negocios con cierto tipo de personas pasaba de él? Por eso a su dueño se le daba tan mal jugar al ajedrez, porque no tenía ni idea de estrategia. No se movió un ápice, pese a que lo estuviera deseando; confiaba en que si no provocaba a la pequeña asesina, esta no le haría nada. Principalmente porque él no era su objetivo. Prefirió no articular palabra, y esperar a ver si tenía algo más que decir; normalmente a las personas les gustaba hablar.

La mirada de Escipión buscó lo que la chica estaba observando. Ah, el amor propio le había jugado una mala pasada al transportista. Si no se hubiera empeñado en poner aquella tontería en la pared podría haberle dicho a la chica: "Perdona, ¿quién?", y que se fuera con su aura siniestra a otra parte. ¿Cuántas veces le había dicho que era mejor que vendiera aquel piso? Ser fácil de localizar no era bueno cuando trabajaba al margen de la ley.

- ¿Esconderlo? ¿Qué clase de pregunta es esa? Simplemente no está aquí-Escipión le aguantó la mirada sin problemas, y confirmó la ligera sospecha que tenía de que aquella chiquilla tan siniestra no pertenecía a la raza humana-. Si quieres puedes registrar el piso, eso sí, sin desordenar nada. Así te aseguras de que no te estoy engañando -le dedicó una amplia sonrisa y abrió la puerta de la oficina principal y entró, invitándola a seguirle. Todos los documentos comprometedores estaban en la nave. Lo único que había allí era basura, en su humilde opinión.

El androide se relajó un tanto al ver que guardaba la navaja: eso estaba muy, pero que muy bien. Estuvo tentado de darle unas palmaditas en la cabeza, felicitándola por hacer de aquel apartamento un espacio sin armas.
- ¿Para qué le buscas? ¿Quieres dejarle un mensaje? Yo se lo daré por ti, así que puedes irte tranquila. ¿O lo que querías era hablar con él personalmente? Si ese es el caso, hm, me temo que no va a ser posible: en cuanto llegamos aquí se esfumó, y en fin, él es como es, podría tardar varios días en volver.
Dio una vuelta a la mesa, apoyando después las manos sobre el respaldo de una silla de oficina que había allí y volvió a sonreírle amablemente, como si realmente estuviera tratando con una niña y no con una sicaria.
- ¿O quieres hablar de negocios? De ser afirmativa tu respuesta, puedes tratar perfectamente conmigo. Y ¿cuál es tu nombre? Me gusta saber con quién estoy hablando.
avatar
Escipión

Edad : 4 años
Ocupación : Transportista
Raza : Androide
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Eve el Mar Abr 05, 2016 6:11 am

Al momento en el que el peliazul sugirió lo de registrar el apartamento la menor no se cortó un pelo. Caminó en dirección a él y pasó a su lado entrando en la habitación. Miró alrededor, sí, todo estaba ordenado y realmente no parecía haber nada útil. En realidad Eve ni siquiera estaba buscando en las gavetas por documentos o demás cosas importantes que servirían para incriminarlos, no, ese hombre ya tenía sentencia dentro de su cabeza y era pena capital. Solo abría los armarios y demás lugares donde alguien como él pudiera ocultarse.

—Soy Eve— efectivamente no había visto al androide antes. Tal vez no estaba con Bill al momento de su funesta contratación. No era que se tratase de algo muy ceremonioso, solo fue algo parecido a un “He oído que haces bien tu trabajo ¿Quieres ayudarme a descargar fuera de Eden?” Aunque al final no estaba segura si fue Bill quien la abandonó allí o algún otro empleado. No era como que se concentrara mucho en esos asuntos. En aquellos momentos estaba allí por pura y simple inercia. Sus pasos por la habitación eran tranquilos, simplemente ojeaba alrededor en busca de alguna señal de que el transportista estuviera por allí pero al parecer el peliazul le decía la verdad.

—Vengo a matarlo— a diferencia de la mayoría de los asesinos a sueldo (que en principio la mayoría no admitiría algo así enfrente de un posible allegado de su objetivo) no parecía querer intimidar al contrario, de hecho, como había estado haciendo hasta el momento, no parecía no poseer ninguna emoción que pudiera apreciarse en ninguno de sus rasgos. En ese momento algo parecido a un cable se conectó en su mente, algo en su respuesta le había llamado la atención. Por lo que se desplazó a su alrededor hasta colocarse entre el androide y la puerta de salida, si, sus propias palabras lo habían condenado.

—Entonces…— se llevó la mano al bolsillo donde estaba la navaja, aun tendría que juzgar si era lo suficientemente peligroso para usar su poder o limitarse a su navaja. Tal vez tuviera que usar su As sin embargo solo por su apariencia física parecía que podría torturarlo (porque el mero hecho de amedrentarlo no estaba en el organigrama de búsqueda de información de Eve) hasta sacarle la información sin usar sus poderes por otra parte ella era la mayor prueba de que no se podía fiar de las apariencias.

—Tú puedes llevarme hasta Bill— terminó finalmente su frase. Lo miraba fijamente, sus ojos se clavaron en los contrarios una vez más pero había un pequeño sentimiento, casi imperceptible, era como si lo mirara con hambre y eso no ayudaba mucho al ambiente grimoso que la menor producía a su alrededor. Tenía bloqueada la última salida, tonta no era, tendría que o pasar por ella o saltar por la ventana y evidentemente no iba a poder elegir la segunda opción, o al menos eso intuía.

—No me mientas— ¿Eso era una amenaza o un comentario más? Era muy difícil saberlo por la forma en que hablaba la saphirdrache pero lo que era seguro era que había dicho esas últimas tres palabras más lento de lo que solía hablar, no mucho, pero lo suficiente como para estar segura de que Escipión la entendiera y tal vez no tuviera excusa aunque es cierto que no es que Eve tenga una excusa muy pesada para ir detrás del cuello de Bill. Pero dejando de preocuparse por Bill en ese momento en el que estaba en una situación más precaria era el muchacho.



"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Escipión el Miér Abr 20, 2016 6:19 pm

"¿Qué cojones estás diciendo de una niña? Me quedaré en casa de Ruth hasta que termine con este asunto. Cuando acabe te aviso y volvemos al espacio."

Al androide no le costó reprirmir el gesto de poner los ojos en blanco, pero realmente el mensaje que Bill acababa de enviarle se lo merecía. Soltó un suspiro de los largos al oir el "Vengo a matarlo". ¿En serio tenía que lidiar con esta mierda? ¡Ni siquiera tenía la cara de aquella cría, autodenominada Eve, en su base de datos! Apretó con fuerza el respaldo de la silla en el que tenía las manos apoyadas, para liberar parte de la frustración que estaba sintiendo en aquel momento. No soportaba el desorden, y el no comprender la situación, el saber que estaba fuera de su control, no le gustaba nada. Ah, benditos sentimientos artificiales. Por un instante se le pasó por la cabeza que Eve podría ser un androide, pero aquellos ojos... A menos que fuera un modelo exclusivo, aquellos iris no pertenecían a los de alguien de su clase.

Ladeó la cabeza y se cruzó de brazos, esperando las palabras de la chica. Su manera de hablar le recordaba a un cubito de hielo derritiéndose: despacio y helado, sobre todo helado.
No se le escapó el hecho de que parecía que iba a sacar la navaja de un momento a otro. Vaya por dios, con lo bien que se estaba portando. Torció los labios al oír sus últimas frases, y se tomó un par de segundos para responder, para aparentar un poco de humanidad y enviarle un nuevo mensaje a su dueño.
"Eve. ¿Te suena de algo ese nombre? Alguna putada muy gorda le hiciste a "tu amigo el narco", porque te quiere matar. Estaré esperando tu mensaje."

- Mentir no es algo que me entusiasme... Y eh, la navaja seguirá bien guardada en el bolsillo, ¿estamos? No me gustaría este lugar acabase patas arriba por una trifulca -el androide se apoyó contra la pared y la miró con el ceño ligeramente fruncido. Aún así, sus ojos no expresaban absolutamente nada, al igual que su tono de voz, que hasta el momento había sido más agradable-. No vas a conseguir un carajo si intentas hacerme daño, así que ni te molestes. No entiendo qué haces aquí y por qué quieres acabar con la insulsa vida de Bill. ¿Qué te hizo para que estés tan encabronada, chiquilla?

Sospechaba que Eve no sabía que era un androide, así que el método de "te amenazo y luego te rompo un dedo" no iba a funcionar con él. No le gustaba la idea, pero viendo que ella iba en serio... Bueno, estaba más que dispuesto a jugarse la "piel" por su dueño. En su mente se agolpaban los distintos finales para aquella situación, y no le estaba gustando ninguno: en la mayoría de ellos, Smoke acababa muerto.

- Te ha contratado Alexis, ¿no? -se le hizo raro pronunciar el nombre del líder del grupo de narcos con el que tenían roces, más que nada porque para Bill era una palabra "vetada". Tenía la absurda creencia de que si uno decía el nombre de su enemigo, este ganaba poder sobre ti, o una gilipollez por el estilo-. Te ofrezco un trato: te doy lo que él, Alexis, te pagará por el encargo; además de falsificar la muerte de Bill: un informe oficial, un poco de su sangre, pelo... En fin, pruebas con la que corroborar su defunción. Y tú vas junto a tu jefe y le dices "eh, lo he matado", y cobras tu parte. Te llevas el doble de lo que en un principio planeabas, nosotros seguimos con nuestros negocios, y todos tan contentos ¿te parece?

El androide le sonrió cínicamente. Generalmente, los mercenarios, y como no, los sicarios, no trabajaban por principios, si no por dinero. Confiaba en que una buena cantidad de créditos, o de la moneda que pidiera, fueran suficiente para hacer desistir a Eve en su trabajo.

off:
No pasa nada, por aquí andamos igual... ¡Ánimo con los estudios! ~
avatar
Escipión

Edad : 4 años
Ocupación : Transportista
Raza : Androide
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Eve el Vie Abr 22, 2016 1:56 pm

El gran problema era que aquella que bloqueaba la puerta no actuaba de manera lógica. No, lo normal hubiera sido cargarse al sujeto frente a sí y buscar por Smoke en otro lugar pero en realidad ni siquiera se le había ocurrido hacer eso. Por otra parte dio un par de pasos al frente, no sacó la mano de su bolsillo ni su mirada había cambiado, otra vez no estaba respetando las distancias pero podía observar como el sujeto actuaba con tranquilidad. No se hacía el rudo ni parecía preocupado por su destino, eso le llamó la atención puesto que o estaba seguro de su supervivencia y bienestar o no le importaba lo que le pasara y aquello segundo no parecía ser una cualidad de un ser vivo.

En el momento en el que el contrario intentó resolver el problema proponiéndole un trato la chica simplemente lo miró en silencio “Alexis… Me suena de algo” Habría tenido un trabajo con él alguna vez sin embargo no recordaba mucho del sujeto, ni bueno ni malo, era un cliente más, parecido al enforcer de Eden para el que había trabajado en aquella colonia. “Aunque parece que pretendía algo más. Pensé que no me pagaría nunca” Recordó y parpadeó volviendo a concentrarse en lo que se encontraba enfrente de ella, aquel peliazul que parecía querer proteger a su jefe a toda costa, cosa que no comprende en consecuencia de que nunca había sido leal en proteger a nadie por encima de su propia vida, ni aunque se le pagara y era por ello además de su porte no tan amenazador comparado con algunos compañeros de profesión que no se le pedía que protegiera a nadie o a nada, solo lo destruía.

—No sé qué dices de Alexis— fueron las primeras palabras que dijo desde que el otro le explicó el trato. Ahora estaba claro que no iba allí por negocios pero tanta conversación comenzaba a cansar a Eve, ya había confirmado que no había nadie más por lo que no temió descubrir la puerta acercándose más con pasos lentos hacia el peliazul en el momento que recordó algo, generalmente no preguntaba ese tipo de cosas especialmente porque había visto al transportista pero nunca había visto al muchacho, cosa lógica por la que no estaría en la base de datos del mismo.

—Tu nombre— Nuevamente, una forma tosca de preguntar pero era cierto. Aquella manera tan tranquila de operar le había llamado la atención pero no era como los demás bastardos engreídos que pensaban que eran intocables, que tenían un permiso especial de la parca para ser inmortales, no, él era diferente, sabía que de alguna manera de estaba en peligro pero de cierta manera aparentaba comprenderlo a un nivel que se le escapaba a Eve, que no consideraba esa posibilidad en primer lugar.

Finalmente la mano de la aparente menor salió de su bolsillo pero no estaba vacía ni tenía la navaja, la mejor forma de describirlo era una especie de smartphone pero no se podía ver ya que, al igual que la mitad de la mano de Eve, estaba cubierta por la manga de la gabardina. Su mirada parecía más lúcida, con el ceño muy levemente fruncido sin dejar de mirar al muchacho, analizándolo de manera similar a como un androide como él lo haría, vigilaba sus facciones, algún tic, de verdad había captado su interés así que exploraba su exterior antes de comenzar con el interior con acción de su navaja, su sangre o tal vez aquello que ahora blandía sutilmente, su dedo índice mantenía presionado algo de la pantalla, casi en el centro pero el aparato no parecía encendido.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Escipión el Lun Mayo 02, 2016 11:42 am

A Escipión estaba poniéndole nervioso el hecho de que aquella muchacha hablase tan poco. Estaba acostumbrado a tratar con todo tipo de personas, desde estafadores que de cada diez palabras que decían, cinco eran mentira, hasta clientes descontentos que no hacían más que quejarse y no sabían escuchar. Pero, por favor, una persona que no decía nada, ni expresaba nada con su rostro era...

"Eve ¿Inexpresiva y rara? Me suena de algo, pero no recuerdo de qué... ¿De verdad "él" ha mandado a un sicario? Las negociaciones fueron bien, no me lo puedo creer. Mantenme informado."

Un nuevo mensaje de Bill lo distrajo un instante, y bajó la mirada al suelo mientras le respondía. Le explicó que no, que al parecer la niña iba por libre, que ella no conocía a Alexis, y que no tenía ni idea de qué puñetas hacer, porque al parecer dinero no quería. Y que si él no recordaba quién carajo era aquella niña, mal, muy mal. A Escipión no le gustaba nada aquella carencia de información, así que volvió a hacer un repaso rápido de los contactos de Bill. Búsqueda infructuosa de nuevo.
El androide soltó un resoplido, se cruzó de brazos y tras enviar aquella misiva volvió a fijar la vista en su invitada, que se había acercado a él. No se movió un ápice, ni hizo lo suyo por apartarse: le había dicho que si intentaba sacarle por la vía del dolor algo de información no lo iba a conseguir, así que esperaba que no intentara nada raro. Pero pese a su aparente calma, si Eve hacía algún movimiento extraño, tenía claro que la esquivaría. Eso sí, no estaba entre sus planes el empezar un conflicto, así que no sería él el que hiciera el primer movimiento.

- Hay maneras y maneras de preguntar las cosas, mujer, no hace falta ser tan borde -sonrió ligeramente y se apartó un mechón azul de la frente con ademán coqueto-. Mi nombre es Escipión. ¿Y ahora qué? ¿Quieres que te prepare un café, y charlamos tranquilamente como viejos conocidos? No es una oferta tan tentadora como la que te ofrecí hace unos minutos, pero creo que es buena. Siempre me han dicho que soy una compañía muy agradable.

Si un androide pudiera ponerse nervioso, el peliazul lo estaría en estos momentos. Viendo la actitud de Eve, estaba claro que acabaría yendo al taller. Y aunque no revelara la posición de Bill, alguien podría delatarlos, y la chiquilla no parecía tonta, así que lo más probable es que lo acabara encontrando. "Esto apesta. Aunque, en realidad, el verbo "apestar" no significaba mucho para él, más allá de la connotación negativa del mismo.

- Eh, te dije que la navaja tenía que seguir en el... -en un primer momento pensó que la sicaria había sacado de nuevo su arma blanca, pero aquel objeto lo inquietó casi tanto como la navaja. Si era un inhibidor de frecuencias, mal, porque no podría seguir mensajeándose con Smoke. Se apartó de la pared y se alejó, sin darle la espalda, en dirección a la puerta de la oficina. Pero si era "aquello"... Tal vez poniendo unos cuantos metros y una pared de por medio esa cosa no tuviera efecto-. ¿Qué tienes ahí? ¿Un móvil? ¿Vas a llamar a alguien con él o qué? ¿O no es un teléfono?

Escipión había oído recientemente rumores acerca de un pequeño aparatito que servía para inutilizar a los androides. Nunca había visto ninguno, ni conocido a nadie o bien que lo hubiera usado o que hubiera sido víctima del mismo, pero las historias estaban ahí, y no le gustaban ni un pelo. La simple idea de que alguien, apretando un botón, pudiera dejarlo en modo stand by, similar al estado de inconsciencia humano, realmente lo asustaba.

- Sinceramente, Eve, yo no puedo hacer más por ti. Así que creo que ha llegado la hora de decirse "adiós, ha sido un placer, nos vemos en otra ocasión" y esas cosas, ¿te parece? - ahora estaba junto a la puerta de entrada del apartamento, y con un gesto le indicó que saliera.
avatar
Escipión

Edad : 4 años
Ocupación : Transportista
Raza : Androide
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Eve el Mar Mayo 31, 2016 10:28 pm

En realidad el objeto no distaba mucho de una de las cosas que el androide pensaba que sería: era un transmisor. La verdad era que la muchacha no sabía mucho de tecnología como para usar un inhibidor con aquel androide, rayos, ni siquiera sabía que era una maquina pero no por ello el objeto se volvía menos amenazador y de cierta manera a la muchacha le pareció curioso lo que dijo ¿La estaba echando? De ser alguien más simplemente lo habría purgado en el momento pero eso le interesó.

Volvió a irrespetar las distancias, miró aquel dispositivo, había varias letras en la interfaz, era mucho más avanzada que la de cualquier teléfono pero al mismo tiempo tenía muchas menos funciones, tal vez por ello en la parte principal de la mencionada interfaz aparecerían la mayoría, bajó un poco entre las opciones hasta que encontró una que le gustó pero no hizo nada, se quedó con el objeto en su mano, como descartándolo de momento. Como ya se mencionó antes volvió a acercarse al sujeto, esta vez él tal vez habría cometido el error de ubicarse junto a la puerta y no tras ella.

La puerta, como en todas las habitaciones, se había abierto hacia adentro lo cual le permitió a la chiquilla estirar uno de sus pies hacia la misma y cerrarla de una “patada” (aunque solo la empujó con su pie, ni siquiera había hecho algún estruendo). En ese punto el chico estaba acorralado contra la pared —No es un móvil— Tal vez eso no sirviera para calmarlo y esa tampoco era su intención ¿Pretendía asustarlo para que le dijera todo lo que quería? Tampoco, no distaría mucho de algo que haría si tan solo se le hubiera ocurrido hacerlo. Su forma de “interrogar” era mucho más cruda, insensible, romper dedos y cortar tendones hasta que una persona respondiera o fuera incapaz de comunicarse por ningún medio por el resto de su vida.

Si mirada reflejaba algo de inconformidad mezclada con curiosidad, como si se le hubiera mostrado algo pero se negaran a dárselo. Presionó el aparato contra el vientre del muchacho, de ser alguna clase de taser sin duda ya habría sido víctima de sus efecto (aunque también lo habría sido aquella chica que sin duda habría generado como mínimo una pequeña explosión o como máximo habría generado un agujero en el 20% de Eden al explotar toda su sangre) pero no hubo efecto más que el tacto del aparato de plástico contra los músculos mecánicos del muchacho. —¿Le tienes miedo a esto?— de cierta manera era hasta un alivio que hubiera hablado aunque rápidamente, como si no conociera la definición de aquel sentimiento se le quedó viendo, a menos que se la moviera estaba claro que no se movería ella misma. El aparato quedó fuera del alcance de Escipión a menos que se abalanzara sobre la chica, ya que volvió al lado del cuerpo de la mercenaria, que con la diferencia de altura entre ambos tendría que agacharse para intentar tomarlo.

Demandaba con la mirada una respuesta y el ambiente se volvía cada vez más tenso, como si algo fuera a explotar en cualquier momento. —¿Tienes miedo?— volvió a preguntar, estaba haciendo un buen trabajo en distraer a la chica ya que de lo contrario quien sabe que le habría hecho. Tal vez como androide se acostumbraría a recibir desprecios o maltratos pero Eve era diferente, cuando ya no necesitaba de una persona, quien fuera, que la hubiera despreciado como aquel sujeto hizo al decirle que se fuera, simplemente acabaría con su vida rápidamente, en especial con un segundo punto de curiosidad que tenía ya desde hacía unos días.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo soy Hielo... Yo soy Muerte [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.