links
staff
Eve
LOGIN

Recuperar mi contraseña

last posts+ -
Últimos temas
» Alyawmn Wa Lghad
por Corvo Attano Ayer a las 4:26 pm

» Normas
por Amarelo Ris Ayer a las 2:43 pm

» Registro de fisicos
por Amarelo Ris Ayer a las 2:39 pm

» Black Dragons (Grupo 2)
por Stella Koslova Vie Ago 18, 2017 12:31 am

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
por Invitado Jue Ago 10, 2017 9:18 pm

» Ao no Sekai Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:07 am

» Black Dragons (Grupo 1)
por Orit Arouk Miér Jul 26, 2017 9:34 pm

» ~Hayate School~ [Cambio de Botón-Élite]
por Invitado Miér Jul 26, 2017 9:33 pm

» Searching the Photon Power Energy
por Owen Metaxas Mar Jul 25, 2017 7:43 pm

» Kanimes - Foro Anime [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Jul 20, 2017 1:02 pm

» Again Again [Updated]
por Alpa Aquaurus Miér Jul 19, 2017 9:01 pm

» Registro de Temas Cerrados
por Allegra B. Baglietto Mar Jul 18, 2017 7:26 pm

» 4° Batalla por La Luna (Autoroleable)
por Leila Malkal Mar Jul 11, 2017 5:59 pm

» Registro de Facciones y Razas adicionales
por Atriox Miér Jul 05, 2017 1:01 am

» La guarida de los monstruos (Comando Swag)
por Ispago Lun Jul 03, 2017 4:42 pm

» Creative Kingdom [af- Élite - Cambio de Botón]
por Invitado Lun Jul 03, 2017 1:53 pm

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
por Invitado Dom Jul 02, 2017 11:18 pm

» i. Cerberus 0.25. (Autoroleable)
por Jun Xian Shi Shì Sáb Jul 01, 2017 4:16 am

» Fairy Tail Rol [Afiliación Élite]
por Invitado Vie Jun 30, 2017 2:44 am

» Magic World War [Afiliación élite. Cambio de botón]
por Invitado Jue Jun 29, 2017 5:36 pm

who's online
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 56 el Vie Mayo 01, 2015 1:19 am.

afiliados
Spektrum² ©2015 Haru - Todos los derechos reservados. El contenido original de este foro está registrado bajo derechos de autor. Queda prohibida su remezcla (edición) y reproducción(copia).
[Declaración de copyright]

Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Eve el Miér Jun 01, 2016 11:01 pm

Era todo tan extraño y familiar a la vez. La chica despertó en una cama desordenada, había papeles escritos con bolígrafo negro y azul por todas partes con anotaciones tan pequeñas y dibujos tan indescriptibles que desde donde estaba ni siquiera podía diferenciar en profundidad unos de otros. Posó su mano en su propia frente, al parecer sentía dolor de cabeza pero en realidad no sentía nada. Se sentó en su cama, estaba demás decir que estaba segura de no haberse dormido en una habitación así. Sentada en la cama se sintió extrañamente alta, como si su cuerpo fuera mucho más grande de lo normal.

Se escuchó a si misma suspirar y en la distancia numerosos sonidos, algo parecido a un motor pequeño, sonidos de vidrios, burbujeo. Se levantó de la cama, si, definitivamente era mucho más grande que normalmente y veía como su cabello oscuro caía por sus hombros, justo sobre lo que parecía ser una bata de laboratorio. Observó una de sus femeninas manos, mientras caminaba apresuradamente hacia la puerta, subir una de sus mangas, observando sobre la cara interna de su muñeca un reloj, eran las 9:08 am pero la fecha que ponía el reloj tras las manecillas a sus ojos era borrosa. Volvió a mirar al frente, había pisado con sus pies descalzos varios papeles en su camino a la salida y finalmente abrió la puerta.

La muchacha en ese momento abrió sus ojos, ahora el dolor de cabeza era real así como una sensación general de debilidad. “Debí haberme desmayado” Sentía movimiento a su alrededor, lo notó y se sentó, si, ahora estaba segura de que era ella, aquella desgastada chaqueta así como esa larga camisa cubrían su infantil cuerpo. Finalmente reconoció que el escenario en las ventanas a su alrededor se movía —El metro— susurró y con algo de dificultad se sentó bien pegando su espalda contra la pared. “¿Cuándo terminé aquí?” No podía decir por su cuerpo cansado si había sido mucho o poco tiempo. Miró a los lados, estaba sola, había estado escuchando un murmullo lejano desde hacía un rato y finalmente comprendió aquellas palabras mecánicas.

—9:16 am. Nos aproximamos a la estación Fuyuki— Decía la computadora por medio de un altavoz. No era la primera vez que tomaba el metro, era lógico que estuviera sola, a final de cuentas las personas iban al trabajo a las 7 y no volvían como mínimo hasta el mediodía en el caso de los estudiantes. Se llevó las manos a los bolsillos, aún tenía una abultada billetera en la cual estaban los pagos de los trabajos que había aceptado últimamente, sorpresivamente habían sido muy lucrativos. Por un segundo se paró a pensar que en los últimos tiempos apenas había mercenarios, la mayoría habían desaparecido “¿Habrán muerto?” Pensó de manera indolente. Miró al otro lado del vagón, al parecer no estaba tan sola. Un hombre mayor de 20 años, algo delgado, con una botella de algún alcohol fuerte (Tequila) abrazada le hacía compañía en su inconsciencia. A diferencia de ella estaba claro que le habían quitado muchas cosas, ni siquiera tenía zapatos.

Eve no fue menos, pasó a su lado y hábilmente coló su mano en el bolsillo del deshecho saco del ajeno sacando un billete de valor mediano (el único que quedaba) y luego lanzó de regreso la billetera al borracho. Una vez llegaron a la mentada estación la chica ya estaba mucho más recuperada. Bajó de un salto una vez las puertas se abrieron evitando hábilmente a la gente que intentaba subir. De allí fue a un pequeño local a un lado de la puerta de entrada, dejó el billete que había robado junto con un par más de su propiedad en la mesa y señaló lo que parecía ser un sándwich de queso con mantequilla, lechuga y otros condimentos y vegetales sobre el pan y luego una bebida energética. Ya con eso en una bolsa se sentó en una silla de la estación esperando el próximo metro para ir a las zonas bajas.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Dom Jun 05, 2016 8:32 am

Se encontraba en la estación de Fuyuki. Esperando coger el tren para ir a hacer una visita a un conocido que se encontraba en los barrios bajos de la ciudad, se encontró con algo que, aunque podía ser habitual, había algo que “chirriaba” en aquella ocasión. Sentada en una de las bancas dispuestas para que se esperase tranquilamente al tren, no quitó la vista de encima a una criatura que parecía ir sola dado que nadie parecía reparar en ella. “¿Esperará a alguien? No parece muy interesada en nadie.”-Se decía mentalmente, atenta en la menor sin molestarse en ocultar su interés y sospechas. “Su ropa no es de su talla. ¿Será de los barrios bajos? No tiene mucha pinta…” Su ropa denotaba que podría ser de aquel lugar, pero que no se interesase por nadie, aunque solo fuera por analizar posibles víctimas a las que echarle el guante a sus bolsillos. Nadie que no se hubiera criado allí dejaba pasar la oportunidad de tener algo de valor.

Así pues, sin más miramientos se puso en pie y se sentó junto a la chica. Una vez más cerca se fijó en sus pupilas. Eras rasgadas como las de los reptiles. Y de un azul oscuro tan intenso que parecían sacados de lo más profundo del mar. -¿Estás sola? ¿No te acompaña nadie, pequeña? –Preguntó. No sospechaba para nada que pudiera ser un peligro. En Eden vivían diferentes razas alienígenas, e incluso mestizos, así que no le sorprendía aquella apariencia, pero si lo joven que era. –Voy a los Barrios Bajos, pero si quieres te acompaño a donde vayas. No debería ir una jovencita como tu sola en el tren, y menos a estas horas. Son… -miró la hora de su celular. –Son las 4;38 am. No son horas para estar en la calle. –Hablaba con ella. Tal vez el tiempo de más que estaba volviendo a pasar con “Red” sacase su lado maternal, pues de lo contrario no se hubiera molestado tanto por la chiquilla.

Su aspecto, pero sobre todo su estilo de vestir tan fresco y urbano no es que dieran la impresión de ser de mucha confianza, pero sus modales, tono y sana mirada sí que demostraban esa confianza que un desconocido podría darte. Esa seguridad.

El tren llegó, parándose y abriendo las puertas. No iba muy lleno, y muchos iban dormidos. Era vagabundos, borrachos o gente de noche. Gente como la que se puso frente a la puerta más cercana a la de ambas chicas. Un grupito de pandilleros con ganas de divertirse un rato.

-Ey, guapas, ¿por qué no nos hacemos compañía mutuamente esta noche? Nos lo pasaremos bien, jeje..

-Algunos más que otros –intervino otro de esos tipos. Eran un total de cinco. Los tres restantes salían del vagón junto con los dos primeros, sonando la señal del tren de que se cerrarían las puertas, y el próximo era dentro de media hora.

-Yo me pido la pechugona. La niña para ti, que se que te molan. –se decían entre risas estos últimos, respaldando siempre a los dos primeros con unas posturas nada intimidatorias para Kaori, quien se mostraba tranquila. Cualquier mujer de su edad estaría sino asustada, preocupada.

-Creo que esta noche lo que mejor podéis hacer todos vosotros es, coger las escaleras aquellas –indicó la señal que indicaba la salida de la estación –y largaros a vuestra casa antes de que os enseñe la lección que no os han dado en casa. –Dijo sonriendo y guiñándoles al final. Coqueta. Los tipos se quedaron desconcertados, riéndose a carcajadas por las agallas de la mujer.


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Eve el Miér Jun 08, 2016 8:32 am

Realmente no estaba interesada en las pocas personas que estaban a su alrededor. Era cierto que no perdía la ocasión de conseguir dinero fácil, tal como había hecho antes sin embargo ella estaba unos pasos por encima de eso, era una mercenaria, aceptar un trabajo le podía dar más que el doble de lo que podría sacarle a todos en la estación, sus ojos reptiles, plateados como dos piezas de metal se fijaron en una mujer que le habló. Se le hacía extraño “¿Qué quiere?” Pensó no muy convencida de lo confiable que podía ser. Vestía de manera algo extraña, no evitó fijarse por un momento en la parte de sus pantalones que faltaba. Al saber lo que quería sabía que podía ser una suerte de emboscada pero simplemente le restó importancia. Terminó su comida y lanzó la servilleta en la que se le había dado al basurero a un lado de las bancas. Sin más alzó los hombros con poco interés y se hizo a un lado  como dejando que se sentara a su lado (aunque había un largo espacio de la banca a su otro lado).

Entonces escuchó al metro acercándose, miró pasar primero rápidamente frente a ella y luego irse deteniendo hasta que salieron tres sujetos, lo que decía no podía evitar que le recordara a su primer encuentro con Yuriko sin embargo, aquella similitud no se detuvo, luego salieron otras tres personas del vagón y “¡Oh!” Algo en su mente hizo click al ver que uno de los sujetos era el mismo del de la primera ocasión. No era el que había matado, por obvias razones, pero lo reconocía, había vendido la identificación que había robado de su cartera mientras estaba inconsciente por un precio bastante mediocre, el mismo estaba callado ante las amenazas de la mujer mayor, solo miraba a los ojos de Eve a la expectativa —Perderé el tren— susurró levantándose, dejó lo que quedaba de su lata en la banca, a diferencia de Kaori la mercenaria no era de amenazar. La tripulante debió sentir una ráfaga de viento cuando cual bala la pequeña corrió hacia los individuos. Solo había necesitado menos de dos segundos para hacer cambiar de tono la cara de aquel que la reconocía a uno más pálido. El tren cerró sus puertas.

Solo habían sido dos segundos pero tanto pasó, una imagen digna de una novela sudista. La chiquilla aprovechando la velocidad  se enfocó en el sujeto que estaba a la izquierda, frente a otros dos, el último era quien la reconocía. —¡Ahhhhh!— gritó el sujeto en agonía, la pequeña había sacado una navaja y apuñalado su vientre, no pudo evitarlo, accidentalmente empujó a los otros a las vías mientras la maquinaria cobraba velocidad, las ruedas pasaron sobre el vientre de uno de los sujetos quien intentó gritar pero terminó haciendo gárgaras mudas en su propia sangre, el segundo tuvo más suerte, intentó sujetarse a un vagón por lo cual cayó de lado al fallar por lo que las ruedas inmisericordes atravesaron su muslo u bíceps derechos dejándolo desmayado al no poder aguantar el dolor, recordando que las vías a final de cuentas también estaban imbuidas en electricidad ¿Habría muerto por la misma? No estaba segura. El sujeto apuñalado reaccionó y le dio un puñetazo en la cara, cosa que la hizo retroceder un par de pasos dejando que un torrente de sangre cayera al suelo.

El tipo sudaba mirando a la chica con resentimiento pero apenas podía pensar, la adrenalina dominaba su sistema por lo que cuando iba a caerse se apoyó cuanto pudo en la maquinaria que aún no terminaba de pasar y se logró sujetar a esta. Si tan solo se hubiera pegado a la misma la pared del inicio del túnel a la próxima estación no habría roto su cráneo mandando la mitad de su cabeza volando y produciendo que la pared quedara pintada de su materia gris. La mercenaria como un animal sacudió la cabeza. Su navaja escarlata seguía en su mano mientras que los hombres no sabían si cobrar venganza o huir. En la mejilla de la chiquilla apareció una pequeña mancha azul, siendo su sangre de ese color era la comparativa a cuando la de un humano en la misma situación se pondría roja por el golpe. Aunque no lo demostrara no se había olvidado de la mujer de cabellos largos ¿Huiría? Al parecer esos sujetos si se habían olvidado de ella centrándose en la asesina.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Jue Jun 16, 2016 7:10 am

Esa gentuza no tenía ni idea de con quien se habían topado. Aunque pareciera una desventaja encontrarse sola, el hecho que fuesen un grupito medianamente numeroso no les garantizaba la victoria. No ante una tripulante entrenada en la Academia de Eden y con años de experiencia y entrenamiento en el exterior. Si, había ido a parar ante la peor candidata para hacerse pasar por una mujer en apuros y fácil de violar hasta la saciedad. Sin embargo, menuda sorpresa se llevó Kaori al ver lo sucedido. Bueno, más que ver, por sentir esa ráfaga pasar a su lado. Giró el rostro y enseguida tuvo que redirigirlo al frente ante el agónico y lastimero grito de uno de esos desgraciados. Lo acaba de apuñalar. Visto aquello, todo lo demás sucedió sucesivamente. Sin detenerse ni un momento, uno a uno fueron drásticamente eliminados. Incluso aquel que parecía haberse librado la acabó palmando de un modo más que desagradable aunque rápido.

Los que quedaron en pie, se miraron entre ellos. Estaba claramente acojonados, y más de uno se pareció percatar que ir contra aquella niña era morir. Si o si. Por lo que, finalmente echaron a correr dirección a la salida, escapando de allí con el rabo entre las piernas. Literalmente.

Kaori, sin haberse movido del sitio y totalmente sorprendida, suspiró al ver huir a esa pandilla. Buena idea. –Ah… Será mejor que llave a alguien para que venga a limpiar este estropicio. –Comentó sacando su celular, y, con una llamada directa, indicar el lugar y la situación tras identificarse como tripulante, Kaori Kanzaki. –Muy bien. No hay prisa, no van a moverse de aquí. –Dijo antes de colgar, manteniendo a aquella niña siempre bajo su mirada. –No hacía falta cargárselos. ¿Sabes? Además, que podía haberme encargado de ellos más limpiamente. Por muy hijos de puta que sean, no son más que civiles. Matar está mal. Lo sabes ¿verdad? –habló con la menor con un tono y porte que parecía su tutor o algo similar. –Estas sangrando, deberías ir a que te miren eso. Voy a ver  aún amigo que es médico. Más o menos. –sonrió al pensar en él. Era un poco… “especialito”, pero sabría encargarse de aquella pequeña herida. –Me  has ayudado, es lo mínimo que puedo hacer por ti, pequeña. –Su apariencia física no le indicaba acertadamente cuantos años podría tener. ¿Catorce? ¿Doce? ¿Tal vez menos?


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Eve el Vie Jun 17, 2016 7:14 pm

Los sujetos ya rindiéndose ante ella, casi dispuestos a correr la palabra sobre lo peligrosa que puede ser “una niña” salieron corriendo, más de una vez volvieron la vista para confirmar si ella había ido tras ellos. Las miradas de terror que le propinaban en el fondo le gustaban. Miró a su derecha, el metro ya se había ido por lo que pudo ponerse en el borde de la estación, pasando ya la línea amarilla de seguridad que marcaba el final del punto de seguridad al pasar el tren y admiró su obra: un hombre cortado tosca y suciamente en dos, con la piel desgarrada y sus intestinos desparramados por la vía de más adelante y el otro, no muerto, solo inconsciente, su respiración era débil pero los ojos depredadores de la menor la notaban. Había ignorado completamente a la mujer hasta que sintió que le hablaba.

Se volteó con levedad mirándola con el rabillo del ojo. Al terminar de tutearla por matar a esa gente simplemente se alzó de hombros con levedad, desinterés, notoriamente no solo no se arrepentía de sus acciones sino que estaba acostumbrada a las mismas. —Eran molestos— Se justificó con aquellas palabras. Era razón suficiente como para querer deshacerte de alguien ¿No? Así era como pensaba ella, una supervivencia del más fuerte en la jungla de cemento, metal y hormigón. Aquel que de verdad quiere matar siempre encuentra una manera. Ante la opinión de la otra la chica no supo que decir, simplemente tocó su mejilla, si, le dolía un poco pero asumía que era simplemente por el golpe, cuando separó su mano enguantada de su rostro observó una pequeña mancha de sangre en la misma, seguro aquel puñetazo habría abierto su piel.

—Es normal— intervino a la contraria en cuanto a lo de verse aquello, su sangre de zafiro reaccionó y tras un segundo toque en su mejilla estaba “cicatrizada” aquella herida, sin embargo en vez de una costra dura, áspera y gruesa parecía que una exacta copia de la herida se hubiera colocado sobre la misma en un cristal muy oscuro, casi negro que ni el pálido rostro de la muchacha podía aclarar, así era como hacía que sus heridas curaran más rápido. —Él también lo hace— señaló con la cabeza al sujeto al que le faltaban un brazo y una pierna. De repente notó que había llamado a alguien, en un principio no le había dado importancia sin embargo ¿Y si había llamado a la policía? No era que le molestara pero en ese caso pararían las líneas de metro y tendría que tomar otro medio de transporte para llegar a las zonas bajas.

—¿Y tú no has matado gente?— Parecía una pregunta de lo más aleatoria pero era obvio que aquella mujer no era una “civil más” ya que cualquiera hubiera salido corriendo en el acto, un ejemplo bastante evidente sería la pandilla que salió por piernas del lugar. Era obvio que probablemente no estuviera tan tranquila con la idea de asesinar a diestra y siniestra todo aquel que se le opusiera o que le resultara molesto.

Finalmente se movió y sus pasos pasaron junto a la mujer. No tenía razones para matarla aún, simplemente volvió a la banca donde estaba, si, aún estaba su lata en el lugar donde la había dejado, su diestra la tomó y sintió el helado tacto de la misma, al menos seguía fría y bebió lo que quedaba de su contenido dejando tan solo unas efímeras gotas de la bebida energética. Simplemente pensaba que si ya la pagó debía terminársela y no tanto por las dos gotas de sangre que había perdido a causa de aquel golpe. Miró su otra mano, la navaja tintada de escarlata seguía en ella así que la cerró y volvió a guardarla en su bolsillo.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Vie Jun 24, 2016 6:07 am

-Una mosca es molesta. Una paloma es molesta. Pero estos tipos eran solo gilipollas. No molestos. –Reprochó como si la conociera de toda la vida, tratándola como la pequeña que era a sus ojos. Ni se imaginaba que pudiera ser alguien como ella más mayor a lo que aparentaba. Incluso que pudiera ser más mayor que ella siquiera. Salvo que fuera algún cybor o alguna máquina de apariencia humana, era poco probable. Todos envejecían. El ciclo de la vida era igual para todo el mundo. Para toda y cada una de las galaxias. Uno nace, vive, crece y muere. No había otro desarrollo. Puede que el de alguno fuera más lento, o puede que al contrario, fuera más rápido, pero el camino a seguir era el mismo.

Al percatarse de lo que parecía sangre, no siendo desapercibido su tono azul, la observó mas atentamente. Sus ojos de un azul profundo intenso, junto con aquellos iris y esa sangre azul, Kaori tuvo más que claro que aquella niña no era humana. Lo parecía, pero esos tres aspectos eran demasiado peculiares para que fuera humana. –Si bueno, pero a ese no le quedará mucho, y en caso de sobrevivir, ahora viene la ayuda. –Comentó respecto a aquel que sangraba tirado en las vías. Inconsciente. –Por supuesto. Pero si se puede evitar, lo evito. Nadie es quien para decidir cuándo termina la vida de nadie. –Sermoneó, girándose para seguir a la chica con la mirada cuando pasó por su lado, viéndola beber lo que le quedaba en su lata de refresco. Se veía demasiado tranquila para lo que había ocurrido. Demasiado.

El sonido de varias sirenas procedentes de la superficie avisaban en el silencio de la madrugada que la policía y ambulancia estarían allí en breves para limpiar la zona. Tenían un duro trabajo por delante aquellos tipos.

-Como ya te he dicho, voy a los barrios bajos, si te interesa, te saco de aquí y vamos juntas. Lo que hagas luego me da igual. Pero después de ver lo que he visto, no quiero que más inocentes tontos de barrio la palmen si se encuentran contigo por la calle. –Dijo acercándose a ella, escuchándose el vocerío de agentes arriba, bajando algunos las escaleras que descendían al interior del metro. –Nada de preguntas. –Prometió. Los policías la interrogarían si veían que una chica iba sola por aquel lugar, mientras que con ella pasaría más desapercibida pues sería excusada por la mujer.  

-¡Aquí, aquí! ¡Vamos, no os detengáis! –apremiaba la voz varonil del que sería el encargado y jefe de aquella operación.
-¿Qué me dices? ¿Vienes? –le ofreció, echando a andar por donde llegaban los agentes.

Los agentes aparecieron, llenándose el lugar de hombres de trajes blancos y otros de uniforme verdoso claro. Los médicos. Cada uno se puso a su labor, encontrando pulso en el que estaba en las vías desmayado. A ese fue al primero que ayudarían e intentarían salvar, aunque la pérdida de sangre era importante. Era muy probable que no sobreviviera.

-¿Quiénes sois?

-Kaori Kanzaki. La que he llamado. Os dejo el trabajo a vosotros. Voy a acompañar a esta pequeña a su casa. No es buen lugar para que se quede. –Comentó, excusándose así ante el jefe de los agentes de policía, tomando sutilmente de la espalda a la chica. El agente la miró, asintiendo y dejando marchar a ambas féminas al exterior. Un sonrisa melancólica, una mirada de preocupación por la menor y un tono de voz de hacer una buena acción por la pequeña que debió de presenciar un acto terrible dado el panorama para que aquel hombre les dejase marchar sin preguntar nada más.


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Eve el Vie Jun 24, 2016 5:20 pm

Era evidente, incluso obvio que la mercenaria no estaba de acuerdo prácticamente con ninguna de las cosas que le había dicho la extraña. Para ella el “dictar” el momento de la muerte de otros se limitaba únicamente a “puedo matarte y lo haré” y de hecho, acostumbrada a escuchar aquel sonido estaba más que preparada para saltar al agujero del metro y correr en su huida, no sería la primera vez que lo hacía. No importó que escuchara los gritos de los militares acercarse o cuando estuvieron más cerca incluso sus solidos pasos pero siempre reaccionó con una extraña tranquilidad. Se frotó uno de sus ojos quitándose alguna lagaña para volver a fijar sus pupilas plateadas en el agujero y después en aquella mujer.

No la había ignorado y ya cuando preguntó si iría con ella o no cuando los oficiales se acercaban contestó un frío. —Voy— ¿Sería que había confiado en ella o simplemente porque prefería no huir con su propia velocidad a riesgo de agotar sus energías? Observó al jefe de la operación acercarse, sabía que sus pupilas de color plateado eran perfectamente capaces de espantar o generar sospechas en cualquiera así que simplemente desvió la mirada, se suponía que por esa vez saldría pacíficamente. ¿Y si la extraña la traicionaba? Estaba lo suficientemente cerca como para llevarse más de un par de puñaladas.

Al parecer la excusa que había dado la mujer era suficiente como para que la dejaran ir junto con la menor. ¿Qué hubieran dicho si aún tuviera la navaja ensangrentada en su mano? Le daba curiosidad. Tal vez hubieran apuntado sus armas en dirección a ambas y Eve tal vez hubiera intentado originar una nueva masacre pero probablemente hubiera terminado huyendo por el agujero del metro. Estando tan cerca de la contraria podía fácilmente notar un leve olor a metal y aceite viniendo de ella, nada muy notorio pero le recordaba al olor que despedía el motor de una nave, especialmente si este mismo se encontraba recalentado.

En un principio la chiquilla no hizo un intento o molestia de zafarse de la contraria, no le gustaba estar tan pegada a ella, de hecho, llevó sus manos a los bolsillos de su chaqueta. Caminó a su lado, pegada a ella notando su brazo y una vez estuvieron lo suficientemente lejos de los funcionarios oficiales, ya fuera del metro la misma chica se alejó de la extraña terminando alejada de ella solo un par de pasos pero no dejaba de caminar en la misma dirección a la que ambas iban. —¿Por qué la ayuda?— No tomaba en cuenta alguna suerte de agradecimiento por haberse cargado a aquellos sujetos más que nada por la forma en la que reaccionó ante el asesinato.

Sacó sus manos de los bolsillos, no estaba armada, aquella era una buena señal pero por supuesto, la chica era un arma en sí misma. La calle estaba iluminada solo por las luces de las farolas y otras más en la carretera que remarcaban como si fueran neón los lugares por donde debían pasar los automóviles además de por supuesto, las de los negocios nocturnos que a esas horas, por supuesto, estarían ausentes de gente o al menos de gente despierta o en sus cabales. Era un escenario al que la pequeña estaba acostumbrada. Se acomodó los guantes de cuero viejo que cubrían sus manos. No sabía si la otra mujer tendría sueño pero ella evidentemente no, acababa prácticamente de despertar y de comer por no mencionar que la gota de sangre que perdió era una minucia que ya no estaba a la vista, al parecer la mujer no se había cuestionado como había hecho cicatrizar la herida tan rápido. —¿Eres una mercenaria?— preguntó con sencillez y naturalidad, pocas personas que no lo fueran iban a las zonas bajas, aunque fuera para visitar a un “amigo”.


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Sáb Jun 25, 2016 8:00 pm

Fuera del metro, dejó de guiarla con la mano en su espalda, yendo la chica a la par que ella pero con cierta distancia entre ella y Kaori. Se le veía precavida. Atenta. Eso hizo sospechar a la morena de que esa pequeña podía ocultar algo. U ocultar ser alguien. Sin embargo no dijo ni hizo nada que diera resquicio de que sospechaba algo. De que algo chirriaba en aquella pequeña chiquilla. –Bueno, me has “salvado” si es que puede decirse así. Me las podía haber arreglado yo sola, y con menos víctimas, pero al final ha sido tu quien me ha ayudado, y por eso te devuelvo el favor. Aunque como he dicho, me cuesta llamar a tu masacre, “ayuda”. Pero bueno….-se encogió de hombros, despreocupada.

La soledad de la noche permitía a ambas féminas deambular por la ciudad sin llamar la atención. Apenas había gente a esas horas de la madrugada por la calle. Incluso escaseaban los vehículos, apenas cruzando algún que otro vehículo a toda prisa o de patrulla. Las estrellas y las lunas eran las observadoras de la noche. Las silenciosas cómplices conocedoras de la verdad del metro, así como de la dirección y destino que compartían aquella noche las mujeres que, juntas pero
separadas, caminaban por la ciudad. Una ciudad dormida pero despierta en las sombras. Una ciudad siempre latente. Fuera la hora que fuese.

Era aquel mundo en las sombras, aquella cara de la ciudad oculta la que, junto a otros motivos, había despertado su vocación de futuro cuando era una niña, y, ahora, conocedora de una cruda realidad, no sabía qué pensar. Siempre fue consciente de lo podrida que estaba Eden bajo sus cañerías, pero ahora, tras volver pasados cuatro años, todo había empeorado. ¿O acaso es que ahora veía la realidad como era y no lo que quería ver?

-¿Mh? No, no, pertenezco a la tripulación de la flota de Eden. Kaori Kanzaki para servirla, jovencita. –Hizo el saludo militar con la mano sin dejar de andar. Sus caderas se contorneaban grácilmente a cada paso, meciéndose a uno y otro lado la coleta de largo cabello. -¿Puedo saber que haces a estas horas fuera de casa, pequeña? –Estaba convencida de que su edad iría con su apariencia,  y era por eso que, aunque fuera una desconocida, la viera, por su aparente edad, como a una hermana pequeña que no tuvo. Solía pasarle eso con los que eran más jóvenes y, de algún modo, captaban su atención. Y esa chica la había calado por completo. Tenía toda su atención y curiosidad en vilo. –Por cierto, ¿Quién eres? Aun no te has presentado.


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Eve el Mar Jul 05, 2016 6:20 pm

Tal vez Kaori hablara sobre alguna “salvación” pero su interlocutora se limitó simplemente a elevar los hombros con poco interés, a final de cuentas había hecho lo que hizo por el simple deseo de hacerlo y no por alguna pretensión moral o empatía por la contraria aunque algo no dejaba de llamarle la atención, el hecho de que no dejara de decir que ella pudo haber podido contra ellos. No era como que eso fuera inconcebible para la mercenaria, a final de cuentas la que a simple vista parecía que tenía menos posibilidades de enfrentarse a cualquiera era ella.

Ignoraba completamente aquellos autos que pasaban a toda velocidad a su lado, provocando apenas una corriente de aire que agitaba sus ropas y aquel mechón largo de su cabello, la miraba fijamente, en especial cuando admitió ser parte de la tripulación, la conducta precavida de Eve había cobrado un nuevo sentido. ¿Eso quería decir que le temía a la tripulación? Para nada, esa era la conducta que tenía ante todo el mundo y además la muchacha había demostrado que no tenía intención de arrestarla por un crimen que la había visto cometer “¿Piensa convencerme y utilizarme?” Pensó fugazmente, realmente tenía un problema con aquello, algo muy irónico siendo que era utilizada constantemente por una cantidad monetaria pero ella no sentía que así fuera simplemente porque agitaban aquella recompensa frente a ella para recordarle que ella también ganaba algo.

—Eve— dijo algo bajo, como si hubiera olvidado hablar por un momento o dudara que aquel era su nombre por un segundo, su cabeza ahora estaba orientada hacia el frente pero sus pupilas afiladas y metálicas, como las de un reptil, se fijaban invariablemente en ella limitando y delegando las otras cosas a su alrededor a sus demás sentidos —Me llamo Eve— se repitió con mucha más claridad. —Desperté en el tren— explicó con extraña naturalidad, no era la primera vez que algo así le pasaba, no era para menos, tenía una anemia que se acrecentaba cada vez que usaba su poder, de allí que muy rara vez lo use a excepción de para detener sangrados, como lo había hecho haría unos minutos con la herida de su mejilla —Iba a casa—

Al estarla mirando a su vez también miraba a lo que estaba al lado de la misma, por lo que al pasar frente a un callejón le pareció ver a alguien moverse, aquello comenzaba a tener sentido, se estaban acercando a los barrios bajos y solo Dios sabía la clase de cosas que podían suceder en medio de la oscuridad y a veces sin necesidad de la misma, en ese sentido Eden, como paraíso era un proyecto fallido, se veía clásicamente a los mercenarios como el mayor peligro para la federación y en cierto sentido lo eran, generalmente eran más experimentados que cualquier soldado de pacotilla recién graduado y por una cantidad de dinero podían hacer grandes daños pero el problema no era tanto el empleado como el empleador, los criminales con dinero o sin él eran las pequeñas pestes que se multiplicaban y desbastaban a su paso.

—¿Visitas a esta hora?— finalmente la cuestionó de la misma manera que se lo hizo a ella, en realidad la madrugada era una hora bastante extraña para realizar una visita, en especial en los barrios bajos ¿“Visita” sería una palabra clave para “arresto”? En realidad tampoco era como si aquello le importara mucho, en realidad solo quería ver que más le podía dar aquella muchacha ¿Algún secreto de aquella mencionada habilidad que decía tener? ¿Una razón de por qué alguien como ella parecía ser parte de la armada de Eden?


"Pensar" - —Hablar— - Narrar

Old Eve:


avatar
Eve

Edad : No importa
Ocupación : Polivalente
Raza : Saphirdrache
Origen : Traum - Sistema Delta

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Kaori Kanzaki el Sáb Jul 30, 2016 6:52 pm

-Eve… -paladeó el nombre, reconociendo que le quedaba bastante bien a la pequeña. –Encantada entonces. –Escuchó entonces los acontecimientos de cómo es que acabó allí. Sola. Aunque era bastante escueta en palabras la chica. De eso no había duda alguna.  –Eso está bien, aunque sola… Es raro, y peligroso. Aunque te defiendes muy bien, no lo voy a negar. Ni yo ni nadie. –Comentó, caminando ambas a la par y con cierta distancia entre ellas. Como Eve, cuando miró con más atención a quien merodeaba por el callejón que se abría a su otro lado, miró de reojo. Estaban entrando en zona peligrosa, y que anduviese la gente a esas horas, y con aquel misterio, por esas calles, era señal de por donde se metía uno.

-Sí. Una visita de verdad, no nada raro. Por si es lo que piensas. –Aclaró, sonriendo de lado coquetamente. Era algo que le salía de forma natural. Sin pensar. –Hace poco que he vuelto de misión, y quiero ponerme un poco al día sobre unos asuntos. Es médico. Mas… mas o menos. Menos que más, pero puede echarte un ojo a tus heridas si quieres. –Will no es que fuera precisamente un amigo siquiera. No uno de esos buenos amigos, sino, más bien alguien a quien poder preguntar lo que sea porque sabía que le ponía. Para que andar con rodeos. Estaba claro con solo mirarle que le volvía loco su compañía. Y cuanta más carne viera, más soltaba su lengua.

Pi-Pi-Pi-Pi-Pi-Pi

-Oh, perdona. –Cogió su celular sin parar de caminar. -¿Si? ¿Estás libre ya? Aja…. Vale, vale. Yo estoy llegando. Ando con una…. Pequeña conocida. En diez minutos estoy ahí. No desesperes con mi ausencia. –Rió gutural por lo bajo y colgó, mirando a Eve. –Me temo que no está muy paciente hoy mi amigo. ¿Queda lejos tu casa? Es por acompañarte a un sitio seguro. Estas calles ya empiezan a ser chunguillas. Eso ya lo sabrás. –Comentó yendo con las manos metidas en los diminutos bolsillos del corto vaquero que tenía una pata larga.


we fight for a brighter tomorrow:

avatar
Kaori Kanzaki

Edad : 24
Ocupación : Ingeniera
Raza : Humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Despertar a 300 Kilómetros por Hora [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.