links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Through the Veil [cambio de botón] - Afil. élite
por Invitado Vie Sep 01, 2017 2:05 pm

» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Dom Ago 20, 2017 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

Ahogando penas [Priv. Taia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Ispago el Dom Jun 19, 2016 7:11 am

>Idiota que soy, idiota que he sido e idiota que siempre seré< Se repetía una y otra vez Ispago en su interior, y no como castigo, sino para intentar callar la voz de su consciencia, voz que se estaba convirtiendo en un tumor dentro de su cuerpo, dejándolo sin energía para vivir con cada uno de sus alaridos de condenas, aunque eso le importaba entre poco y nada, su única prioridad era acallar su mente y vaciarla de recuerdos.

Necesitaba olvidar esta semana, la semana donde uno de sus mejores compañeros había muerto, en una de sus últimas misiones necesitó a casi toda su tripulación, literalmente necesitaban hacer un golpe de estado: Un dictador estaba a punto de iniciar una guerra contra aliados de Edén, y dado que, para variar, Edén quería evitar problemas decidió que tenían que cargarse ese gobierno opresor y poner un títere en su lugar.
La misión fue cumplida con un éxito rotundo con unos daños colaterales mínimos y pocas bajas, pero cada baja significaba una voz mas que perseguía a Ispago para culparle. La peor de todas la de su compañero, cuando murió Ispago estaba a menos de diez metros de él pero no pudo hacer nada, ni tan siquiera supo que había sido herido hasta que era demasiado tarde.

literalmente no se sabía como había muerto, la herida prácticamente le destrozó el brazo pero dejo el resto de su cuerpo intacto, y parecía que nadie había visto lo que paso, cosa que perturbaba aún mas a Ispago, dado que cada segundo que se estaba con los ojos cerrados le venían imágenes de lo sucedido pero a cada segundo que pasaba se distorsionaban más y más, haciendo que pareciera que de alguna forma Ispago lo pudiera haber evitado o que lo sucedido era culpa suya.

Necesitaba matar esos pensamientos, y en su nave no tenía nada para hacerlo, así que decidió irse a pasear por Edén con la mayor parte del dinero que guardaba para gastos superfluos, se puso us versión de calle de su gavardina y sombrero, una camisa y unos tejanos simples junto a unas bambas desgatadas  y con la intención de que el destino le guiara.

Sin saber como se encontró un bar en sus narizes, tenía pinta de ser decente, así que entró y sin pensarlo y se sentó en el primer taburete que estaba libre, al parecer una mujer rubia iba a preguntarle que quería, Ispago no estaba de humor para formalidades así que cuando esta parecía que le iba escuchar soltó un torrente de palabras:
-Necesito tener suficiente alcohol en las venas para acallar mis remordimientos así que por favor tráeme una copa de lo que sea mejor para estas situaciones lo antes posible.

Al acabar de hablar se desplomó sobre la mesa, sin energías ni ganas para seguir intentando no desmoronarse y tirarse a las vías del tren para acabar con todo.


Última edición por ispago el Jue Sep 01, 2016 3:27 pm, editado 1 vez
avatar
Ispago

Edad : Ni idea, aparenta unos 20
Ocupación : Teniente
Raza : No se sabe
Origen : Desconocido, para variar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Taia Valkyrie el Miér Jun 22, 2016 9:48 pm

Era martes, ese día era muy importante en ese bar, era como una lavada de cara y un cambio de actitud total a como solía ser los fines de semana y en consecuencia era uno de los días preferidos del padre de la exmilitar así como el de varios clientes antiguos. Todas las plataformas donde normalmente habría chicas bailando en ese momento estaban cerradas, dándoles aspectos de  esferas que intentaban escapar de las paredes, algunas incluso, con ropa mucho más recatada aún asistían al bar aprovechándose de ser trabajadoras y amigas entre ellas para pasar una buena noche.

¿Por qué hacer algo así? Esa es una tregua entre el pasado y el presente. Los inicios del bar obviamente fueron muy humildes y ese aspecto les daba a muchos clientes una gran satisfacción por lo que hablaron con el padre de Taia antes de hacer el cambio de estilo en favor a tener más clientes y resolvieron que martes y miércoles el ambiente se daría un lavado de cara. ¿Eso significaba que iba menos gente? Era evidente pero aun así, si bien la gente no se acumulaba en un sitio todas las sillas estaban ocupadas con gente de ya cierta edad o notoria educación, especialmente la barra, que cual jerarquía estaba rodeada de los clientes más acérrimos al antiguo dueño.

—Debo admitir que tienes el talento pero te falta el espíritu— habló un hombre de notoria edad menor al padre de la muchacha, sentado como un cliente más en la barra bebiendo un Long Island Ice Tea, que si bien podía parecer que estaba bebiendo alguna clase de té en realidad era un coctel cargado de alcohol, que a cualquiera que inadvertidamente lo tomara sin duda caería rendido prontamente, un típico “no todo es lo que parece” que marcó a quien antiguamente fue un profesor de instituto. La muchacha quien estaba limpiando los platos lo cuestionó —Pues no estoy de mal humor, es divertido verlos caer borrachos— ante lo que su padre negó con la cabeza —No se refiere a que estés falta de ánimos. Sabes muy bien emborrachar gente pero los bartenders somos artistas, creamos versos con las bebidas— ante lo que la muchacha se alzó de hombros entendiendo poco sobre lo que se referían.

Al tener las luces apagadas el bar parecía ser algún tipo de escondrijo mafioso de los años 50’s teniendo como único letrero afuera una placa de oro en la puerta siendo que el resto de la estructura se perdía entre la oscuridad de la noche. Notaron la puerta abrirse, era un cliente nuevo, se veía demasiado joven y el antiguo dueño le susurró a la rubia. —Se ve abatido. Intenta con ese— y no es que hubiera que tener mucha experiencia o ser un psicólogo para notarlo, se veía en su forma de caminar. El padre se levantó dejando al otro experimentado bartender vigilando la situación, permitiéndole a Ispago sentarse.

El hombre miró interesado a la rubia que antes de que el chico pidiera su orden con una sonrisa genuina y carismática lo saludó. —Bienvenido a Cyberia— El muchacho había dado una orden muy específica, la chica estaba mirándolo fijamente. Lo analizaba, eso era lo que su padre le había enseñado ¿Habría comido ya? La iba a dar algo fuerte ya que eso era lo que le había pedido. La mirada del amigo de su padre a su vez analizaba la chica quien tomó un vaso “old fashioned” el sobre el cual colocó algo de hielo, dejando la vista de lo que parecería el vaso común de cualquier película en un bar antiguo y después colocó whisky escocés y luego drambuie, otro licor escocés parecido al whisky colocado antes teniendo la misma base y luego se lo pasó al chico. El hombre de brazos cruzados le sonrió a la más joven quien seguía limpiando intentando no demostrar darle mucha importancia a lo que había servido.

—Disculpa…— Habló el señor —No he podido ignorar ese trago tan interesante que tienes… ¿Sabes? Se llama Rusty Nail. Al parecer en la tierra los escoceses lo preparaban mezclándolo con un clavo oxidado, de allí su nombre. Generalmente se lo servía a los supervivientes de los hundimientos de barcos para que recuperaran el valor y volver a trabajar— Si, de verdad que a ese sujeto le justaba hablar. La muchacha le lanzó una mirada algo afilada mientras posaba una de sus manos sobre la barra aun sonriéndole al muchacho. —Discúlpalo, habla más de lo que debe— se rió —¿Un día duro?— A veces le gustaba charlar con sus clientes y aquel chico era nuevo y no había sido espantado por la apariencia temporalmente puritana del bar, aquello era un espécimen que no se veía muchas veces.

El último vaso que no había sido devuelto estaba lavado así que lo colocó a secar tras la barra mientras miraba al muchacho en espera de su respuesta. El ambiente estaba algo oscuro pero al mismo tiempo no se hacía pesado y había una suave melodía que pasaba casi desapercibida entre las voces de quienes estuvieran teniendo una conversación pero presente en los que guardaban silencio.



"Pensar" - —Hablar— - Narrar
avatar
Taia Valkyrie

Edad : 24 años
Ocupación : Barwoman
Raza : Cyborg
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Ispago el Sáb Jul 02, 2016 3:59 pm

El comentario del hombre mayor era un dato interesante, aunque Ispago desconocía prácticamente toda la información de las bebidas, ya fuese su historia, preparación, curiosidades y demás siempre le gustaba tener alguna información extra de lo que fuera, aunque sea la mas trivial y absurda, cualquier detalle o comentario atraía al chico-gato como la luz a las polillas, aunque dada la situación en la que se encontraba este, nada le importaba nada en absoluto.

-Gracias por la información buen hombre, pero si todo va según como planeé dudo que recuerde donde vivo en cuanto salga de este lugar- Respondió, con unas formalidades y un pequeño toque de humor típico de sorprendió a él mismo >Parece que solo necesitas una semana para evadir tus propias culpas, maldito, ni tu falso honor te importa, ni aceptas esta tu penitencia< Comentó una voz cargada de odio y bilis en su interior, definitivamente si no quería acabar en un psiquiátrico necesitaría algo fuerte.

Recogió la bebida y se la puso un instante delante de sus ojos mientras meneaba el vaso como si supiera algo de como juzgar bebidas, la oscuridad del local le impedía admirar la tonalidad del líquido, pero ver como el hielo se movía dentro del recipiente de aspecto antiguo le vació la mente temporalmente, decidió probar un poco de la bebida para prepararse, Ispago tendía a beber alguna copilla en sus ratos libres, aunque el era mas de vinos y cosas simples, asi que ese pequeño sorbo se sintió como si le hubieran taseado en la lengua, se notaba que era fuerte, tenía un gusto agradable, aunque le dejó un regusto a óxido por su garganta.

Dejó un momento la copa para pensar una respuesta sencilla para la camarera y observarla de reojo, su pelo rubio contrastaba con el aspecto anticuado y algo deprimente del bar, haciendo que destacara bastante, junto con sus ropas de color amarillo y su cuerpo que resultaba atractivo para cualquier hombre del lugar, Ispago incluido, este al ver que de momento no se le ocurría ninguna respuesta digna volvió a su vaso, esta vez para beberse la mitad del contenido.

>La joven es guapa eh? Lastima que seas un patético ser que sea incapaz de hablarle a un desconocido sin que te de un infarto, pero así te ahorraras las tres horas de sufrimiento que hubieras tenido después de defraudarla a ella y a ti mismo<
Comentó de nuevo la perturbadora voz en sus adentros, Ispago se hartó de ella, no por sus comentarios, ya que era cierto que la chica le atraía físicamente y que él era tímido a niveles absurdos, lo que le tocaba las narices era que quería volver a el silencio de su mente, y para eso necesitaba ahogarla en alcohol y del duro, era o eso o bala en la jeta y aunque lo segundo era mas barato, no estaba de humor para limpiar la sangre después.

-Mal día no... Horrible semana, perdía a un compañero hace unos días, un gran hombre, si hubiera podido salvarlo estaría dispuesto a que me fusilaran- Respondió con total sinceridad Ispago mientras con un segundo trago vaciaba el vaso- Por cierto o ha estado nada mal la bebida pero tiene un regusto que me da la sensación que me he tragado un quilo de arena, así que si no es mucho pedir, ¿podrías servirme otra cosilla?, aún me falta alcohol en sangre y además me gustaría probar cosas nuevas- Dijo Ispago mientras acercaba la copa a la joven.
avatar
Ispago

Edad : Ni idea, aparenta unos 20
Ocupación : Teniente
Raza : No se sabe
Origen : Desconocido, para variar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Taia Valkyrie el Dom Jul 24, 2016 9:30 pm

Observó con sigilosa cautela como aquel muchacho tomaba el vaso y lo agitaba como a modo de analizarlo, sin embargo sus ojos no se enfocaban en ninguna zona en específico por lo que Taia intuía que se trataba de un teatro, por supuesto, no iba a decírselo directamente. Finalmente escuchó la respuesta de este y no podía decir que de cierta manera no le había llamado la atención, no estaba segura si era un civil que había perdido a su compañero de viaje o trabajo, un tripulante cuyo camarada fue fulminado o incluso un mercenario quien había perdido su hermano de oficio en un altercado, si había algo que aprendió fue que cuando estás detrás de la barra nunca discriminas quien sea, veía los hechos como tal: su cliente había perdido un amigo.

Hizo una mueca por un momento pero finalmente suspiró por la nariz regalándole una sonrisa comprensiva. —Seguro— la mirada de la rubia decía que tenía algo en mente, marca de quienes la conocían por lo que el anciano sin quererlo se inclinó tal vez demasiado en dirección al invitado. Esta vez le dio una copa de Martini y se la dejó sobre la barra mientras ponía una mezcla en un vaso de mezcla y lo agitaba —Como me estás pagando no es que debería quejarme. Pero estoy segura de que tu amigo tendría mejores deseos para ti en una noche como esta— E inmediatamente sintió una fulminante mirada desde la parte de atrás del establecimiento, su padre la estaba vigilando, el anciano era muy necio con los tratos tradicionales pero su hija simplemente a veces no se resistía de dar su opinión con palabras.

Bajó la mano y la misma volvió a la vista con un par de cerezas, colocó una en la copa y la otra de la llevó a los labios para comérsela, no existía un significado más profundo para aquello y finalmente vació el contenido del vaso en la copa, era un líquido de color cian y se lo acercó al joven tomando el otro vaso para lavarlo en otro momento (cuando cerraran el negocio) y le acercó el envase en el que estaba la bebida y dijo suavemente —Memento mori— ante lo que el hombre hizo una mueca de como si le hubieran jugado a él una mala broma soltándole —¿“ Recuerda que puedes morir”? No conocía esa faceta tan cruel tuya— la muchacha entonces recibió un pedido de otro trago que apenas se escuchó por lo que se alejó un poco de ambos con aparente indolencia —“Recuerda que puedes morir, así que vive con todas tus fuerzas”— Y tras decir aquella frase completa se dedicó solo a lo que le habían pedido antes de volver con el muchacho.

—Lamento eso, algunas personas no saben callarse— una indirecta muy directa al viejo barman que se cruzó de brazos algo molesto. Aquella bebida aunque no lo parecía no solo tenía whisky y ron sino también la cereza que tenía dentro condensaba la azúcar dentro de la fruta haciendo que el efecto de la bebida fuera aún mayor, eso no estaba precisamente en la receta pero Taia no hacía más que atender a lo que le pedían ¿Quería emborracharse? Pues que tomara dos platos porque ella se conocía muchos trucos para jugar.

La muchacha bajó la mirada y analizó las vestimentas de Ispago, si bien no era el típico uniforme de la armada o de la policía parecía al mismo tiempo demasiado formal y practico como para pertenecerle a un civil. Aquello de alguna manera reforzaba sus sospechas de que era un mercenario pero al ver su rostro le costaba imaginárselo como tal, a final de cuentas la mayoría de los mercenarios deberían ser del doble de su tamaño o como mínimo apenas parecer humanos, como algunos casos que había visto de primera mano.



"Pensar" - —Hablar— - Narrar
avatar
Taia Valkyrie

Edad : 24 años
Ocupación : Barwoman
Raza : Cyborg
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Ispago el Vie Sep 02, 2016 8:25 pm

Mientras observaba cómo la joven preparaba su nueva copa, los efectos del alcohol ya empezaban a florecer en el cuerpo del chico-gato, los párpados se le hicieron pesados y su mente tormentosa era una marea de ideas que juntaban des de teorías triviales a intentar recordar él porque estaba en esa situación,  >Bueno, al menos está claro que la resaca de mañana será interesante, pero me tengo que asegurar de que no quede nada innecesario< ese fue el único pensamiento claro que tuvo, y el único que necesitaba para seguir allí.

Tanto el primer y último comentario de la camarera como el del viejo como base para empezar su turno en esta curiosa conversación que lamentablemente sería borrada de la memoria de Ispago, daños colaterales aceptables pero que se echarán de menos. -Vayamos por partes- Empezó mientras aún ordenaba las piezas de su mente- Primero: cualquier opinión que tengáis- señaló con los dos índices a ambos- aunque sea total y absolutamente contraria a la mía es bien recibida, siempre se puede aprender y rectificar-.

-Respecto a lo del compañero, sé que emborracharme no solucionará nada, èro quiero quitarme de encima malos recuerdos recientes y una vocecilla de culpa algo cansina- Espetó finalmente, el recordatorio de por qué estaba allí hizo que la moribunda voz de su consciencia mostrará que aún tenía fuerzas para seguir torturando al joven.

Este decidió centrarse en detalles para tener algo en que pensar, se acomodó mientras echaba un vistazo rápido a la clientela del bar, hombres mayores con alguna mujer de la misma edad o mucho más joven, con alguna extraña bebida en sus mesas o la cerveza de toda la vida, algunos estaban poniéndose al día con sus colegas, otros recordando viejos tiempos y algún que otro personaje sacado del anterior siglo que simplemente había decidido pasar la noche con una copa en sus manos y con eso les bastaba, esa escena, aunque tranquilizadora, entristeció a Ispago: >¿Cuantas de estas personas son conscientes de que su tiempo está limitado?¿Cuantas han aprovechado su vida?¿Y como la han aprovechado o creen haberlo hecho?< Preguntas salidas del rompecabezas que era su mente que podía llegar a complicarse la vida con lo más sencillo, al menos esta vez podía usarlo a su favor para seguir con la conversación.

-Memento Mori… recuerda que vas a morir… Una frase interesante, no la describiría como “cruel” sino como “directa”, te hace llegar el mensaje de que cada segundo que pasas sin hacer nada es un segundo desperdiciado que no puedes recuperar, pues llegará el día en que todo llegue a su fin- Hizo una leve pausa, sorprendido de su propio comentario improvisado, que le había resultado mejor de lo esperado, aunque seguramente sus acompañantes les parecería algo cutre o demasiado idealista-Te hace pensar si estás aprovechando tu vida en general, yo de momento tengo que solucionar problemas del pasado, así que lo uso bien a medias- Dirigió la mirada al viejo- Se que esto te puede ofender pero, ¿crees que has aprovechado vida?¿Crees que has cumplido tus sueños o aún te queda algo por hacer?- Mientras acababa de ponerse cómodo se quitó el gorro y gabardina y lo dejó en la silla de al lado, mostrando sus gatuno cuerpo- Y tu hermosa, ¿Crees que tu vida actual será plena, tenes planes de futuro o harás te adaptas al destino del destino?- Acabó la frase, se bebió a mitad de su nueva copa de un trago y susurró- Por cierto, hagas o que hagas en un futuro, nunca dejes de preparar bebidas, se te da de maravilla.-

OFF:
Mis mas sinceras disculpas por haber tardado tanto en responder al inició se me acumuló el trabajo y falta de inspiración, pero finalmente me olvide por completo, ruego por que puedas perdonarme por ausentarme sin avisar.
avatar
Ispago

Edad : Ni idea, aparenta unos 20
Ocupación : Teniente
Raza : No se sabe
Origen : Desconocido, para variar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Taia Valkyrie el Mar Nov 01, 2016 3:43 am

Podía notar como en el chico gato comenzaba a funcionar el alcohol, se veía más ensoñecido, las palabras aparentaban salir de su boca con más rapidez y facilidad, venidas directamente de su mente. Escuchó una petición de otro hombre que había terminado su bebida, quería un ron en las rocas, algo sencillo así que lo preparó sin prestar más atención de la necesaria en su actividad. Dejó tres cubos grandes de hielo en un vaso y casi lo llenó de un buen ron, se lo pasó recibiendo el pago directamente. Volvió al muchacho, lo había estado escuchando, cuando el hombre fue interrogado el mismo sonrió complacido y le respondió.

―Cuando haces algo que amas no existen días perdidos. Cumplo mis sueños cada día y hoy no es la excepción― En su voz había la voz tranquila de alguien que era sincero y pese a haber visto muchas cosas. Sabiendo que la rubia estaba acorralada en gran parte a aquello de dar consejos directamente decidió hacerlo él mismo ―Llegará el día donde veas el pasado con buenos ojos, tal vez incluso te rías dándote cuenta que algunos problemas no son tan graves como te los imaginas― haciendo especial referencia a la edad que el otro aparentaba tener, por su parte la muchacha preparaba otro trago, había estado callada un rato para el momento, había tenido otra idea. Mezcló whisky escocés con amaretto y hielo. Dejó una bebida fuerte frente, era una bebida que hacía referencia a la película “El Padrino”. ―Algo así, en la tierra, en su tiempo, la mafia italiana fue reconocida y temida en todo el mundo, ahora, con lo que hemos visto, simplemente los recordamos como una muestra de arte―

La rubia se acomodó sus largos cabellos y sus violetas ojos, en vez de mirar a la bebida o al anciano se fijaron en el joven, sentándose en la banca que había tras la barra (que tantas patadas había llegado a recibir en el pasado cercano) y lo miró a los ojos

―Mi vida no es plena, me dedico a emborrachar a la gente hasta que se les olvide como se llaman― bromeó sonriente aunque se llevó una mirada algo molesta del viejo. ―Y no es que diga que dejándome llevar sea bastante infeliz. Como están las cosas en Eden siempre hay algo interesante― y se rió, en parte sencillamente por el comentario y en parte por mera educación ante aquello ultimo ―Es cuestión de práctica, lo malo es que lo haces una vez y ya no puedes dejar de hacerlo―

Todo estaba muy silencioso, los clientes comenzaban a irse y los que no estaban atentos a sus relojes, no viendo en algunos casos la hora de volver a sus hogares y en consecuencia la rubia miró en dirección a su PDA, faltaba poco menos de una hora para cerrar el bar. Lo que le gustaba de esas noches tranquilas era el hecho de que no tenía que empujar a la gente a la salida, de hecho, ni siquiera necesitaba ayuda con la seguridad.

―¿Y como ves tú el futuro? El tuyo― preguntó tal vez de manera demasiado directa. De cierta manera cuando los ebrios respondían preguntas tendían a ser sinceros o a no tener la intención de mentir pero a veces le daban respuestas cuando menos originales. “Aunque suena demasiado… Despierto como para estar muy ebrio… No, es cierto, le di mucho de golpe, cuando digiera el alcohol va a ser que probablemente tenga que llamar un taxi si no puede caminar” La razón de aquellos pensamientos era que generalmente no tenía que prestar mucha atención a los que embriagaba, más que nada porque solían o tener experiencia o ir acompañados.



"Pensar" - —Hablar— - Narrar
avatar
Taia Valkyrie

Edad : 24 años
Ocupación : Barwoman
Raza : Cyborg
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Ispago el Mar Nov 15, 2016 7:02 pm

Una de dos, o la camarera era una experta en el arte de alcoholizar a sus clientes o el suelo temblaba por sí solo. El chico se dejó caer sobre la barra sin demasiado cuidado por su barbilla ni por la madera de este, aunque por suerte para él, ninguno sufrió daños importantes.

La respuesta del hombre le sacó una sonrisa a Ispago, ver un hombre satisfecho con su vida alegraba el corazón de cualquier persona, ademas, la bebida había conseguido que la parte mas sentimental de Ispago floreciera, así que cualquier cosa le podía parecer una fantástica lección moral.

El comentario de la camarera le sentó como un jarro de agua fría, su mirada, penetrante y profunda, mostraba que la mujer había pasado por muchos baches en su vida, que había tenido que aprender y madurar a las malas. El chico se mordía la lengua para no pedirle a gritos que le contara su historia, pero era obvio que la cosa acabaría con Ispago medio muerto gracias a un buen castañazo de ella.

-Bueno...- Dijo intentando sacar una sonrisa sincera de la joven- No voy a decirte cosas del tipo, pues llegar a hacer lo que quieras o seguro que cualquier día encontrarás tu pasión- Se paro para tomar aire, admirando los ojos de la joven esperando que le ayudaran a encontrar las palabras adecuadas- Esta mas que claro que las has pasado malas épocas, así que seré directo: En la vida o actúas o te tendrás que conformar con lo que decidan los demás, así que...- Iba a continuar con otro de sus discursos, pero un mensaje sonoro le interrumpió.

Izo un rápido gesto para pedir una pausa, mientras leía su PDA. Tardó tres segundos en maldecir el destino, otros dos en poner un par de billetes sobre la mesa y otros seis para decir: -Quédate el cambio. Sé que no me creerás, pero un ejercito invasor esta masacrando civiles en un pueblo a una hora a pie de aquí, si sabes de alguien dispuesto a llevarme a la boca del lobo a asesinar a cada hijo de puta invasor tendrá mi admiración y un buen fajo de billetes-
avatar
Ispago

Edad : Ni idea, aparenta unos 20
Ocupación : Teniente
Raza : No se sabe
Origen : Desconocido, para variar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Taia Valkyrie el Miér Nov 16, 2016 12:34 am

¿El suelo acababa de temblar? Había que existían los temblores o terremotos sin embargo nunca había sentido uno en primera mano ¿Por qué lo haría? En Eden no debería de suceder aquellas cosas, ignoró que el muchacho había caído a manos de la barra, consecuencia del alcohol y al igual que los demás alzó su cabeza y miró alrededor como un animal desorientado sin embargo tras un par de segundos de movimiento el suelo se calmó.

Apenas prestó atención a lo que el muchacho le había dicho y se volteó al barman que les hacía compañía esa noche que la miraba serio pero se encontraba sin palabras para la mirada interrogatoria. Al final, el único que pudo darle una respuesta fue el cliente alcoholizado que estaba frente a ella el cual recibió un mensaje y le comunicó su significado. Reconocía el logo de la armada de Eden en su PDA, sin duda en otro momento hubiera mostrado su desanimo sin embargo, al escuchar la noticia, reconocía que era el momento de ser suficientemente madura como para aceptar olvidarse de sus diferencias por un momento.

Los demás también habían escuchado aquello y se notaban nerviosos, sentían el peligro inminente aproximarse hacia ellos, Taia por supuesto que estaba nerviosa sin embargo no podía permitir el pánico, entre los susurros alzó la voz. ―Muy bien ya escucharon. Por hoy cerramos. Quiero que vayan todos a resguardarse en sus casas― dijo con voz autoritaria, al escucharla su padre salió de detrás de la puerta, mirándola algo sorprendido por el tono de voz que manejaba ―Papá, que bueno que llegas. Necesito que vayas a casa y cuides a Leah por mí, que no sepa nada de esto a menos que deba―

Se inclinó y tomó a Ispago del hombro, su mirada era seria. ―Quiero que uses la cafetera y le des el café más cargado que puedas al chico― y luego pasó a mirarlo ―Estás ebrio, bastante, solo conseguirás que te maten si vas así― hizo una pausa soltándolo. Las personas estaban dejando el establecimiento mientras que la chica saltó por enfrente de la barra sin el mínimo esfuerzo, ajustándose sus brazaletes dorados, los cuales estaban atorados en sus muñecas y sacó de una trampilla del suelo munición. Explosiva y balística, llevándolas y abrochándolas en su cinturón, debería ser suficiente como para aquella noche, contaba con no estar sola, haría todo lo que estuviese en su poder para defender a su hogar, a su familia, fue por ello que se unió hace años a la armada.

―Puedes pagarme cuando hayamos botado a esos invasores de Eden― el hombre mayor salió de la puerta y dejó en la barra el café humeante antes de retirarse por la puerta. ―Bebe eso, en mi moto llegaremos en menos de cinco minutos, si el problema es tan grande como me lo imagino puedes necesitar algo de ayuda― Le sonrió segura, se estaba embarcando en una guerra sin saber si estaría sola con ese chico o si tendrían un ejército de su lado, pero aquello no importaba, era su guerra.

―Te esperaré fuera. No tardes― y finalmente salió por la puerta para encender la moto, confiaban en que llegarían rápido, lo suficiente ¿Qué era ese latir en su pecho? ¿Qué era esa sensación tan familiar que parecía haber olvidado o de plano desconocer en su totalidad? No lo sabía, lo único que sabía era que iría al fuego cruzado una vez más.



"Pensar" - —Hablar— - Narrar
avatar
Taia Valkyrie

Edad : 24 años
Ocupación : Barwoman
Raza : Cyborg
Origen : Eden

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahogando penas [Priv. Taia]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.