links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Through the Veil [cambio de botón] - Afil. élite
por Invitado Vie Sep 01, 2017 2:05 pm

» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Dom Ago 20, 2017 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

Born to be wild [Selina Tora]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Stella Koslova el Lun Nov 28, 2016 4:11 am

Cuando dejé Mogal dediqué todo mi tiempo en volcarme en la Academia de Eden, mi  esfuerzo logró recompensarme con un puesto de Capitana y mis labores no me suponían ningún problema o esfuerzo. Sin embargo los días que pasaba en mi planeta, recorriendo los bosques y cazando las bestias para poder alimentar a la manada eran añorados casi todos los días, muchas veces deseé el poder marcharme de nuevo, extrañaba a mis congéneres e incluso evadir a los humanos que nos consideraban abominaciones y nos perseguían como alimañas, aquello era divertido, sobre todo por ver la cara de frustración que ponían cuando no lograban dar con uno de nosotros; pero no podía marcharme, no aún, este planeta tenía mucho que ofrecerme y no podía dejar que la melancolía y la responsabilidad de mi nuevo puesto me agobiasen y me hicieran querer renunciar a todo.

Suponía que para una loba como yo, acostumbrada a una vida salvaje, el estar ahora viviendo en un terreo urbano, tan tecnológico, era demasiado  para mí, sabía desde que puse el pie aquí que no me iba a ser fácil adaptarme pero nunca imaginé que fuera a extrañar tanto la vida salvaje. Necesitaba cambiar de aires, volver a sentir el olor de lo árboles y de las criaturas, un lugar donde pudiera correr y cazar el alimento, pero temía que con tanto edificio por aquí y tanta tecnología por allá, no pudiera cumplir mi deseo.

Por suerte, en una de las conversaciones que mantuve con uno de mis antiguos compañeros de la academia logré enterarme de que no muy lejos existía un lugar que se ajustaba a lo que buscaba. Se trataba de los territorios salvajes, en cuanto me hube enterado de donde quedaban los bosques se me dibujó una sonrisa de de felicidad y con gran entusiasmo me dirigí hacia allí. Me llevé una grata sorpresa cuando llegué, la inmensidad del bosque era claramente superior a la de mi propio planeta, tenía cientos de olores nuevos, cada aroma estimulaba mi olfato incitándome a seguirlo hasta su origen.  Me detuve frente a un árbol, acaricié la superficie del tronco con gentileza con una expresión de gran serenidad. -Esto es lo que necesitaba...tanta modernización iba a terminar volviéndome loca. Fruncí el ceño y empecé a trepar el árbol con gran facilidad gracias a las garras; trepé hasta dar con un nido de pájaros, solo había uno, lo atrapé de un zarpazo y de un salto bajé de nuevo al suelo. Cuando aterricé me eché mi premio a la boca para masticar la deliciosa carne de la pequeña ave. -Mmm el dulce sabor de una presa...aunque es extraño el poder cazar sin que un humano esté pegándome tiros y llamándome monstruo. Exhalé un profundo suspiro y eché a andar para descubrir qué más tenía para ofrecerme el  bosque.
avatar
Stella Koslova

Edad : 19
Ocupación : Capitana
Raza : Garoh
Origen : Planeta Morgal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Selina Tora el Lun Dic 05, 2016 9:27 pm

Me encontraba realizando una agitada carrera por las estepas de las afueras la ciudad, exponiendo mis enormes extremidades a la rauda marcha sobre la superficie terrestre de forma que me permitiera incrementar mi velocidad de desplazamiento, alcanzando cierto ritmo de kilómetros por hora por el terreno llano en una dirección en concreto. En estos momentos permanecía en mi forma original, ya que en dicha composición podía llegar a los límites de mis verdaderas características físicas, incrementando tales estadísticas en comparación a mi silueta gatuna a excepción de mi índice de evasión. Ante tal ritmo de velocidad que podía efectuar mi cuerpo, se podría decir que compensaba el mero hecho de no poder manejar ningún vehículo diseñado a los seres humanos que poblaban este planeta, pudiendo superar en gran medida la aceleración de una máquina común de uso terrenal. Ante mi agitado paso, una nube de polvo y arena se alzaba tras mi posición ligeramente, dejando unas corredizas huellas de un severo tamaño que podían dar a interpretar que el animal causante sería de una criatura mucho mayor que mi estructura dada la proporción de mis garras.  Durante la elaboración de tal veloz paseo no divisaba ningún medio de transporte por los alrededores, tampoco se podía decir que estaba muy atenta a todo aquello que estuviera a un kilómetro de diámetro de mi ubicación, tenía fe en que al ir tan rápido los viajeros de un determinado vehículo no podrían captarme a través de sus campos de visión, seguramente avistarían en una sombra que les haría duda si fue un efecto de su imaginación.  Ante tal frenesí, era cuestión de minutos en los que tardaría en alcanzar el bosque yacente a las afueras, sólo tenía que mantener la apresurada marcha en la dirección que recorría constantemente.

El motivo por el que aquella reunión de vegetación medio transitada iba a contar con mi presencia, se debía al simple hecho de que estaba cansada de los alimentos guardados en conservas; en latas o envasados al vacío,  hacía mucho tiempo que no hincaba mis colmillos en algo que aún rezumase vida mientras ésta escapaba del cuerpo aprisionado entre fieras dentelladas. La comida preparada a través de productos artificiales no tenía un sabor tan enriquecedor, además de que te inducían a una vida tan peligrosamente cómoda en la que te acabaría costando realizar cualquier acción vulgar, acostumbrándote a una vida fácil en la que perderías todas tus facultades. Me preocupaba a gran escala el acabar desperdiciando mi don y la genética que se me fue heredada sólo por aceptar la pereza en mi estilo de vida, no estaba dispuesta a caer tan bajo sólo por tener unos medios más sencillos para la supervivencia, no estaba dispuesta a dejar mi estatus de salvaje depredadora para ser una patética criatura doméstica. ``O estás en plenas facultades o estás muerta´´, esa frase era el resumen de la vida en mi planeta, y supongo que aquí también lo es para mí misma. A pesar del improvisto viaje a Edén, la indomable e intransitable propagación de diversas junglas de índices de peligro que yacían en mi planeta jamás se habían separado de mi pues, yo siempre formaré parte de esos terrenos al tener la crianza de mi niñez por esos lejanos lares.

Sin aminorar la rauda marcha, me adentré en los confines del bosque una vez pude alcanzar el límite de la vegetación, aventurándome a todo cuanto la zona forestal me mostraba a mi impulsiva exploración según fuera avanzando por sus frondosas entrañas. Mi primera medida fue adentrarme a la espesa maleza nada más llegar, tomándome la iniciativa de desplazarme durante el transcurso a través mis cuatro garras de forma que mi cuerpo yaciese oculto en todo momento, decantándome por disminuir mi velocidad de movimiento hasta poder establecer unos pasos en los que la vegetación que ocultaba mi presencia no ejerciera ningún ruido o vibración ante el roce de mi cuerpo al pasar.- Quiero enfrentarme a la criatura más grande de aquí…Cuanto más tamaño, mejor será la caza y más abundante será su carne…-Susurraba entre mis puntiagudos colmillos. Continuamente evitaba el mostrar mi composición ante la posibilidad de buscar alguna presa con la ventaja de que no pudiera verme hasta que fuera demasiado tarde, decantándome por buscar una ruta alternativa en cuanto alcanzaba un terreno que yaciese totalmente despejado, limitándome a permanecer oculta entre arbustos y demás tipos de vegetación de espesas y numerosas hojas. En ocasiones, efectuaba unos frenéticos pasos de un conjunto de maleza a otra con la finalidad de evitar avistamientos hacia mi presencia durante el cambio, tomando tal iniciativa en cuanto la trayectoria de vegetación a seguir tenía su final respecto a la dirección por la que me decantaba mantener. En el caso de poder divisar algo interesante, debía actuar con cierta agilidad en cuanto pudiera localizar a mi futuro alimento en cuestión, ya que por mucho que pudiera ocultar mis sonidos de movilidad, no podía impedir la sensación de sentir cierta observación por parte de la víctima. A cada segundo me encontraba alerta con mis puntiagudas orejas en alza, preparada para realizar una feroz y veloz arremetida al instante en el que mis doradas pupilas divisaran algo digno de mis fauces, debido a que tendría que reaccionar rápido en función de mis reflejos y mi coordinación corporal.


Última edición por Selina Tora el Miér Dic 07, 2016 2:51 pm, editado 1 vez



Hablar /// Pensar /// Narrar
avatar
Selina Tora

Edad : 24
Ocupación : Espionaje y Demolición.
Raza : Yasei
Origen : Planeta Jinko

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Stella Koslova el Mar Dic 06, 2016 5:34 pm

Era realmente extraño, ser capaz de pasear tranquilamente sin preocuparme de caer en las trampas que el hombre ponía para atrapar a sus presas, nunca llegué a esperar que fuera a llegar el día en el que no tuviera problemas por ir sola al bosque, lo más normal que sucediera cada vez que uno de mi especie fuera a adentrarse en la espesura a buscar comida o simplemente recolectar hierbas medicinales es que se oyera el sonido de una escopeta y acto seguido un cuerpo de Garoh yaciera en el suelo impregnando la tierra con su sangre; pero me olvidaba de que ya no estábamos en Morgal, aún con esas he de decir que extrañaba vivir allí, ya que después de tantos años acostumbrada a permanecer alerta para que no te pegaran un tiro y acabaran con tu vida, una llegaba encontrar incómodo tanta tranquilidad y tanto silencio, lo más que se oía era el canto de los pájaros y por el suelo no había camufladas ninguna red o agujero para capturar a los despistados que no miraban por donde andaban

Sentirme agraciada por tener la oportunidad de disfrutar de este remanso de paz o  intranquila porque en cualquier momento podría ser atacada...he ahí la cuestión. Una parte de mí quería evitar preocuparse y aprovechar que ahora no tenía nadie tras mi cabeza para simplemente tumbarme en el suelo a dormir bajo la sombra de un árbol o ir a cazar hasta saciar mi apetito voraz.  Pero el mantenerse siempre en estado de alerta era algo innato en mi especie, no podíamos bajar la guardia porque de confiarnos acabaríamos muertos, era lo que tenía vivir en un territorio donde eramos considerados abominaciones. -Quizás esté siendo demasiado precavida y paranoica...esto no es Morgal, ni siquiera huelo el aroma de la pólvora.

Me resultaba incluso algo cómico...podía pasar el resto de mi vida viviendo en Eden que daría lo mismo, siempre conservaría mi naturaleza intranquila y desconfiada en cuanto pusiera un pie en  un bosque o algo que se le pareciera. Llegué a pensar que parte de mi empeño por pensar que sería atacada es por ser la única de mi especie en este planeta, las "piezas únicas" más de una vez habían sido un gran reclamo para los furtivos que buscaban sacarse un buen pellizco vendiendo su trofeo en el mercado negro o a ricachones que alimentaban su vanidad exhibiendo las  piezas exóticas de su "colección".

Me adentré más profundo en el bosque, confiaba en que si  llegaba lo suficientemente profundo podría dar con algún animal digno de ser cazado, uno lo bastante grande para darme un festín con su carne y sus huesos, pero era decepcionante como por mucho que caminara no daba con nada, lo más que lograba era percibir su aroma en el aire pero no era reciente, es como si con el solo hecho de percibirme todos salieran corriendo a esconderse...en el fondo era mi culpa por ir como si estuviera de paseo en lugar de ocultarme y acechar en la maleza. De nuevo mi costumbre de cazar en Morgal me jugaba una mala pasada. Derrepente me detuve en seco; mis orejas se agitaron al captar un sonido muy leve, casi imperceptible, giré la cabeza para buscar el origen de ese sonido y olfateé el aire queriendo dar con el aroma de quien me había puesto en alerta...pero no pude reconocer el olor. -Estaré imaginando cosas...supongo que podría regresar y buscar algún ciervo para poder cenar esta noche... Me paré a recordar el tipo de comida que me habían servido desde que llegué aquí y se me dibujó una mueca de disgusto en el rostro. -De solo pensar en tener que volver a comer comida enlatada...me dan náuseas.
avatar
Stella Koslova

Edad : 19
Ocupación : Capitana
Raza : Garoh
Origen : Planeta Morgal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Selina Tora el Miér Dic 07, 2016 5:10 pm

Mis firmes pisadas eran ágiles y apresuradas durante el transcurso bajo el manto del abundante follaje, me estaba impacientando ante la ausencia de cualquier forma de vida que pudiera suministrarme la gran dosis de proteínas a través de la exquisitez de la carne roja, concediéndome al incremento de mi hambruna cierto malestar que provocaba la manifestación de mi mal humor ante tal molesta necesidad que me acosaba cada vez con mayor intensidad. Mi deseo por despedazar las distintas capas compuestas por el tejido de la piel con el apuñalamiento de mis fauces me estaba volviendo impulsiva, cuanto más tardara en divisar algo que considere acto de mi singular dieta con un simple vistazo, menos exigentes serían mis expectativas sobre el tamaño de aquello a lo que me dignase a emplear el esfuerzo de atacar. Sin embargo, estaba olvidando de que no me encontraba en una jungla si no en un bosque, que además no estaba muy lejos de la civilización.- ¿Acaso esos humanos han sobreexplotado este bosque?-Mis pensamientos comenzaban a aflorar en busca de un posible motivo ante la situación actual, intentando hallar una forma de resolver mi dilema con una solución rápida y efectiva, evaluando diferentes decisiones que debía tomar debido a que mi labor actual no estaba ejerciendo nada productivo en absoluto. A medida que evaluaba las distintas opciones a seguir, me limitaba a emplear la misma mecánica al continuar mi marcha entre la espesura de la vegetación al serme de utilidad para explorar cada rincón del frondoso bosque, siéndome útil la memorización de distintos caminos para el momento en el que tuviera que ejecutar una persecución a una presa, de forma que mi carrera no contase con la desventaja de la presencia de obstáculos en ese evento tan crítico y crucial.

Mi paciencia se decantó por agotarse una vez que pude recorrer entre la maleza el mayor índice de extensión del bosque, visualizando la mayoría de las rutas que la zona forestal ofrecía a mi campo visual, permitiéndome conocer la gran estructura del terreno a excepción de ciertas trayectorias alternativas que no tuve la ocasión de explorar al decantarme por otros lugares en mi primer viaje por estos solitarios lares. – Apuesto mi pelaje a que unos cazadores se han pasado por aquí recientemente…-Exponía entre susurros para mí misma.- Las presas no tiene por qué ocultarse a no ser que hayan visto a su depredador merodear por su hábitat…-Con suma sencillez pude llegar a tal conclusión, después de obtener suficiente información tras peinar detenidamente el área.

A partir de mi sabiduría concedida en mi planeta natal, estaba segura de que las criaturas que esperaba divisar se encontraban escondidas por haber avistado a alguien que reunía un aspecto amenazante para sus vidas, pudiendo adivinar también que esa presencia aún yacía por estos rincones al poder fijarme en que ninguno de los habitantes del bosque tenían intención de momento de abandonar sus escondrijos.-No sé de qué sirve ocultarse si hay alguien que los está espantando…-Emití un leve gruñido de desesperación. Tenía la creencia de que no se trataba de mi culpa, me estaba tomando bastantes molestias para ocultar todo lo que pudiera alarmar a seres ajenos, siguiendo una táctica que pude perfeccionar en Jinko que me permitió hartarme de diversas cacerías gracias a mi veterana experiencia por mi tierra natal. Ante aquél inconveniente, resultaba inútil el mantenerse lejos de cualquier mirada a la espera de que surgiesen de las madrigueras si aún había cazadores por el lugar, tenía que obligarles a salir a través de cierto método si quería comer de una vez.

Ante el recordatorio de las enseñanzas que impartían sobre la mentalidad de ciertas criaturas que se dejaban llevar por el mero instinto, la cualidad del ``miedo´´ era una emoción que podría permitirte el salir vivo de ciertas ocasiones o en lo contrario, traicionarte con el cúmulo de los nervios de manera que pudiera facilitar a tu enemigo acabar contigo por el simple descontrol de tu cuerpo al ser dominado por el pánico. Al tener conciencia de tal sentimiento volátil, resultaría más eficaz manifestar cierto terror en los palpitantes corazones de las criaturas del lugar a la espera de que cometieran un fallo por su parte, teniendo la ocasión de aprovecharme de ello nada más ocurriera cerca de mi posición. Sin más demora, me aventuré hacia una extensa área cualquiera dentro del gran conjunto de árboles que formaban el bosque, eligiendo un punto estratégico en el que pudiera ver más de los alrededores del lugar en cuanto me decantase por establecerme en un área que me concediese cierta creencia de que pudieran haber ciertos hogares con sus inquilinos dentro.

Obviamente, mis afilados iris me informaban de la ubicación de unas madrigueras sin que me acercase demasiado al contemplarlas desde la lejanía, nadie cuya vida avanzase por este terreno debía saber dónde me encontraba con exactitud. En todo momento yacía inmersa entre la vegetación al seguir siendo importante el desconocimiento ajeno de tu composición pese a los hechos que el ambiente padecía para mi desgracia, teniendo mayor desventaja aquél o aquellos que estuvieran efectuando la caza de una manera incorrecta. Una vez pude encontrarme preparada para emplear una veloz carrera al flexionar mis extremidades para el correspondiente salto de impulso hacia una dirección en particular, pasé a dar comienzo a la emanación sónica de un característico sonido cuyo origen yacía en base a mi expandida mandíbula, entonando una serie de fieros y potentes rugidos nada más obtener suficientemente aliento para emplearlos pocos segundos antes. Mis rugidos retumbaron con varios metros de distancia, emitiéndolos de forma constante con mi atenta mirada a la espera de que algo emergiera de su escondite o de cualquiera de los diversos puntos ciegos como consecuencia del inesperado susto y así, pudiera salir para emplear una fugaz carrera hacia aquél que haya sido vencido por el pánico.

Rugidos exclusivos de Selina dentro de su raza(?):

Al instante, algunos de los animales de la zona emplearon una frenética carrera pasando a abandonar su escondrijo, mostrándose cierta variedad de especies a medida que efectuaban una alocada maratón en diferentes direcciones con la intención de alejarse del punto de origen de aquél estrepitoso sonido. Ante aquél fenómeno cuya elaboración me estaba esperando desde hace cierto periodo de tiempo, me tomé solamente unos escasos segundos para elegir a quien debía perseguir a conciencia antes de perder la oportunidad de poder llevarme algún alimento a mis fauces, depositando mi fiera mirada en una criatura en concreto y no separar mi visión de ella bajo ningún concepto hasta inutilizar su capacidad motora de desplazamiento. A las pocas milésimas de segundo después de la elección, me impulsé con una embestida arrolladora pasando a alcanzar al momento una velocidad de movimiento elevada hacia la composición de uno de los ciervos macho más grandes que pude diferenciar entre el caos, empleando toda mi musculatura y mis reflejos para acortar distancia con el objetivo manteniendo mi mirada sobre su inquieta ubicación. Mi mirada se centraba en la presa mientras que divisaba con fugaces miradas de reojo los obstáculos que se presentaban durante la persecución, calculando cuando debía efectuar un movimiento alterno para evitar perder velocidad y así, esquivar sin dejar de correr con total ímpetu.- Ya no puedes esconderte…Y muy pronto no podrás respirar…-Susurraba entre jadeos sin perder de vista al futuro trofeo que me serviría de comida en el día de hoy.

Entre distintos y bruscos cambios de dirección, no me resultó difícil el ganar terreno cuidando constantemente la estructura del recorrido de manera que pudiera adaptarme sin conllevar a un error del que me costaría la persecución, pudiendo permanecer apegada cerca de la presa mientras que mantenía el ritmo al estar a escasos centímetros de su cuerpo. Al obtener de antemano cierta prudencia, me decanté por echar un vistazo al camino que se extendía delante de la carrera para así, saber cuándo sería un buen momento para asestar el golpe de gracia que detuviera esta impactante actividad. Al divisar la ruta despejada por donde podríamos seguir concediendo nuestros frenéticos pasos, tomé la iniciativa de elaborar un salto de cierta longitud entre rugidos de manera que aprovechaba el efecto de la gravedad al caer para sacar mis enormes y afiladas uñas para finalmente, aterrizar sobre el lomo del ciervo macho que se desplomó ante el peso de mi cuerpo. Al tumbar a la presa violentamente, no dudé en clavar mis susodichas uñas por su composición de forma que ejercía presión con mis garras por su cuerpo para evitar su reincorporación, abalanzando mis fauces a la yugular con la intención de perforar su carne para ir debilitando su cuerpo al provocarle una descontrolada fuga de sangre que le causaría el abandono tanto de sus fuerzas como de su vitalidad progresivamente.



Hablar /// Pensar /// Narrar
avatar
Selina Tora

Edad : 24
Ocupación : Espionaje y Demolición.
Raza : Yasei
Origen : Planeta Jinko

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Stella Koslova el Jue Dic 08, 2016 1:13 pm

Encontrar algo que comer no me sería tan complicado de aprender otras formas de cazar, naturalmente no podía esperar que la presa fuera a estar esperándome, esto no era Morgal, aquí no había bestias que te triplicaban en tamaño ni con un comportamiento que hacía difícil que se sintieran intimidados por otras criaturas, allí incluso el animal más pequeño tenía la determinación suficiente como para enfrentarse a gigantes, aunque no consiguiera abatirlo tenía sus medios para evitar ser convertido en el menú del día. Pero era muy tarde como para lamentarse, ya había espantado a todas las presas potenciales, lo más que podía hacer es buscar algún que otro nido de pájaros más y confiar con que los pájaros siguieran ahí, no tenía más remedio que eso o en cuyo caso buscar frutas o raíces comestibles...lo cual esperaba no tener que hacer. Generalmente no hacía ascos a nada que pudiera llevarme a la boca, sobretodo por las épocas en las que conseguir alimento te hacía incluso sudar sangre, pero siendo una carnívora como soy, el consumir raíces y frutas no me hacía mucha gracia, la energía necesaria para que no perdiera mi forma estaba en otros seres vivos, en animales como conejos, jabalíes o peces.

Iba a darme por vencida, a resignarme a volver por donde había venido y limitarme a abrir una lata de carne picada y comérmela, fui a dar un paso en dirección a casa pero un sonido lejano me detuvo. Mis orejas se agitaron nuevamente queriendo captar de dónde venía, la intensidad del sonido podría decirse que era de alguna clase de rugido pero no alcanzaba a identificar de qué animal; también alcancé a oler el aroma a sangre, un aroma muy tenue pero era suficiente como para seguir el rastro hasta el origen. -¿Cómo? ¿Hay alguien más aquí y no me he dado cuenta? de nuevo otro sonido llegó a mis oídos, estaba vez era el de las patas de varios animales precipitándose hasta mi posición, habían varias especies, pero según me vieron todos corrieron en direcciones diferentes queriendo salvar sus vidas. Tuve que reaccionar rápido, había tantas presas que podía darme un festín pero debía decidirme por uno y por supuesto, uno de los ciervos sería el elegido.

El tamaño no era lo que esperaba, cuando una esta acostumbrada a animales que pueden derribar árboles de un golpe se espera algo más difícil, un reto. Eché a correr velozmente, mi objetivo se dio la vuelta y huyó hacia el otro lado. Fue sencillo ponerme casi a su altura, mi brazo estirado casi rozaba con las garras la piel del animal, pero este se aventuraba por el terreno queriendo cansarme corriendo en zig zag mientras se adentraba en el bosque, una empresa que habría funcionado de no ser por mi buena forma. -Ven aquí, quiero almorzar filete. Alcé la pierna en una patada ascendente, lanzando así una inmensa hoz de viento hacia los árboles de enfrente, cuando el tronco cayó, obligó al ciervo a frenar, momento que aproveché para abalanzarme sobre el y así, con un golpe seco en la cabeza logré hacer que cayera muerto al suelo. -Jo...maldito ciervo, esto de perseguir no es lo mío, echo de menos las bestias que venían por mí, se me hacía más sencillo de ese modo... El olor a sangre se hizo más fuerte, además percibía el aroma de alguien más, giré la cabeza hacia el lugar de donde procedía y cambié mi expresión feliz por una más seria, incluso malhumorada, la sonrisa y dulzura que se me había dibujado por capturar la presa cambiaron cuando vi a aquella mujer a pocos metros de distancia de mí.
avatar
Stella Koslova

Edad : 19
Ocupación : Capitana
Raza : Garoh
Origen : Planeta Morgal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Selina Tora el Lun Dic 26, 2016 9:16 pm

Me encontraba sumamente concentrada en la composición del respectivo ciervo, posicionada encima de su ubicación de manera que vigilaba de cerca su actividad muscular, observando detenidamente mi actual presa con la intención de saber cuándo podría diagnosticar su muerte. Mis garras permanecían estacionadas por la superficie terrestre alrededor del animal moribundo con cierta tensión, esperaba la posibilidad de un intento de fuga por parte ajena hasta que su vitalidad le abandonase por completo, a pesar de que sabía que no iría muy lejos con la reciente herida concedida a su anatomía. Mi atigrada cola se zarandeaba lateralmente debido a mi impaciencia y la aceleración de mi corazón ante la carrera que había establecido, manteniéndose activo mi actividad motora en donde mis músculos aún podían seguir elaborando cualquier tipo de ejercicio físico debido a mi fortaleza y aguante residente en mi entrenado físico, pero no parecía que iba a ser necesaria más intervención del rendimiento de mi cuerpo por el momento. Resultaba más que predecible que la cacería de este ejemplar finalizaría en este mismo instante, manteniendo mis afiladas pupilas en los ojos del ciervo a medida que me preguntaba cómo acabaría por deleitarme con su carne, además de tener la cuestión respecto a que tal cúmulo de carne yacente me pudiera saciar o necesitaría ir a por otro ``suministro´´. A la hora de la nutrición, los Yasei nunca hemos necesitado cocinar la carne para proceder a la degustación, pero desde que pudimos probar tal manjar tras usar la presencia del fuego, resultaba mucho más exquisito el sabor de cada animal que pasara por la fogata tras ser aniquilado por nuestras propias garras. –No me apetece hacer ahora fuego…Casi que me decanto por comérmelo sin más, a pesar de que así no sepa tan bien…-Expuse en mi cabeza tras reincorporarme, me bastó con presenciar unos segundos el rostro inerte y sin vida del respectivo ciervo para saber que sólo quedaba de él un delicioso cadáver el cual, debía proceder a despedazar en el acto si quería aprovechar aún la temperatura corporal que aún residía en sus entrañas.

En el instante en el que comencé a mostrarme despreocupada al saber que mi cena estaba asegurada, alcé la vista para echar un vistazo a los alrededores para comprobar la situación en vista de averiguar más detenidamente la hora del día que debía ser a través de la luminosidad, manteniéndome en mi forma humanoide aún sin deshacer mi postura cuadrúpeda. Nada más en que mi mirada ganó cierta altura, no pude evitar adoptar nuevamente mi postura ofensiva al posicionar mi musculatura en tensión al captar una inesperada presencia en mi campo visual, visualizando la imagen de una extraña mujer que no tardé en comenzar a analizarla a través del simple sentido de la vista.- ¡¿Quién eres?!- Exclamé con la guardia alta mientras la dedicaba una mirada profunda y severa, volviendo a emerger mis enormes uñas de mis colosales garras al tener en cuenta un posible ataque, frunciendo el ceño sin desviar mi mirada en ni un solo momento. Durante la atención que la brindaba a aquella desconocida, me pude fijar rápidamente en que ella también había obtenido una ganancia alimenticia, siendo reconocible el montículo que yacía cerca de su presencia al destacar la cornamenta del animal. A juzgar por lo que estaba viendo, parecía ser que se trataba de otra hembra de rasgos salvajes que se había adentrado en el bosque por el mismo motivo que el de una servidora, atrapando casualmente la misma especie que reside por estos lares. – Tú…No eres una Yasei. ¿Verdad?-Aunque compartía grandes similitudes, no parecía tratarse de alguien proveniente a mi raza, a pesar de que parecía contar con las mismas habilidades. No estaba muy segura de si realmente pertenecía a mi raza, debido a que había tantas variaciones dentro de la misma, que en ocasiones podría ser difícil distinguir al no ser siempre la misma proporción genética.

Me preocupaba el hecho de no haberla detectado a través de mis otros sentidos en vez de la vista, quizá se debiera a que tengo tanta hambre que sólo me limité a prestar mi atención al cadáver que yacía debajo de mi posición, siendo un descuido que no puedo permitirme al encontrarme en un planeta donde casi todo ser viviente basa sus ataques en la distancia. -¡¿Cuánto tiempo llevas en este bosque?!-La arrojé dicha cuestión sin demora alguna. No sabía a ciencia cierta cómo acabaría este encuentro, sólo tenía claro que lucharía contra ella si fuera necesario, aún tenía suficiente fuerza que gastar antes de que el hambre me dominase por completo. Realmente si tomaba la decisión de efectuar un duelo, seguramente acabaría con tal desgaste de energía que no me podría permitir el perder la presa que había cazado pues, me encontraría demasiado cansada tras la pelea como para volver a cazar en caso de perder mi ganancia. –Debo proteger mi caza. No puedo permitirme un robo bajo ningún concepto.-Me repetía mentalmente a mí misma. A medida que esperaba cualquier movimiento brusco para iniciar una respuesta física, de vez en cuando volvía a arrojar mi atención durante unos escasos segundos al ciervo que aquella joven había atrapado, recordando de que nos encontrábamos en la ruta que los animales del bosque habían elegido para huir de mi rugido.-Mm...Te has aprovechado de mi método. ¿Verdad?-Era más que obvio, podía adivinar que había efectuado la caza en el mismo momento que mi presencia, bastaba con ver que su presa aún no había comenzado a ser destripada al permanecer casi intacta. Aquella misma teoría me conducía al pensamiento de que podría haber sido ella quien me había dificultado la caza en mis primeras horas por el terreno, siendo algo posible que no consigo garantizar al no haberme percatado de ella hasta este momento, teniendo que dejar tal probabilidad en plena duda por falta de información.



Hablar /// Pensar /// Narrar
avatar
Selina Tora

Edad : 24
Ocupación : Espionaje y Demolición.
Raza : Yasei
Origen : Planeta Jinko

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Stella Koslova el Mar Dic 27, 2016 1:59 pm

Menuda situación en la que me encontraba, yo que imaginé que no habría nadie más en este bosque a excepción de presas potenciales y resulta que tenía que encontrarme con una cazadora a parte de mí. Había que ser prudente, no sería la primera vez que me las tendría que ver con alguien que quisiera enfrentarse a mí por defender su territorio o que tuviera la intención de arrebatarme mis pertenencias, sobretodo el estado de alerta debía permanecer vigente a causa de la diferencia entre nosotras dos; la mujer felina se veía imponente, su altura y rasgos eran intimidantes y podía presentir que poseía una fuerza considerable, el el ámbito físico saldría perdiendo de darse la situación en la que debiera pelear contra ella, en el peor de los casos deberé confiar en mis poderes de viento para garantizarme el impulso necesario para huir velozmente del lugar, pero a ser posible, evitar la disputa sería la opción más adecuada y no habría tenido problema en actuar de forma cordial de no ser por esa parte de mi que inconscientemente me hacía actuar un poco desagradable frente a quienes no conocía.

-Jum, es más educado presentarse una misma, pero no importa. Mi nombre es Stella. En realidad quería responderle de un modo más amable pero no quería aparentar ser indefensa frente a una desconocida y potencial enemiga, por ello llené de seriedad aquellas palabras que pronuncié unidas a una expresión de desconfianza.  Estuve viéndola un rato sin decir nada, no alcanzaba a adivinar a que especie pertenecía la felina, desde luego en Morgal los  de su clase no existían, no al menos los de una apariencia tan humanoide. Deslicé mi pie derecho hacia atrás, me incliné un poco hacia atrás, preparada para salir corriendo de ser necesario, tendría que dejar mi presa pero era mejor que salir lastimada, no podía enfrentarme a la ligera a un enemigo que podría ser capaz de doblegarme. -¿Yasei? Pregunté frunciendo el ceño -Claramente se ve que soy una Garoh, mis rasgos de loba no pasan inadvertidos ¿O sí?

-¿Tanto importa cuanto tiempo llevo aquí? Era incómodo responder tantas preguntas de una desconocida, pero desde la perspectiva de ella, era natura, yo había irrumpido aquí de la nada justo cuando le iba a hincar el diente al ciervo, de pasarme a mí también estaría interrogando al intruso. Desvié la mirada y procedí a responderle -Solo unas horas como mucho..¿Qué con eso? Y finalmente llegó la pregunta final en la que la felina me acusaba de haberme aprovechado de ella para conseguir mi presa, en un principio no supe a qué se refería pero al recordar a tantos animales huyendo enseguida vino a mi mente a respuesta; ella fue la causa de que se batieran en retirada. -No sé de qué estas hablando...prácticamente el ciervo vino a mí y se me ofreció como presa. No me atreví a cruzar mi mirada con la suya, consideré una vergüenza que siendo una depredadora, una descendiente de una raza orgullosa y fuerte, que eran los máximos depredadores de Morgal, haya cometido la osadía de aprovecharte de otra persona para conseguir sustento. Iba a mantener la mentira un poco más de tiempo pero mi lado honesto acabó ganando terreno y me vi a obligada a tragarme el orgullo y confesar. -Jo, de acuerdo, sí me aproveché, pero es que no lograba encontrar ningún animal, se escondían demasiado bien. Sonrojada hice puchero y miré el ciervo que yacía a mis pies. -No es mi culpa, soy nueva en este planeta y es mi primera vez en este bosque...estoy acostumbrada a que sean las bestias las que van a por mí.

En este punto lo más honesto que podía hacer como gesto de arrepentimiento era entregarle mi ciervo, pero confiaba que el gesto que hacía fuera suficiente como para consentirme conservar un trozo. Generé un poco de viento en la garra de mi dedo índice para formar una navaja de viento, con la que retiré un poco de la piel del animal y corté un filete de tamaño medio.-Puedes tener el que cacé como disculpa, yo solo tomaré este pequeño trozo y me retiraré para no causarte problemas. Me di media vuelta para seguir mi camino, pero la distracción me hizo tropezar con una de las raíces de un árbol y acabé desplomandome al suelo, sin ganas para levantarme solo me quedé sentada en el suelo frotándome el rostro dolida. -Comida enlatada y raíces traicioneras...empiezo a detestar este planeta...
avatar
Stella Koslova

Edad : 19
Ocupación : Capitana
Raza : Garoh
Origen : Planeta Morgal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Born to be wild [Selina Tora]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.