links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Dom Ago 20, 2017 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Dom Ago 20, 2017 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

» Magic World War [Afiliación élite. Cambio de botón]
por Invitado Jue Jun 29, 2017 5:36 pm

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Sáb Jun 04, 2016 12:57 pm

Recordaba, frente a la barra de un bar, lo sucedido días atrás. Su lesión del hombro no era más que una mera dolencia que se hacía notar en momentos de tensión o esfuerzo. Un pequeño recuerdo de su viajecito semanas atrás a aquella luna infestada de insectos alienígenas gigantescos. Qué horror de trabajo aquel. Odiaba los bichos más que nunca tras aquello.

Entre trago y trago, con su mirada perdida al frente, sentada en un taburete y apoyándose sobre los codos en la barra, suspiraba pesadamente. Iba por su tercera cerveza, y no tenía mucha intención de dejar de beber aquella noche. No cuando aun tenía en su cabeza la escena de la que fue su casa como un estercolero, a aquel que ya no llamaba de padre demacrado hasta el punto de ser irreconocible para ella y saber que su madre, o esa a la que llamaba madre, había sido asesinada por la mafia del lugar como castigo al impago del préstamo que pidió ésta para el pago a la inmensa cantidad de facturas de aquel despreciable y repugnante hombre. Ya no le valía tirarse al alcohol y ser un maltratador, sino que además ahora era un ludópata que había quintuplicado sus deudas.

-Tsk… -chasqueó asqueada al venirle a la mente la cara de aquel hombre, llevándose la estrecha boquilla de la botella de cristal a los labios, dándole un buen trago que lejos estaba de sacar su lado más femenino.

En realidad esperaba a alguien, no había ido por amor al arte aun local, sola, solo para tomarse una cerveza tras otra. Para eso se quedaba en su diminuto apartamento alquilado, por lo que había mandado un mensaje a una persona que la conocía desde mucho tiempo y que era con la única que se podía abrir y desahogar de todas su preocupaciones. Puf Blaze. Amigo, confidente, y como todo en su vida, un hermano. Pero sobre todo era un gran amigo con el que evitar solitarias noches como las que había estado teniendo estos últimos días.

Sin prestar atención a los que pasaban a su espalda, y  menos aún a esas miradas traviesas, indiscretas y lascivas hacia su figura, bebía a la espera de su amigo. Ojeada de vez en cuando el reloj de su celular, con la mirada perdida, su semblante serio y una mirada cargada de decepción y rabia en sus ojos azules marinos.

Ropa (la habitual):



Última edición por Kaori Kanzaki el Mar Jun 07, 2016 6:27 pm, editado 1 vez


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Puff Blaze el Sáb Jun 04, 2016 9:19 pm

Se lo advirtió mil y una veces, que si volvía a Edén, que se quedase con él, que siempre había hueco para ella en su casa. Pero en el fondo, sabía lo obstinada que era Kaori, y no se lo podría reprochar aunque le fuese la vida en ello. Por eso, sabía lo que tenía que hacer, lo que iba a hacer, lo que siempre hacía por ella: Ir a su lado. La chica de pelo azabache y fuerte carácter era para él familia, alguien a quien podía decir que quería. De todas las personas que más echaba de menos, era siempre a Kaori, su "mechgirl", su musa. Por esa y muchas más razones, sabía dónde la encontraría, qué iba a estar haciendo, y lo que ocurriría a continuación. Al entrar en el bar, las miradas se posaron en el drackoyano, el cual las ignoró totalmente. Fue directo a la barra, y apoyándose de espaldas, se situó al lado de la morena, para ver las caras de los parroquianos, que ya estaban haciéndose el sueco y echando la vista a otro lado. El barman apenas se pudo acercar más de un metro cuando Blaze ya pedía. Dos cervezas más, y dos chupitos de tequila... Hola "mechgirl". Dijo sin más, sabía de sobra que a Kaori no le iban los saludos ñoños e insulsos, le gustaba su espacio... Al principio, y eso Puff siempre se lo respetaba. No iba a darle un sermón, ni a cansarla con un "te lo dije", así que se esperó a brindar con ella con el primer chupito, y tras encadenarlo con un trago de cerveza, se giró y se puso más cerca de ella. Ya le has visto... ¿Verdad? ¿Cómo va tu hombro? No buscaba ni mucho menos que le contase toda la historia de sus padres y su barrio, solo quería una confirmación, y por lo menos, en la misma frase cambió de tercio.

Conocía de sobra esa cara, y no le hacía falta mucha respuesta, solo esperaba a que ella arrancase, y seguiría después su ritmo. Si había algo especial en la relación entre ellos dos, es que Blaze siempre era comprensivo, no la atosigaba, ni la forzaba a decir las cosas. Se esperaba pacientemente a que ella misma se soltara. Y siendo un ambiente de beber y de meterse veneno al cuerpo, sacó una pitillera de metal, y la puso en la barra. Blaze solo fumaba en contadísimas ocasiones, y en una tan amarga como aquella, en la que su mejor amiga, la mujer a la que incluso pensaba que amaba, estaba por los suelos, la mejor forma de quitarse el "blues" sería bebiendo, fumando, contarse las penas, y pasar la noche juntos. Kaori había vuelto, y no pensaba soltarla, ni que se le escapara... No, esta vez no.


WE FIGHT FOR A BRIGHTER TOMORROW:
avatar
Puff Blaze

Edad : 24 (22+2 de avance de lore)
Ocupación : Fuerzas Especiales, Capitán
Raza : Drackoyano
Origen : Imperio Drackoyano, (parte de padre), crianza en la Tierra y en Edén

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Dom Jun 05, 2016 7:26 am

No le hizo falta girar el rostro para saber que el saurio rojo había llegado y estaba a su lado. Primero por su voluminosidad. No era precisamente pequeño el saurio, y menos aun de estatura media alta. De aquel local podría ser, si no el más alto, uno de ellos. En segundo lugar, por su olor tan peculiar. Reconocía su aroma intenso pero agradable donde fuera. Y por tercer y último lugar, por su voz. Esa voz que lejos estaba de ser la de aquel jovencito que había visto por primera vez años atrás. Era una voz más madura y grave a la de entonces.

Pese a saber de su llegada, no le miró. No desde el principio. Cuando les sirvieron los chupitos y las dos cervezas le echó un ojo de reojo al grandullón de su amigo, que se pimplaba de un trago el chupito y, de seguido se atrevía a darle un largo lengüetazo a la cerveza. Al  dar por hecho lo que había visto, Kaori tomó su vasito, se lo tragó de una sola vez y como Red, pasó a darle un trago  a la cerveza, suspirando y, segundos después, asentir con la cabeza con desgana. –Ahí  va. Ya está casi curado. –Respondió y un nuevo trago a su cerveza permitía mantener a la morena una actitud de aparente seria despreocupación.

Uno, dos, tres…. Casi diez segundos transcurrieron hasta que la chica, sentada en el taburete, dignase su rostro a  mirar a “Red”. En él podía confiar, y era por esa razón por la que callarse sus pensamientos y preocupaciones con él no era, ni sano ni beneficioso. Era la única persona en la que confiaba. Por la que podría su vida en juego.  –Podías haberme…. ¡Tsk! –Iba a culparle de que no le avisara. De que no le dijera nada al respecto. Que le hubiera evitado tener que descubrirlo por sí misma. Pero se interrumpió enseguida chasqueando l alengua y escrutando su cerveza con la mirada. No se merecía Puf ser culpado sin motivo. El no tenía la culpa de nada. – Esperaba encontrarme todo como cuando me marché, ¿sabes? Un padre borracho y una madre deslomada. –No hacía falta explicarle que la suma de aquellos dos adjetivos, respectivamente, indicaban una clara situación de maltratos en su casa. Esa era la causa principal de que de joven se escapase de casa e incluso acabase por entrar a una banda de jóvenes delincuentes de barrio. –Y lo que me encuentro es un adefesio, un barrio sumergido en la delincuencia y que… -Lo que más le dolía era que la que había sido su madre hubiera muerto a manos de la mafia por asumir una deuda imposible de pagar teniendo a ese gasto continuo que era su padre. –Aaah… -suspiró, dando otro trago a la nueva cerveza pedida por Puf, que humedecía y refrescaba sus labios. Su mirada rasgada y dura era una defensa para contener su tristeza y debilidad. –Me jode que todo acabase así… Hace años que me distancié de ellos, pero, no sé… -Estaba aturullada, y la soledad de los días en aquella ciudad, sin nada que hacer, hacía que le diera vueltas a la cabeza. –Esperaba que hubieran cambiado. Pero para bien, no así. –Tenía ese complejo de afecto familiar por carecer de él. Por eso su decepción. Había esperado encontrarse en su regreso la situación de siempre o una mejor, pero no algo tan decadente. -Aunque capturemos a los malos, ¿qué sentido tiene? Saldrá otro a ocupar su lugar que corrompa a la gente.

La siempre eufórica, positiva y atrevida Kaori, segura de sí misma y férrea defensora de establecer la paz y descubrir diferentes mundos, se mostraba alicaída, desganada y cansada de todo.


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Puff Blaze el Dom Jun 05, 2016 8:44 am

Cuando Kaori miró a Blaze, se encontró con sus ojos azules, dulces y tiernos, y una sonrisa melancólica. Viendo como estaba ella, hizo un gesto que seguramente nadie más podría hacer. Con su mano, le apartó levemente el pelo tras la oreja derecha de la morena, para luego volver a darle un trago a la cerveza. Suspiró totalmente empático con la situación de la chica. Podía comprenderla, pues el papel que ambos desempeñaban como defensores del pueblo, no era precisamente el más agradecido, ni el más pagado, y en ocasiones, ni el más reconocido. Así que momentos así, en el que el ánimo caía hasta los pies y uno no veía sentido a lo que hacía. Pero no iba a permitir que la chica de sus sueños cayera al abismo. No mientras él estuvera allí.

De una sentada, se terminó la cerveza, y se acercó a la máquina de música, que aunque informatizada, seguía teniendo el aspecto de una gramola de los cincuenta. Metiendo su monedero de créditos, que era como una pequeña tarjeta, empezó a mirar canciones, hasta encontrar una muy especial y animada: Radio Girl, de Volbeat. Recordaba cuando la ponía en su habitación en la Academia, y Kaori y él se ponían a estudiar, o prepararse los deberes, o simplemente hacer el idiota y retozar. Con aquella mezcla de hard rock y rockabilly, usó su cola para agarrar la cintura de la morena, de un modo cariñoso y divertido, y traerla hasta una mesa circular. Ahora siéntate y sonríe nena, la noche acaba de empezar. Si había alguien que intentaría arrancar una sonrisa a su chica, aunque fuese en el infierno, era Blaze. Dio dos golpetazos con la palma de la mano en la barra, y el tendero se espabiló rápido. Dos jarras bien llenas de cerveza, una botella de tequila, y dos vasos de chupito, espabilando. Pasó su tarjeta de créditos por el lector, dejando claro que la borrachera de esa noche iba a ir de su cuenta. Con toda la bandeja preparada, se sentó frente a Kaori, e hizo lo que la chica seguramente sospecharía: Una ronda de subarinos. Consistía en llenar los vasos de chupito, y echarlos dentro de la jarra, haciendo una combinación deliciosa, pero también de pegada fuerte. Le tendió la jarra con el chupito dentro a la morena, y alzó su jarra, sonriendo de esa forma que solo lo hacía con ella. En su fuero interno, mucho se temía, que estaba loco por Kaori. Mira, muchas veces nos caemos, y tenemos mucha mierda que hemos dejado atrás. Pero la Kaori que yo conozco, no se dejaría derrumbar por algo así. Eres fuerte, hermosa, y la mejor mecánica de la Armada. Has sobrevivido a invasiones de Zentran, a plagas Zerg, y a cuatro años con el colonizador Terra IV... Eres mi valkyria, y como tal, brindo por ti, y porque se que puedesir más allá, más alto, y... No quisiera que estés triste cuando veas el regalo que tengo para ti... Dijo de un modo misterioso, mientras acompañaría a su mecánica a beber al menos media jarra. Con un guiño, dejó encima de la mesa unas llaves de contacto de un vehículo. No podría significar mucho, salvo que en la insignia, ponía algo muy antiguo, casi de museo, una obra de arte: Harley Davidson. Con la pegada del submarino, suspiró ante el empaque de la bebida. ¡Aaahhhhh! Hasta la última bala, hasta la última gota nena. De aquí no salimos hasta que estemos cantando "sweet home Alabama" ¿Te acuerdas? Le mencionaba un episodio algo vergonzoso, pero a la par divertido, en el que en una fiesta de fin de curso, los dos, totalmente borrachos, cantaron en un karaoke "sweet home Alabama" tan mal, que los echaron casi a patadas. Para lo malo, para lo bueno, para lo triste, lo alegre, y hasta para lo extraño, Puff siempre estaba ahí, alzando su jarra, sonriéndola, abrazándola, a su lado.


WE FIGHT FOR A BRIGHTER TOMORROW:
avatar
Puff Blaze

Edad : 24 (22+2 de avance de lore)
Ocupación : Fuerzas Especiales, Capitán
Raza : Drackoyano
Origen : Imperio Drackoyano, (parte de padre), crianza en la Tierra y en Edén

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Dom Jun 05, 2016 3:09 pm

Puf había escuchado en silencio sus dudas referentes a lo que hacían. El sentido que tenía aquel trabajo si siempre seguiría el mundo igual fueran donde fuesen. Sin embargo, al verle marchar no pudo evitar no girarse en la banque y seguirle con la mirada. En un primer momento temió que tuviera intención de largarse de su lado y abandonarla por verse tan débil y apagada. Algo que odiaba pues la debilidad, aunque fuese por verse vulnerable en un momento como el suyo de desmotivación y decepción consigo y el mundo en el que vivía, la hacía sentir un lastre. -¿Mh...? –Entonces vio a su amigo ir hacia la gramola del bar y, tras trastear un poco en ella, escuchar el más reconocido comienzo de “Radio Girl” de Volbeat. Aun así, hacía falta algo más que una canción del pasado para sacarla del pozo en el que había caído al chocar con la realidad más cercana. Pero para Puf no iba a ser un reto salvarla.

Se dejó llevar a él y ocupar uno de los acolchados asientos de una mesa. Aunque no del todo, la negatividad empezaba a mitigarse con la misma facilidad con la que un poco de brisa era capaz de despejar el más intenso y oscuro de los humos. Así pues, sonrió al verle marchar y pedir aquello que trajo a no tardar. El saurio imponía y se hacía notar por sí solo como para que el barman le desatendiera tan fácilmente. –Hace años que no me preparo uno de estos –dijo dejando preparar los submarinos. La mujer tenía un buen aguante al alcohol por las cantidades que solía beber aquel gigante, pero aquella jarra con submarino dentro iba a ser el pelotazo final de la noche después de las casi cuatro cervezas que llevaba durante la noche. Tomó su jarra con un aspecto algo mejor por aquellos buenos recuerdos que le venían a la cabeza. Todos. No había ninguno malo.

Sus palabras lograron conquistar su corazón y levantar su autoestima. Tenía razón en todo. Ella no era así, y aun teniendo esos momentos de duda, solía sobrellevarlo mucho mejor que ahora. ¡Por las tuercas sueltas de un robitor! Había vivido realidades peores, no podía caer por algo de lo que en el fondo era consciente. “Siempre que haya gente dispuesta a sacrificarse por otros habrá gente dispuesta a hacer lo que sea pisando a los demás.” Recordó las palabras de aquel hombre que pagó su ingreso en la academia y le regaló la espada que siempre solía portar en sus misiones. Sonrió, no dejando que las penas la ahogaran. Además, que estaba Puf. Él nunca dejaría que tocase fondo. -¿Un regalo? ¿De qué se trata? – Preguntó, viendo después las llaves. –No…-Abrió los ojos y le miró a Puf y a las llaves intermitentemente, no creyéndose aquello. -¿En serio? No...Es una broma… –Una sonrisa de plena felicidad se plantó en su rostro. Eran las llaves autenticas de una Harley Davidson. De una Harley autentica, no de una imitación barata para coleccionistas cuyas piezas eran todo mera fachada de esas cuyo motor era todo moderno y actual. Este era de motor humano. De los de engrasar y echar gasolina, nada de combustible eco-procesado a base de componentes potenciadores o motores magnéticos con baterías recargables por rodamiento. - Dime que es un sueño –decía sin salir de su asombro, y eso solo con la llave de contacto, la cual tomó para verla de cerca. –Eres increíble. Un increíble idiota –le dio un golpecito en el hombro con el puño, cariñosa y sonriendo más animada que hacia unos minutos.

Bebió un trago no tan largo como el Puf pero largo para ella. Al tragar cerró fuerte los ojos por el potente tequila mezclado con la cerveza. –Waah. Uf, no lo recordaba tan…  Uahg, jaja… -después de acostumbrarse al sabor de la cerveza, un golpe de tequila después de años sin probar tal mezcla, le sentó como un puñetazo a los sentidos. -¿¡Que si me acuerdo!? Jajaja, como para olvidarlo. Ninguna borrachera borrará esa noche en la vida. –Rió por recordarla. Lo peor es que además de acordarse tenían fotos que ahora estarían guardadas en algún archivo de el disco extraíble que tendría entre sus cosas personales en el apartamento. -Los del local aun tienen pesadillas con nosotros, jajaja -de la canción  solo llegaban a decir Alabama correctamente, el resto, incluso los sonidos instrumentales era sonidos inentendibles para odos salvo ellos.

Le miraba a los ojos con otro brillo. Uno que solo lograba sacarle Puf mezclado con el que solo podía sacarle el alcohol.

La canción de  Radio Girl había terminado y empezaba a dar paso otra canción a elección de otros clientes.


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Puff Blaze el Dom Jun 05, 2016 4:07 pm

Lo había conseguido, la primera sonrisa por parte de Kaori había aflorado. Sabía de sobra que encontrar esa vieja antigualla y regalársela le haría muy feliz. Es un pedazo de chatarra, y le hace falta mucho trabajo, pero pude encontrar también el bloque motor y algunas piezas se pueden fabricar. Si te portas bien te la enseño para el desayuno. Dijo con un guiño sugerente y sensual, a la par que parecía que se estaba guardando algún as en la manga. Sin embargo, eso se lo reservaría para más adelante. Con otro tiento, remató la jarra, y sujetó con los dientes el vaso de chupito, haciendo un gesto para que sirvieran otras dos jarras. Dale caña nena, que te quedas atrás. La instaba a que se tomara la última ronda, antes de reírse a pulmón abierto con el recuerdo. Jajajajajaja, si es cierto, al final creo que hasta te pusiste celosa de un interceptor clase G30 porque le estaba tirando los tejos, y fue la primera vez que te vi de morros. Esa noche me diste la espalda todo el rato como castigo, mientras me decías: "Si quieres atenciones, vete con ese cacharro del demonio". Comentó haciendo un poco de teatro para imitar a Kaori y hacer más el payaso para hacerla reír. Y tras esas risas, ese silecio en el que ambas miradas se tornaron casi eternas, sus instintos florecieron. Sus feromonas salieron disparadas, al igual que su hocico, y ocurrió, la besó.

Fue instintivo, y los recuerdos de la adolescencia, el sabor de la cerveza, y el tequila, no eran nada en comparación con el dulzor de los labios de Kaori. Y entonces, se despertó y se echó atrás rápidamente. ¡Pe... Perdona! Ha sido instintivo, no se qué me pasaba por la cabeza, es que... Bueno, hace años que no hace falta que te explique nada. Había vuelto instintivamente ese Puff seductor, cariñoso, sensual, atento. La cola del saurio ya estaba enroscada en la pierna desnuda de Kaori, acercándose de forma sugerente, peligrosa, pero no invasiva, hacia donde sólo él ha tenido el privilegio de estar hace años. Estaba claro, de que la morena tenía un influjo muy especial en él, pues se había convertido en una mujer increíble. Dejando aquel dulce beso un poco aparte, metió otro chupito en su jarra nueva. Alzándola, le dio tal tiento que casi se bebió tres cuartos. ¡Uuuuufff! Creo que estoy perdiendo un poco el timón nena... Suerte que te tengo a ti para saber que me pierdo entre los mejores brazos que un hombre puede desear. De haber sido otro hombre, desde luego, habría visto a Kaori desenvainar su peligrosa katana, y apuntar en el cuello al desgraciado. Pero con Puff no podía ser así, porque se lo había ganado, se había ganado la confianza y el cariño de esa mujer día a día. De ser por él, hasta recibiría un tiro por ella. Fue entonces, cuando hubiesen terminado las jarras, que se levantó, y cogió agresivamente, y sensualmente a su mecánica por la cintura, haciendo claras sus intenciones, pues jamás iría de medias tintas con ella. Quiero seguir la fiesta en privado. Solos tú y yo, esa botella, buena música, y nadie más. A la mierda con todo lo que hay allá fuera... Te quiero solo a ti, Kaori Kanzaki... Dime ¿Me querrás solo a mi esta noche? Porque si me dices que si, soy todo tuyo. No se cortó un pelo, le había demostrado sus intenciones para con ella, sin florituras, ni flores ni bombones, ni música suave. Solo ellos dos, contra el mundo, contra toda adversidad. Si no ¿Acaso no sería tan divertido?


WE FIGHT FOR A BRIGHTER TOMORROW:
avatar
Puff Blaze

Edad : 24 (22+2 de avance de lore)
Ocupación : Fuerzas Especiales, Capitán
Raza : Drackoyano
Origen : Imperio Drackoyano, (parte de padre), crianza en la Tierra y en Edén

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Lun Jun 06, 2016 6:06 pm

-¡Ey! Ni se te ocurra llamar chatarra a una Harley. Esté como esté es una joya. –Reprochó fingiendo esa indignación por le calificativo de chatarra con el que Puf menospreciaba lo mucho que le habría costado conseguir aquella reliquia. Eso, o había tenido mera suerte. No había muchas de estas en los desguaces, y mucho menos que siguieran los motores en bloque. Estaba ilusionada por aquella maravilla de la mecánica, y eso se reflejaba en sus ojos, que brillaban con intensidad. -¿Tengo que portarme bien? Mm… no sé si podré –sonrió coqueta, divertida y viéndole pimplarse la jarra y pedir otras dos. –Tsk, solo te estoy dando ventaja, grandullón –respondió a su comentario, tomando la jarra con ambas manos y, sin parar y sin saborear, tragar sin piedad aquel dorado licor, cerrando los ojos por el tequila que contenía y potenciaba sabores. Y no solo eso. También potenciaba el nivel de las propias cervezas. –BUAAAh… -Resopló agitando la cabeza, sonriendo después y abriendo un ojillo mientras se sujetaba un momento a la mesa, riéndose a carcajada limpia de aquellos recuerdos , ruborizándose por los que expuso Puf. Maldito saurio… -¡Yo no estaba celosa! Y no pongo morros –dijo algo más bajito, poniéndolos, ruborizada por el calor del alcohol y lo vergonzoso de aquel momento. Si es que aun podía recordar esa noche. De forma borrosa y con muchos saltos temporales desordenados pero lo recordaba. – ¡Fue peor lo tuyo! –Soltó con el dedo acusador. El alcohol le daba la soltura que solía tener sobria y que con su decaída de estos días había perdido. –Te recuerdo “ese” comentario a tu querido interceptor. “Ey, fiera, que calientes estás. De-deja que te funda.” –Le imitó entonces ella, poniendo voz grave e incluso imitando como mejor pudo dado su incipiente estado de borrachilla, esa mirada cautivadora y seductora, así como su porte de macho, diciéndole esto a Puf a los ojos haciéndole tomar el papel del interceptor.

Las risas al recordar aquella noche estaban aseguradas se hablara de que se hablase, dándole pequeños tragos a su nueva jarra de cerveza hasta el punto de, sin darse cuenta, haberse tomado casi media jarra. Entonces, lo inevitable sucedió. Más a aquella distancia. Un silencio, un cruce de miradas y sentir una atracción más que conocida. Era como una necesidad. Sin embargo fue Blaze quien tomó esa iniciativa. Fue breve pero intenso. Todo lo intenso que puede ser un beso fugaz y generado por el impulso. Kaori sonrió suave y progresivamente por su disculpa tan sobresaltada. Una vez fue consciente de lo que había pasado. Iba con unas milésimas de retraso su cabeza. –Sssh... sólo déjalo pasar –dijo poniendo su índice sobre sus labios. Como se le antojaba volver a besarlo.

El grandullón se distrajo con su bebida, engulléndola sin piedad ni remordimiento alguno, dándole un nuevo pelotazo de los buenos al saurio. –Jajaja, ya no sé si entras en mis brazos, “pequeñín”, pero… -se inclinó de  costado un poco hacia él, hablándole confidencial a pesar de estar en una mesa para ellos solos en uno de los rincones del local. –algo apañaríamos –dijo con un tono seductor sin intención. ¿O sí? La  presencia de Puf, los recuerdos, su atracción más que física y química, el alcohol… Todo era una potente mezcla que hacía que,  dentro de la confidencialidad que tenían por su cercanía, e incluso tras años distanciados, sonase de aquella forma. Seductora, confidencial y traviesa. –¡Jajajaja! –dicho aquello se separó de nuevo y rió sin mucho sentido. Por mera felicidad. Estaba borracha. No había que buscarle porqués a lo que hacía. -¿Eh? –la cola del saurio se enroscó de golpe y con firmeza a su cintura, quedando estrechamente cerca de Puf y de pie. Y menos mal que la sostenía él con la cola o sus piernas no hubieran sostenido de primeras su peso tan repentinamente. Por ello mantenía sus manos en el pecho ajeno. Firme y duro.

Entrecerró los ojos tras su petición y propuestas prometedora promesa de poseer para ella sola todo aquel cuerpo. –Tsk, ¿en serio tienes que preguntarme estas cosas a estas alturas…? No soy una más en tu lista, soy la Primera… -Le recordó, mirándole con sus azules ojos de forma rasgada. Bien porque tan de cerca no le lograba enfocar bien, y porque que fuese tan educado incluso cuando estaba borracha, era algo que, aunque se le había olvidado tras estos años, recordaba ahora que le sacaba un poco de quicio. Ella, tan impulsiva en lo que hacía, mientras que él tan educado incluso para invitarla a pasar un ajetreada noche entre las sabanas. – Y por eso mismo, siempre vas a ser mío. No tienes que pedirme serlo...–Terminó diciendo cerca de sus labios, rozándolos al principio y, sin contenerse más, besarle con más pasión y contacto aunque despacio. Sin prisas.

Todo parecía ir rápido a su alrededor, mientras que el área que ocupaban ellos dos transcurría a un ritmo más pausado.

Kaori seguía en pie gracias a esa ayuda extra de la cola de Puf, pues, aunque sus piernas ya pudieran sostenerla, su equilibrio era el que flaqueaba ahora.

-¿Vamos…? –dijo por permanecer allí en pie los dos. –¡Hip!


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Puff Blaze el Mar Jun 07, 2016 2:17 pm



WE FIGHT FOR A BRIGHTER TOMORROW:
avatar
Puff Blaze

Edad : 24 (22+2 de avance de lore)
Ocupación : Fuerzas Especiales, Capitán
Raza : Drackoyano
Origen : Imperio Drackoyano, (parte de padre), crianza en la Tierra y en Edén

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Mar Jun 07, 2016 6:25 pm



we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Puff Blaze el Miér Jun 08, 2016 2:35 pm



WE FIGHT FOR A BRIGHTER TOMORROW:
avatar
Puff Blaze

Edad : 24 (22+2 de avance de lore)
Ocupación : Fuerzas Especiales, Capitán
Raza : Drackoyano
Origen : Imperio Drackoyano, (parte de padre), crianza en la Tierra y en Edén

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de confidencialidad (Priv. Puf) [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.