links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Through the Veil [cambio de botón] - Afil. élite
por Invitado Vie Sep 01, 2017 2:05 pm

» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Dom Ago 20, 2017 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

Moral Disorder and Other Stories. { Priv. Thor }.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Moral Disorder and Other Stories. { Priv. Thor }.

Mensaje por Lukas B. Heyerdahl el Vie Jul 24, 2015 4:05 pm

Lukas suspiró, ahogado en las palabras de su padre con relación a Thor.
Que si era un muchacho diligente con todo lo que hacía, que si era un partidazo para cualquiera que estuviera con él, que todas las muchachas que estaban bajo su tripulación lo deseaban, que era codiciado y que era además, su favorito y pare de contar tanta mierda de arco iris y llena de flores que decía, sólo con la mera intención de que a Lukas le llamase un poco más la atención —más de lo que ya de por sí, lo hacía— su padre estaba loco. Sin embargo, ¿Cómo? El jefe de familia ya lo sabía, estaba al tanto de que su hijo estaba en una relación con el hombre que tanto halagaba, con tanto fervor y dedicación. Entonces, ¿Qué necesidad tendría de hablarle tanta cosa buena? Más allá de... Oh, no. Joder. Más allá de querérselo meter por los ojos para que al final, aceptase una de las tantas propuestas de matrimonios de su novio. Arrugó el ceño efímeramente, mientras la expresión estoica continuaba por poco sobre sus facciones. Todo, mientras no mencionase matrimonio, iba a estar bien. Lukas podría soportarlo un poco, a fin de cuentas no era tampoco tan malo que hablase maravillas de su pareja porque... ¿Qué persona no querría que su padre aceptase la relación homosexual que tenía con uno de sus trabajadores? Que, no conforme con ser un hombre, le llevaba una vida por delante también.

Además, Lukas —Inquirió su padre, llevándose a la boca un trozo de carne cortada de lagarto. Comida preferida por el hombre de un tiempo hasta entonces, atribuyéndolo a la vez que había salido a solas con Thor sin haberle hecho ninguna mención a Lukas. Vaya par, pensaba, ese día habría querido ahorcarlos a los dos. O que los dos se ahogasen con la cerveza que estarían por beber. Se llevaban bien, después de todo, ambos resultaban igual de ruidosos y molestos a los ojos del Noruego menor. Lukas, al escuchar aquello, se tensó. Sus hombros quedaron estáticos como piedra y gruñó por lo bajo, en espera de lo que fuera que iba a decirle su padre. Por Jesús, de cualquier modo ya se estaba preparando para algo como lo del casamiento—. ¿No crees que más adelante podrías casarte con él? —Bingo. Y es que era demasiado obvio, el hombre cada vez que podía sacaba a colación ese tema... ¿Qué padre en su santo juicio querría que su hijo contrajese matrimonio? Ah, por supuesto, que eso era con las hijas mujeres. Lukas apretó los cubiertos, su padre notó aquello y renegó—. Tendrías que pensártelo mejor —susurró, llevándose a la boca un trozo de carne de lagarto—. Ah, sí... Por cierto —cálido como él solo podía serlo con su hijo, le sonrió—. He invitado a Thor para cenar. Arréglate, y procura acepar esta vez... Te lo ruego. Sería lo mejor para ustedes dos, para la familia. Lo sabes.

Sí, cómo no, padre.

Rodó los ojos, insatisfecho con todo. ¿Sólo eso quería? De ser así, la respuesta sería un rotundo no. No tenía seis años, tampoco era un menor de edad para regirse bajo las normas de su padre pese a que aún continuase dependiendo, en parte, de su dinero. Ahogó un suspiro, otro más y otro. Empezaba a dudar de la existencia de Dios ante semejante acto de estupidez por parte de su progenitor. Se suponía que debía ser un hombre estricto, duro, fuerte. Pero en cambio era más del tipo romántico —muy en el fondo— que soñaba con que su hijo se casara por la iglesia. Por la iglesia. ¿En qué cabeza cabía una idea tal? Se levantó de la mesa, observó el reloj y negó. Dirigió una mirada gélida a su padre y se limitó a resoplar, yéndose de la cocina a paso firme, tranquilo y aparentemente relajado, muy a diferencia de como en verdad estaba por dentro. Deseaba matar a su padre. Y a su madre, que lo apoyaba con un silencio ensordecedor. Por unos instantes Lukas creyó haber salido a su madre, pero al final ésta resultaba ser igual de romántica e ilusa que su esposo. A veces se preguntaba si habría sido producto de una infidelidad... Eso sería más lógico que pensar que se parecía a alguno de sus padres.

Lukas se encerró en su cuarto y a pesar de que no quería aceptarlo, en el fondo le agradaba la idea de ver a Thor; ¿Cuánto había pasado desde la última misión de padre y él? Probablemente, algo así de un mes. Y ya hacían dos días desde que habían arribado nuevamente en Eden. Lukas, de alguna manera, echaba de menos a Thor, lo extrañaba muchísimo, más de lo que estaba dispuesto a aceptar. Su forma de demostrar aquello, no obstante, no era precisamente la mejor. Siempre con silencios molestos, siempre tratándolo mal, diciéndole y recordándole lo irritante o ruidoso que era. Sin embargo, tras cada insulto se escondía un te quiero innegable que nadie podía poner en duda. Nadie estaría con una persona que considerase ruidosa y pesada si no le quisiera de verdad y vaya que Lukas adoraba a Thor. Muchísimo. Adoraba cada cosa de él. Incluso sí, ese desastre de persona que era, lo desordenado, lo infantil e idiota, le gustaba de él. Comenzó a ordenar el qué se pondría aquella noche y casi como si fuera el reencuentro algo exultante y formal, procuró sacar algo decente de su armario. Cosa terminó resultándole completamente sencillo. Todo lo que tenía allí era de marca, ropa muy llamativa y elegante. Escogió, pues, principalmente, un sobretodo gris plomo que iría a juego con una camisa ébano y unos pantalones pegados, de tonalidad poco más clara que el saco aunado a unos botines negros que al final le harían ver casual pero bastante atractivo. Carraspeó ante la última idea. Quizá se le estaban pegando manerismos del padre de familia.

Sólo queda esperar hasta la noche, ¿No? —se llevó los dedos índice y gordo al puente de su nariz y acarició, derrotado. El futuro que le esperaba no sería otro sino el mismo de su padre, seguramente.

Plus:
avatar
Lukas B. Heyerdahl

Edad : 19 años.
Raza : Humano.
Origen : Noruega, Tierra.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moral Disorder and Other Stories. { Priv. Thor }.

Mensaje por Invitado el Vie Jul 24, 2015 11:09 pm

¿Un mes entero? La verdad no se lo creía. Tantas cosas que habían pasado en tan solo treinta días, sin tener conciencia completa de lo que estaba pasando a su alrededor. Había dado tanto de él con el trabajo que no se había percatado del tiempo, solo cuando habían pasado dos días que había pisado la colonia, luego de pasar tanto tiempo metido entre cuatro paredes de metal, frías y sin vida necesitaba algo que le dijera que estaba con vida aún. Quizás fue el llanto de un bebe a punto de subir una nave mientras caminaba por el hangar con su equipaje fue lo que le despertó a la realidad, eso y una fuerte palmada sobre su espalda de éxito de haber regresado con vida, aunque solo fuera una misión de exploración y reconocimiento, nada fatal. En esas 720 horas casi parecía otra persona, la manera en la que se metía en su trabajo era tan fascinante que su jefe había prometido "premiarlo" de una manera muy especial en la mente sencilla de Søren solo podía pensar en algún aumento salarial o algún objeto de gran valor. Pero antes debía acostumbrarse a la ciudad de nuevo. No le fue muy complicado porque tan pronto salió por la puerta del aeropuerto saltaron un grupo de mujeres hacia él inmediatamente. No era lo que esperaba. Thor no era una mala persona y mucho menos irrespetuoso, las recibió con una sonrisa y lentamente se fue apartando tratando de ubicar alguna cara conocida pero no la encontraba, no fue una decepción, es más lo esperaba, solo no quería regresar a su casa solo y aceptó la compañía de una de las muchachas.

Tuvo la pequeña ilusión de que quizás en la puerta de su casa encontraría algo que señalara que su regreso era alegre, pero no había ni un papel pegado en al puerta, un tanto triste les agradeció por su compañía a las féminas y terminó cerrando la puerta en sus caras. Su corazón se entibió cuando una cola emocionada le recibió moviéndose a los lados saltando sobre él inmediatamente, al menos podía sentirse bien cuando su perro estaba mucho más feliz por él, además de él estaba su vecina de buen corazón, una anciana que siempre cuidaba de su fiel compañero junto a su esposo cuando él no estaba. Ahora que Thor estaba ahí informó que le había hecho una comida de bienvenida y si deseaba comer con ellos estaba más invitado, después de todo a él no le gustaba mucho comer solo, pero sólo por esa vez los rechazó. Tan pronto la mujer se fue corrió a su habitación para tomar su celular, sin embargo, vaciló tanto que terminó por arrojarlo a la cabeza, siempre era impulsivo y una llamada en ese momento de seguro iba a irritarlo, tomó aire y primero desempacó enfriando su cabeza antes de dejar un mensaje que nunca fue respondido, ni siquiera estuvo seguro si lo había recibido o no.

Tuvo que esperar esos dos días para que su jefe finalmente diera señal de que deseaba invitarlo a una cena. Aceptó un tanto confundido, si luego de todo ese tiempo y su trabajo simplemente le había invitado a una cena, claro que antes ya habían hecho eso, muchas veces, incluso "Noche de Hombres" donde ambos salían a beber alcohol hasta olvidar su origen. Thor no era el hombre más elegante exactamente, pero tenía mucha ropa agradable que le habían regalado así que no se comió la cabeza para elegir su ropa. Pensó las mil y un maneras detrás de las palabras de su jefe, pero como siempre las dejó de lado cuando una idea entró de lleno de nuevo en su cabeza que era ver a Lukas. Como el imbécil que era empezó a reírse solo mientras tocaba el timbre de la casa ajena. Lo recibió la mujer de la casa con una sonrisa, a veces le recordaba a su propia madre porque ella solía llamarlo hijo también por razones que Thor no terminaba de entender – Esta bien, llegué algo temprano – La mujer había expresado que la cena aún no estaba lista pero eso no era un problema, no debía esconder en su rostro que estaba completamente feliz de haber llegado. El hombre de la casa corrió a darle la bienvenida, le ofreció una cerveza y que se sentara junto a él a mirar la televisión, cosa que Thor se sintió algo obligado a hacer pero antes de sentarse no pudo esconder sus intenciones – ¿Dónde está Lukas? – Para entonces debió haber escuchado su llegada, no era como si fuera una sorpresa ¿O sí? Esa idea fue descartada inmediatamente cuando le dijo que quizás estaba arriba arreglándose, su corazón punzó levemente por esas palabras de emoción porque esa idea le hacía sentir estúpidamente emocionado, tan obvio era que el hombre gritó desde la sala hacia arriba llamando a su hijo para que bajara inmediatamente, ya Thor se había acostumbrado a estar cerca de los padres de Lukas era normal ver ese tipo de cosas a ese punto más cuando los tenía de su lado ¿No?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Moral Disorder and Other Stories. { Priv. Thor }.

Mensaje por Lukas B. Heyerdahl el Miér Jul 29, 2015 4:06 am

Un bramido animal que lo llamaba desde la sala le hizo gruñir violentamente, atribuyéndolo todo al desespero monumental que tenía su padre porque él, y Thor, se reuniesen por fin tras un largo mes que no se veían, todo por cuestiones de misiones o cosas que a Lukas, con sinceridad, no le interesaban siquiera un poco, en lo absoluto. No estaba, en realidad, ni mínimamente interesado en eso de ser de la tripulación, ni estaba interesado en ser un piloto, o lo que tuviera su padre ingeniado en que fuera en el futuro, cuando acabase sus estudios en la universidad de Eden. Lukas, en la otra mano, quería algo distinto para su vida, muy alejado a los pasos que su padre había seguido durante la juventud pero aquello era un tema aparte que no iba al caso, tal vez. Procuró olvidarse entonces, sacudiéndose el sobretodo negro para sacarle restos de posible polvo o pelusas. Rodó los ojos frente al reflejo que le mostraba su espejo a cuerpo completo y suspiró, pesado. A continuación, se acomodó el pasador nórdico en el costado de su cabello y procuró, por última vez, darse una mirada rápida por encima, pero cuidando de no haberse saltado ningún detalle importante, como alguna arruga en la camisa o en el pantalón, o quizá alguna zona de la tela descocida. Todo estaba o al menos parecía estar, en orden, ni un solo cabello se encontraba alborotado —con excepción del rulo maligno que no parecía bajar la guardia— ni en su ropa una mancha siquiera. Estaba presentable, aunque tal vez podía afirmar que se encontraba mucho mejor que eso; ya sus padres y el mismo Thor dirían, no estaba desesperado por saber cómo los demás le veían.

No contestó a los llamados insistentes de sus progenitores y sólo salió de la habitación cuando quiso, unos quince minutos después de que los llamados desesperantes e irritantes culminasen. Agradeció internamente y bajó, lento, las escaleras, encontrándose de frente con la enternecedora imagen de un hombre mayor con otro más joven, ambos sentados frente al televisor compartiendo una cerveza y además, una charla entretenida. Carraspeó la garganta, buscando llamar la atención de ambos hombres y de la fémina que segundos luego de él entrar, se había unido a los dos frente al aparato que mostraba imágenes de un partido de futbol. ¿Qué eran? Pensaba, irritado, ¿Adictos obsesos a la televisión? ¿O tal vez en las naves no había señal por cable? Se halló a sí mismo medio molesto, resoplando un par de veces hasta que, al final, notó cómo Thor le miraba. Le dedicó una mirada devuelta, furtiva, el padre se puso en pie y tomó a Lukas de los hombros, sentándolo al lado de Thor de manera que, entonces, Lukas quedase atrapado entre el hombro del mayor y de su pareja—. Thor —le saludó, frío, sereno. En su voz, sin embargo, se escuchó un ápice de «Te eché de menos» que no iba a decir tan directamente.

Padre me contó que les ha ido bien en la misión —no era alguien muy adepto a las charlas, pero tras un mes sin verle... Podía hacer un intento, ¿No?, aunque se sentía bastante incómodo y extraño al hacer algo como aquello; se preguntó si no estaba haciendo el ridículo por algo así, pero instantáneamente llegó a la conclusión de que, aún haciéndolo, nadie seria capaz de decirle nada. Todos demasiado aterrados de él, de algún modo, como para decir alguna cosa negativa acerca de su persona. Pero no le interesaba, o quizá no tanto. Evitó el contacto directo con Thor por unos momentos hasta que, él mismo, voluntariamente, se acercó unos centímetros. Se sentía bien, agradable. Thor era una persona cálida, que conseguía entibiar el corazón gélido, congelado, del noruego. Los dos padres, al notar cómo se estaba empezando a poner el ambiente, se pusieron en pie por segunda vez y los dejaron en la sala, solos, como debieron haber hecho desde el principio. El hombre mayor dio una mirada a Thor y le alzó el pulgar, deseándole suerte con el témpano de hielo que suponía ser Lukas, que suspiró, habiendo notado el gesto y habiéndose sentido ligeramente ofendido. Estaba acostumbrado a que su padre fuera un idiota, al igual que su pareja, pero no estaba tan acostumbrado a esos gestos que le ponían a dudar de la existencia de Dios. De su Dios. De las hadas que a veces conversaban con él y los amables troles que aparecían de vez en vez a su alrededor, que debían aparecerse en esos momentos antes de que matase a alguien en la habitación—. ... Ya veo por qué se llevan tan bien, son igual de ruidosos y molestos, los dos —especuló, en voz alta y sin pararse a pensar que eso quizá heriría los sentimientos de alguno. A decir verdad, dándole un par de vueltas al tema, estaba seguro que ni a uno ni a otro les heriría nada. Ni el orgullo, ni la moral. Todos los que se hallaban alrededor de Lukas estaban acostumbrados a su típica acidez. Esencialmente porque ni siquiera con la persona que se suponía su novio mostraba algo de cariño, con excepción de aquellas veces donde le permitía darle algunos besos, como en ese momento donde el del acercamiento fue él. Dos veces era él quien buscaba el contacto; dudaba mucho que fueran necesarias las palabras. Con esas cosas dejaba claro que le había echado de menos, muchísimo. Le había dado un beso ligero, apenas un roce que duró tan poco que incluso a él le dejó con sabor a más.

¡La cena pronto estará lista!
¡Pero que te calles, joder! ¡¿No ves como están?!
—espetó su padre a la mujer, que rió bajito. Lukas se sonrojó visiblemente, a raíz de su piel casi traslucida. Detestaba a todos en su casa.
avatar
Lukas B. Heyerdahl

Edad : 19 años.
Raza : Humano.
Origen : Noruega, Tierra.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moral Disorder and Other Stories. { Priv. Thor }.

Mensaje por Invitado el Jue Jul 30, 2015 10:26 pm

Se mantuvo callado ante la decisión del hombre en gritarle a su hijo de esa manera que atendiera a su invitado. Thorbjörn estaba contra la espada y la pared, no podía darse el lujo de tomar uno de los dos lados, Lukas era la cosa más preciada para él en ese momento, estaba estúpidamente enamorado de él y claro que quería atender a todas sus necesidades; sin embargo, el hombre junto a él era su jefe la persona que admiraba y le daba un trabajo satisfactorio, además le había costado bastante llegar hasta el puesto que se encontraba, adjunto a ésto el hecho de que al enterarse de que tenía amoríos con su único hijo, el cual apenas había cumplido la mayoría de edad, no le golpeo, gritó o hizo la vida imposible en lo absoluto, apoyaba completamente su relación, ya era pedir demasiado, aunque para Thor era algo extraño tener que compartir de esa manera tan personal con su jefe. Ambos eran personas importantes para él que si llegaba inclinarse más por uno el otro de seguro se enfurecería. Prefería mantenerse callado y dejar que ambos entendieran la situación en la que él se encontraba, entre su trabajo y Lukas jamás existiría una manera armónica de llevarse a menos que padres e hijo conversaran respecto a eso, pero él no se sentía lo suficientemente animado para hacer el llamado en ese momento, simplemente comentó al hombre que de seguro Lukas se iba a molestar porque le estaba gritando y que tal vez debía estar alistándose, hizo caso omiso de eso y ahora su madre era quien le llamaba, así que regresó la mirada al televisor.

Al observar a Lukas quiso saltar hacia él, abrazarlo, levantarlo y darle vueltas como si fuera un niño hasta que le golpeara por su comportamiento, luego de tanto tiempo estaba feliz de verlo, pero su progenitor se adelantó a las acciones de Thor y jaló a su hijo y lo sentó entre ambos. Alzó su brazo para rodear sobre los hombros de Lukas un abrazo y acercarlo más hacia él – Lukas, te extrañé también – Inclinó levemente su cabeza para recostar su mejilla de la coronilla del más bajo, la verdad quería hacer muchas cosas más pero no era muy fan de que los progenitores observándolos a cada momento pero parecía que entendían el mensaje porque se alejaron de ellos y hasta su superior le dio una señal de suerte porque sabía lo difícil que era su hijo. Dejó la bebida a un lado y subió algo de volumen al televisor para que su padre no les escucharan hablar. Le extrañó un poco que intentara hablar al inicio porque usualmente era Thor quien empezaba con eso le sonrió animado y afirmó varias veces – Si, pero no fue exactamente algo complicado no te preocupes por eso, no veía el día para bajar de nuevo y estar contigo – La sutileza no era exactamente su fuerte, simplemente soltaba lo que pesaba  así como se le venía en su cabeza sin importarle mucho si eran palabras que podían avergonzar o no a Lukas. Curiosamente podía sentir que le observan de lejos y apenas giró un poco la cabeza pudo notar como se escondían entre la puerta de la cocina, suspiró levemente para dirigir su mirada nuevamente hacia el muchacho cuando habló – ¿Tu crees? – Rió levemente mientras se acomodaba en el sofá para observarlo de frente y un poco mejor – Al menos le agrado y no me echó a patadas cuando se enteró de lo nuestro – Agregó alzando levemente la zurda para apreciar el rostro del noruego.

Era tan hermoso, su expresión fría, sus ojos y facciones tan perfectas. Estaba encantado, se quedó un momento sin decirle nada mientras en su cabeza cruzaban todo tipo de cosas melosas y rosadas, sonrió con la expresión que Lukas siempre calificaba como idiota y dejó caer su cabeza pegándola suavemente de la frente ajena – Te amo tanto, Lukas – Murmuró sin pensarlo mucho, tantos días que tenía sin verlo, ni siquiera le permitían comunicarse con él, muy pocas veces lo hacía con el permiso de su capitán. Lo extrañaba tanto para llegarse hasta la casa de sus padres y convivir con ellos por esa noche solamente para verlo, aunque la tentación era demasiado grande de ir mucho más allá. Sin embargo, pudo sentir que el sentimiento era mutuo porque era la segunda vez que Lukas lo estaba buscando de manera afectuosa, cosa que era extraña en él, suponía que debía aprovecharlo. Le dejó tomar la primera movida para satisfacer esa necesidad y tan pronto sintió como sus delicados y tibios labios se presionaron sobre los suyos sujetó suavemente su rostro y le alzó para profundizar un poco más, sin entrar en un ambiente demasiado pasional, era algo tierno y tranquilo hasta que se separó lentamente, no podía dejarlo nada más como un rose, quería seguir más pero los gritos de sus padres le descolocaron un poco de la realidad, había olvidado que no estaban solos. Expresó su nerviosismo e incomodidad en una risa leve para así besar suavemente la mejilla ruborizada de Lukas, se veía tan adorable avergonzado. Se levantó del lugar y le tiró levemente del brazo – Vamos, entre más pronto termine ésto nos quitaremos un peso de encima – Tanto para él como Lukas era más una responsabilidad, acceder a cenar con sus padres por mera formalidad y dar avances de su relación que ellos ya estaban al tanto por chismes, aun así debía cumplir con ello. Caminó tranquilo hasta la mesa pero al intentar sentarse la ama de casa lo jaló hasta un lado de la cabeza familiar y forzó a Lukas a sentarse a su lado mientras servían la comida, para tratar de no incomodar mucho a Lukas se enfocó en conversar con su padre de anécdotas de su viaje, así se podía distraer un poco más. No se daba cuenta que en efecto eran exactamente iguales, pero al menos la mujer de su jefe estaba entretenida y trataba de sacarle conversación sobre él, casi como si fuera su propia madre queriendo saber como le iba a su hijo en el trabajo. Algo reconfortante la verdad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Moral Disorder and Other Stories. { Priv. Thor }.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.